CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fotografías

25 años después, la Plaza de Tiananmen sigue siendo un tabú para los censores chinos

Por CNNEspañol sjv

Por Zoe Li, CNN

(CNN) — Hoy hace 25 años, estudiantes universitarios chinos en Pekín, Shanghái y Xi’an comenzaron a reunirse para lamentar públicamente la muerte de Hu Yaobang, un funcionario de alto nivel que había sido expulsado.

Una semana después, miles de estudiantes marcharon hacia la Plaza de Tiananmen para el funeral de Hu.

Las manifestaciones se intensificaron, y culminaron con la trágica masacre por parte del ejército el 4 de junio de 1989, cuando las tropas chinas abrieron fuego contra civiles y estudiantes. Nunca se anunció una cifra oficial de muertos, pero los cálculos van desde varios cientos hasta miles.

En el período previo al aniversario no. 25 del sangriento incidente este año, hay señales contradictorias por parte de las autoridades chinas sobre su actitud hacia el tema que normalmente es un tabú.

Después de tres generaciones de liderazgo desde las protestas de los estudiantes, hay signos de que las autoridades están reduciendo la censura en línea de temas relacionados, a pesar de que la mención directa del «4 de junio» aún se prohíbe.

Marcando la muerte

Anteriormente, el secretario general del Partido Comunista, Hu Yaobang, era un aliado cercano de Deng Xiaoping. Trabajó con Deng para consolidar el poder y poner a China en dirección hacia un sistema político más abierto; así, se convirtió en un símbolo de la reforma democrática.

Hu murió de complicaciones de un ataque cardíaco el 15 de abril de 1989, dos años después de que fuera expulsado por los conservadores del partido por defender la «liberación burguesa». Su muerte provocó una ola de manifestaciones estudiantiles en toda China que se convirtió en una huelga de hambre y en la eventual represión militar en la Plaza de Tiananmen.

Debido a que tenía un vínculo tan estrecho a la masacre (algo que el gobierno chino aún no ha reconocido, ni se ha disculpado por eso) se prohibió mencionar el nombre de Hu en los medios hasta el 2005 cuando su protegido, Hu Jintao, llegó al poder y rehabilitó el nombre de su mentor.

La semana pasada, el presidente retirado Hu Jintao presentó sus respetos en la antigua residencia del fallecido Hu en Jiangxi. Los informes en línea y las imágenes de la visita fueron retirados por los censores chinos.

Para el martes, el aniversario oficial de la muerte de Hu, su antigua residencia en Pekín permaneció sellada y custodiada por la policía, según los medios de comunicación de Hong Kong. La casa normalmente está abierta al público en el aniversario.

El hijo de Hu, Hu Dehua, también visitó el cementerio de su padre ayer en la provincia de Jiangxi. Él le dijo a los medios que se habían reunido en la tumba que estaba desconcertado por la falta de arrepentimiento oficial por el incidente ocurrido en la Plaza de Tiananmen. «¿Qué crimen cometieron los estudiantes?», preguntó.

Señaló además el contraste que existe entre la forma en que las autoridades han manejado las posibles muertes de los pasajeros de Malaysia Airlines y las muertes de los estudiantes en 1989, calificándolo de ser un doble rasero.

Aún es un tema delicado  

A pesar de todo esto, los censores chinos relajaron su postura ese mismo día. Fue posible buscar con libertad el nombre de Hu Yaobang, y las conmemoraciones en línea empezaron a inundar los sitios de microblogging. Los sitios de noticieros chinos también publicaron artículos conmemorativos sobre el líder expulsado, incluyendo fotografías de Hu con sus protegidos más famosos, Hu Jintao y Wen Jiabao.

Beijing News recopiló citas sentimentales de ensayos previos sobre el líder fallecido, escritos por otros funcionarios de alto rango. Un ensayo escrito por Hu Jintao lee: «Luego de que el camarada Hu falleciera, visité su casa para el Festival de Primavera cada año y aprecié con profundo cariño su fotografía en la sala. Su visión de largo alcance y su expresión de decisión siempre me dieron fuerza y ánimo».

Pero los censores establecen un límite respecto a cualquier mención directa de la trágica masacre. Realizar búsquedas con los términos «4 de junio», «Plaza de Tiananmen» y «Zhao Ziyang» (un funcionario que simpatizó con los estudiantes manifestantes) no arrojan ningún resultado.

Y al vincular la carrera de Hu Yaobang con cualquier discusión del sistema político de China, rápidamente te sacarán del mundo en línea de China. Una entrevista llevada a cabo por el Morning Post del sur de China con el franco hijo de Hu, donde criticaba la falta de reforma política y libertad de prensa, fue eliminada de la cuenta del periódico en el sitio chino Weibo.

A medida que se acerca el 4 de junio, esta prueba de la tolerancia de las autoridades muestra que la Plaza de Tiananmen sigue siendo un conflicto 25 años después.