Por Jethro Mullen, Elizabeth Joseph y Laura Smith-Spark

PERTH, Australia (CNN) — La búsqueda del vuelo 370 de Malaysia Airlines ha penetrado debajo de las olas a medida que los buscadores compiten por captar emisiones de los registradores de datos de vuelo del avión desaparecido, antes que queden en silencio.

Pero el área del sur del Océano Índico donde los barcos marítimos británicos y australianos están desplegando tecnología sofisticada para poder escuchar, sigue siendo nada más que una hipótesis bien fundamentada en relación a dónde podría haber impactado el avión en el agua.

El barco de reconocimiento HMS Echo de la Marina Real Británica y el barco de suministros Ocean Shield de la marina australiana empezaron a buscar en las profundidades del océano a lo largo de un solo rastro de 240 kilómetros (150 millas), dijo el ex comandante en jefe, Angus Houston, jefe de la agencia australiana que está coordinando los esfuerzos de la búsqueda.

El Ocean Shield cuenta con equipamiento de alta tecnología propiedad de Estados Unidos: el TPL-25, un micrófono gigante submarino que escuchará los sonidos de los registradores de datos de vuelo y el Bluefin-21, un robot submarino que puede registrar el fondo del océano para buscar señales de los restos. El HMS Echo también tiene un equipamiento sensor avanzado.

El tiempo se está agotando en los esfuerzos para detectar las emisiones, dado que se considera que las baterías que mantienen a las balizas de las grabadoras caducarán en los próximos días.

"Si lo encuentran, pienso que sería extraordinario", dijo Bill Schofield, un científico australiano que trabajó en el desarrollo de registradores de datos de vuelo.

Casi cuatro semanas han pasado desde que el avión de pasajeros desapareció con 239 personas a bordo. Dado que los investigadores aparentemente aún están desconcertados por el caso, la información de los registradores de vuelo podría ayudarlos a resolver el misterio de lo que sucedió la noche en que el avión desapareció del radar.

Pero no existen nuevas pistas en el área donde se concentró la búsqueda submarina. Se basa en la misma clase de análisis de radar, satélite y otros datos que los investigadores han usado para determinar una serie de áreas de búsqueda cambiantes en las últimas semanas.

"El área de mayor probabilidad en cuanto a dónde pudo haber entrado el avión en el agua es el área donde se iniciará la búsqueda submarina", dijo Houston en una conferencia de prensa el viernes. "Es en función de los datos que recién llegaron y es la mejor información que se tiene disponible".

'Solo una suposición'

Hasta que los buscadores puedan encontrar un pieza confirmada de los restos del avión, lo que les daría una idea más clara sobre dónde podrían estar ubicados los principales fragmentos de los restos, no hay certeza en relación a que la tecnología está siendo apuntada en la dirección correcta.

"Realmente lo mejor que podemos hacer ahora es poner estos activos en la mejor ubicación, la mejor suposición que tenemos, y de cierto modo dejar que hagan lo suyo", le dijo a CNN el comandante de la Armada de Estados Unidos, William Marks. "Hasta que tengamos una evidencia concluyente de los escombros, solo es una suposición".

La búsqueda con el localizador del "pinger" (emisor de ultrasonido), siguiendo el rastro desde un barco, es un trabajo meticuloso, dijo otro funcionario de la Armada de Estados Unidos.

"Es una búsqueda de procedimiento muy lento, de 2 a 3 nudos, dependiendo de la profundidad", dijo el capitán Mark M. Matthews, director de ingeniería oceánica. Pero ya que no depende de la luz del día, el dispositivo puede seguir buscando 24 horas al día, 7 días a la semana.

"Va a tomar tiempo", dijo Matthews, quien agregó que el robot Bluefin-21 solo se desplegaría si los investigadores obtienen una idea clara de las balizas que envían las emisiones.

El océano en el área general donde se está realizando la búsqueda está a una profundidad entre 2.000 metros y 4.000 metros (6.500 pies y 13.000 pies). El localizador del "pinger" puede buscar a una profundidad de 20.000 pies (6.100 metros), de acuerdo con la Armada de los Estados Unidos.

'Largo camino por recorrer'

También continúa una vasta búsqueda por encima de las olas.

