Vicepresidente de Argentina comparece ante un juez por un caso de presunta corrupción

(CNN Español) - El vicepresidente argentino, Amado Boudou, comparece ante un juez en un caso por presunta corrupción que lo llevó a una indagatoria en calidad de imputado.

El vicepresidente llegó a los tribunales rodeado de manifestaciones de sus seguidores y quería grabar el interrogatorio, pero el juez Ariel Lijo se lo impidió.

Las investigaciones, según el fiscal, apuntan a que Boudou habría usado su influencia para comprar junto con a un empresario amigo —José María Núñez Carmona— la empresa Ciccone Calcografica, que estaba en quiebra, y así obtener contratos del Estado para la emisión de papel moneda y boletas electorales. Se sospecha que Boudou incurrió en tráfico de influencias cuando era ministro de Economía para adquirir la compañía.

El caso se remonta a julio de 2010, cuando una corte declaró la quiebra de Ciccone a petición del Fisco argentino por deudas tributarias. Se sospecha que Boudou habría intercedido para levantar la quiebra de la empresa con el supuesto fin de que un testaferro suyo la comprase, lo que fue negado por el funcionario.

La semana pasada semana, un testigo clave compareció en el programa del periodista Jorge Lanata. Allí acuso al alto funcionario de haberse apropiado del 70 % de la imprenta de papel billete Ciccone Calcográfica, a través de supuestas negociaciones incompatibles con la función pública, al presuntamente levantar la quiebra de la compañía.

En entrevista con Patricia Janiot, el abogado constitucionalista y doctor en Derecho Andrés Gil Domínguez dijo hasta antes de la declaración del lunes Boudou no había mostrado una prueba contundente que lo desvinculara al caso.

Para Domínguez, el hecho de "tener un vicepresidente indagado y eventualmente procesado genera un gran desgaste en el Gobierno".

El abogado elogió el actuar del juez del caso.

Pero Boudou también enfrenta otra causa, como revela uno de los abogados querellantes. Respecto al caso de supuesto enriquecimiento ilícito, Boudou y su pareja Agustina Kampfer se han declarado inocentes.