(CNN) - El Papa Francisco prefiere no utilizar un papamóvil a prueba de balas a pesar de los peligros de un intento de asesinato, ya que es una "lata de sardinas" que le aleja de la gente, según publicó el periódico español La Vanguardia en una entrevista. "Es cierto que cualquier cosa puede pasar, pero seamos sinceros, a mi edad no tengo mucho que perder", dijo al diario La Vanguardia de Barcelona, ​​en una entrevista publicada el viernes e incorporó en Inglés por Radio Vaticano.

"Sé que me podría pasar algo, pero estoy en las manos de Dios". Desde que en 1981 el entonces papa Juan Pablo II sufriera un intento de asesinato, el jefe de la Iglesia Católica Romana ha usado habitualmente el papamóvil con paredes de cristal blindado cuando está en público.

Pero el papa Francisco ha decidido afrontar sus viajes a su manera, desde el año pasado. Esto ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para los responsables de su seguridad.

En un viaje a Brasil, se subió a Fiat para desplazarse desde el aeropuerto hasta el centro de Río de Janeiro. A lo largo de la ruta, el vehículo quedó atrapado entre un autobús y una multitud de simpatizantes que fueron llegando hasta el coche para tocar al Papa. La seguridad se intensificó después de ese incidente.

También ha utilizado un vehículo descapotable, en lugar de la versión a prueba de balas cerrado preferido por Benedicto, para los viajes a través de una multitud de los fieles en la Plaza de San Pedro.

En el reciente viaje del Papa a Tierra Santa, durante el cual hizo paradas en Jordania, Cisjordania y Jerusalén, es probable que los responsables de su seguridad hayan tenido que afrontar problemas significativos de seguridad adicionales.

Pero ve la posibilidad de hablar y conocer a gente directamente como una parte clave de su función pastoral como pontífice.

Otro papa emerito

En la entrevista con La Vanguardia, Francisco tampoco descartó seguir los pasos de su predecesor en el cargo, Benedicto XVI, quien se retiró del papado citando la edad y fragilidad.

Francisco describió el retiro de Benedicto como un "gran gesto", que abrió la puerta a la creación de una institución de Papa emérito, como se conoce ahora Benedicto XVI, según Radio Vaticano.

"A medida que vivimos más tiempo, se llega a una edad en que no podemos seguir adelante con las cosas", dijo Francisco. "Voy a hacer lo mismo que él: pedir al Señor que me ilumine cuando llegue el momento y me diga lo que tengo que hacer, y él me va a decir con seguridad."

Habla también de su compromiso con las relaciones interreligiosas y sus esperanzas de paz en Oriente Medio.

Cuando se le preguntó, finalmente, cómo le gustaría ser recordado en la historia, Francisco dijo que no había pensado en ello, de acuerdo con la Radio Vaticana.

"Pero", dijo, "Me gusta cuando usted recuerda a alguien y dice 'era un buen tipo, él hizo lo que pudo, y no estaba tan mal' Con eso, me quedaría contento".

XIII.