CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Curiosidades

Los mejores sitios web de la peor comida del mundo celebran los desastres de cocina

Por (CNNEspañol.com)

Por Chuck Thompson, CNN

(CNN) — ¿Es posible vomitar mientras reímos?

Esta parece ser la pregunta detrás de un par de sitios web que satirizan la práctica popular que la gente tiene de tomarle fotos a su comida y publicar los resultados en los medios sociales.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Someone Ate This y Cook Suck  (los sitios web contienen obscenidades), los cuales celebran los esfuerzos fallidos de aspirantes a cocineros, no solo son insípidos sino también divertidísimos.

Ambos han ganado muchos seguidores alrededor del mundo.

“El sitio surgió hace más o menos dos años durante el apogeo de la crisis de fotografía de alimentos, cuando absolutamente todo el mundo estaba tomando fotos de su comida y ninguno de ellos tenía idea de por qué”, dice el bloguero detrás de Cook Suck. “Era una epidemia, una total epidemia. Simplemente no podía mantenerme al margen y dejar que los ‘frijoles horneados sobre pan tostado #la mejorcomidadesiempre’, continuaran”.

Con sede en Sídney, Australia, el fundador de Cook Suck y único operador se identifica a sí mismo a través de correo electrónico solo como “a punto de cumplir treinta años”.

Como lo indica su enfoque predominantemente de fotos e insultos mordaces a los horribles alimentos, los integrantes del dúo detrás de Someone Ate This (SAT), con sede en Los Ángeles, son menos enérgicos acerca de su misión.

“Someone Ate This es un blog de comida que celebra lo divertido de los percances de la cocina, fotografía de la mala comida y las cosas más asquerosas que la gente se ha pasado por la garganta”, dice el cofundador Jeffrey Max, de 30 años de edad, quien es originalmente de Dallas. “El mensaje es que si haces un mal trabajo en la cocina, nos vamos a burlar de ti”.

Junto con su amigo Ren Ariel Sano, Max lanzó SAT en mayo del 2012 al publicar una imagen de una cena televisiva típicamente blanda cubierta de una salsa gelatinosa color café.

Desde entonces, la pareja ha publicado cientos de fotografías de intestinos de fuera (literalmente y figurativamente), entre ellas una mezcla misteriosa descrita como “varias latas de comida para gatos en una cacerola”, una pizza fallida descrita como “la pesadilla de un dermatólogo”, y no uno, sino dos tacos de espagueti separados y completamente descabellados (lucen exactamente como te los imaginas) los cuales se ganaron las etiquetas de “sirviéndoles comida a tus hijos en el piso” y “alto en malas hierbas”.

Desplazarse por el archivo de SAT es como sentarse en una silla cómoda con una bolsa llena de papalinas, es casi imposible mantenerse alejado de ese traicionero placer.

Consejos para la fotografía de la mala comida  

Los sitios son trabajos de amor.

“He estado recopilando imágenes de alimentos asquerosos por mucho tiempo”, dice Sano.

Aunque separados por la inmensidad del Pacífico, estos conocedores de fallos culinarios están involucrados en la misma tarea, y constantemente buscan la combinación correcta de pésimos ingredientes.

“La comida terrible perfecta necesita mala fotografía, estética terrible de los platos, subtítulos molestos… malos ingredientes y, esta es la parte más importante, un delirio de grandeza, una falsa creencia que lo que se ha cocinado es simplemente fantástico… que su comida fotografiada es un regalo para todos nosotros en Facebook / Instagram”, dice Cook Suck.

“La cosa más importante que puedes hacer para hacer que tu comida se vea asquerosa es usar el flash”, recomienda Sano. “Si además quieres colocar un huevo duro entero encima, eso solo podría ayudar”.

“Acércate bastante a la comida, quizás un poco más allá de la distancia de enfoque mínimo de la cámara”, añade Max.

Cook Suck dice que su sitio genera bastante tráfico “para asegurar que pueda pagar alimentos que no van a aparecer en mi sitio”.

Sano dice que SAT tiene más o menos 15.000 seguidores y recibe alrededor de 150.000 visitas a la página de 50.000 visitantes únicos al día.

“Lo cual es un montón”, agrega amablemente.

Temas delicados  

No a todos les agrada encontrar sus imágenes o fotos de alimentos que valoran arreglados para hacer el ridículo en línea.

Una serie de calabazas vaciadas tristemente rellenas de cosas que te dan “guácala” constantemente hace enojar a los comensales sensibles que ingresan a SAT.

“Más que cualquier otra cosa, la gente sale a la defensiva de estas cosas que parecen comida”, dice Sano. “A ellos les gusta decir que es uno de los favoritos de la familia y que lo consumen durante las comidas de los días festivos y es realmente muy bueno para ti, bla, bla, bla. A mucha gente le resulta irritante”.

“Parece ser un dolor… comer de una calabaza”, dice Max. “Quiero decir, hay una razón por la que los tazones no tienen capacidad para cuatro galones y tienen una pequeña abertura en la parte superior. No lo entiendo en lo absoluto”.

Ambos sitios extraen material cómico de géneros e ingredientes conocidos.

Maíz enlatado, frijoles negros, huevos y queso americano son elementos temáticos comunes en las imágenes que muestran.

Mientras Sano y Max han observado que las típicas cazuelas de comida comunitaria americanas generalmente producen una alta tasa de retorno repulsivo, Cook Suck cree que está ubicado en la cima de la madre veta de la ineptitud culinaria.

“Los australianos cocinan cualquier cosa asiática”, dice Cook Suck. “Los australianos en realidad cocinan cualquier cosa”.

“En Australia somos cocineros muy muy malos, aun así debido a nuestra cultura pensamos que somos los mejores. El 99% del país cree que son expertos en las barbacoas y, sin embargo, esto no podría estar más lejos de ser verdad”.

El precio de la infamia de internet es considerable  

Tal como era de esperar, el empresario de Cook Suck admite que aún no apuesta por la popularidad del sitio en una posición social elevada.

“Los australianos se sienten aterrorizados de mí y ya no me invitan a las cenas de galas o ya nadie sugiere lugares para comer si yo estoy invitado”.

A pesar de sufrir los comentarios de los críticos – por no hablar de las montañas de mezclas no identificables en sus pantallas – los expertos de raciones atroces dicen van a seguir al pie del cañón, proporcionando la perspectiva tan necesaria al mundo gourmet.

“Nuestro mensaje es: ‘Nos encanta, no te detengas, nunca te detengas'”, dice Sano. “Come muchos perros calientes”.

Simplemente no esperes ver ninguna de las fotografías de sus alimentos que probaron en las vacaciones publicadas en línea.

“Yo no tomo fotos de lo que como”, dice Max. “Lo he aprendido”.