(CNN Español) - Las autoridades inmigratorias del sur de Texas enfrentan un gran incremento en los cruces de inmigrantes indocumentados, que dicen están poniendo en peligro la seguridad de la frontera con México.

Las autoridades del Servicio de Inmigración y Aduanas han reportado un incremento en el paso de indocumentados, así como de detenciones de migrantes en Texas.

Durante las últimas semanas, cientos de madres centroamericanas que llegaron por la frontera de Texas con sus niños han sido liberadas por las autoridades migratorias en una estación en el centro de Phoenix.

Para algunos, el incremento se debe al enfoque de la administración de Barack Obama, permitiendo a quienes no tienen récord criminal a ser liberados en vez de ser deportados.

Así, en vez de tratar de evadir a la Patrulla Fronteriza, se entregan, porque saben que no serán deportados.

La Corte Suprema de Estados Unidos decidió que aquellos jóvenes que, con sus parientes, han esperado durante años para obtener una visa de residencia en ese país, pierden su turno al cumplir 21 años, y deben volver a empezar el trámite.

Los extranjeros que gestionan la residencia legal permanente en EE.UU. a menudo esperan hasta más de una década antes de que se les otorgue la llamada "tarjeta verde", y, en ese período, los hijos menores incluidos en la solicitud pueden cumplir los 21 años.

La decisión de la Corte fue tomada con 5 votos a favor y 4 en contra y cubre 65 páginas, de las cuales 21 contienen la opinión disidente redactada por la magistrada Sonia Sotomayor.

Todo esto, mientras las iniciativas por una reforma inmigratoria no han encontrado camino, hasta ahora, en la Cámara de Representantes.

LEE: Un viaje mortal: la búsqueda desesperada de inmigrantes que mueren en el desierto