El área de enfoque del viernes abarca unos 217.000 kilómetros cuadrados (83.800 millas cuadradas) del Océano Índico, 1.700 kilómetros (1.050 millas) al noroeste de la ciudad australiana occidental de Perth, dijeron las autoridades. Un total de 14 aviones y nueve barcos escanearán el área durante el día.

Los funcionarios han advertido en repetidas ocasiones sobre una búsqueda potencialmente prolongada del avión de pasajeros extraviado, el cual desapareció el 8 de marzo sobre el sudeste de Asia. Los largos días que se han dedicado a rastrear las vastas extensiones del océano, no han dado ninguna pista hasta el momento.

Houston dijo el viernes que espera que el área de búsqueda que sigue sea ajustada de "manera semi-regular".

"Todavía nos falta un largo camino por recorrer", dijo.

En el caso del vuelo 447 de Air France, el cual se estrelló en el Océano Atlántico en el 2009, los funcionarios encontraron restos en la superficie después de cinco días de búsqueda. Pero bien les tomó dos años localizar las principales piezas de los restos, los registradores de vuelo y muchos de los cuerpos de las personas a bordo.

Con el vuelo 370, los equipos de búsqueda hasta ahora tienen aún menos pistas para trabajar.

El jueves, el primer ministro australiano, Tony Abbott, advirtió que "no podemos estar seguros del éxito final de la búsqueda" del avión malasio. La describió como la búsqueda más difícil "de la historia humana".

Las autoridades aún deben proporcionar una explicación sobre por qué el avión voló fuera de curso o determinar exactamente dónde terminó. Las investigaciones sobre los 227 pasajeros y 12 miembros de la tripulación no han arrojado ninguna evidencia clara hasta la fecha como para sugerir que cualquiera de ellos podría estar detrás de la desaparición.

Frustraciones de las familias

La falta de información concreta es frustrante para las familias de las personas a bordo.

Los funcionarios de Malasia llevaron a cabo una reunión informativa el jueves por la noche para los familiares malasios de las personas a bordo del MH370 en un hotel de Kuala Lumpur, pero los presentes le dijeron a CNN que nada nuevo había surgido.

Mohammad Sahril Shaari, cuyo primo Mohammad Razahan Zamani era un novio en su luna de miel que estaba en el avión, dijo que la sesión de tres horas se había sentido como una "pérdida de tiempo".

Y añadió: "Tenía la esperanza de recibir noticias que habían rastreado al avión o algunas partes del mismo, pero nada de eso sucedió".

Selamat Bin Omar, el padre de otro pasajero, del ingeniero malasio de vuelo civil, Mohammed Khairul Amri Selamat, dijo que las autoridades explicaron en detalle los datos del satélite que ha llevado a los investigadores a la zona de búsqueda al sur del Océano Índico.

Pero, dijo, "Ellos no pudieron decirnos si el avión se estrelló. Ellos dijeron que aún estaban investigando".

El Departamento de Aviación Civil de Malasia denegó una petición hecha por las familias malasias de publicar la grabación de audio de las comunicaciones de radio entre el piloto, el copiloto y el control del tráfico aéreo, dijeron dos personas que asistieron a la reunión informativa.

El jefe del departamento, Azharuddin Abdul Rahman, dijo a los familiares que ni siquiera a las familias del piloto Zaharie Ahmad Shah y el copiloto Fariq Abdul Hamid se les ha permitido escuchar la grabación, ya que sigue siendo parte de una investigación en curso, dijeron los dos asistentes.

Las autoridades de Malasia publicaron una transcripción de la grabación el martes.

Mientras tanto, K.S. Narendran, esposo de una de las pasajeras, habló con Erin Burnett de CNN sobre el desconcertante misterio de la desaparición del avión.

"Este es un acontecimiento tan inaudito y creo que es tan importante que no se puede permitir que deje de salir en las pantallas, que se escape de nuestra atención", dijo. Su esposa, Chandrika Sharma, estaba en el vuelo.

"Mi preocupación es que si realmente no llegamos al fondo del mismo, en realidad no podemos estar seguros que estamos a salvo y que estamos seguros cada vez que abordamos un vuelo".