Por Brian Walker, CNN

(CNN) - "¡Ya salió!" En una escena que parece tomada de Moby Dick; una ballena blanca poco común reaparece y se luce ante sus admiradores frente a la costa este de Australia esta semana.

El martes la vieron por primera vez; la ballena jorobada albina ha sido apodada "Migaloo" por los investigadores que siguen sus movimientos.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El jueves la vieron nadando por la costa de Sídney en su migración anual. Este es el tercer año consecutivo que la ven.

Las ballenas albinas son poco comunes y Migaloo es una de una pequeña cantidad de ballenas jorobadas completamente blancas de las que se tiene información, según Oskar Peterson, quien opera una página web que registra los avistamientos de ballenas blancas alrededor del mundo.

"Tenemos fotos de una Migaloo más joven de hace unos años, pero no la hemos visto desde entonces, así que no sabemos si sobrevivió al Océano Sur", dijo Peterson.

"Pero hay una ballena 100% blanca de la que hemos visto evidencia fotográfica en Noruega, así que Migaloo no es tan único como creíamos".

A Migaloo la vieron por primera vez en 1991, cuando era más joven, y los investigadores estiman que tiene veintitantos años.

No aparece todos los años, pero su viaje forma parte de la migración anual de las ballenas jorobadas desde la región antártica hasta sus tierras de crianza a lo largo de la Gran Barrera de Coral.

"La tripulación del helicóptero la ha fotografiado bastante hoy", cuenta Oskar Peterson. "Nos está dando un tremendo espectáculo este año".

Migaloo pasó por Cronulla, al sur de Sídney, el jueves por la tarde, y pronto podrá ser vista por observadores de ballenas en la playa Bondi, dijo Peterson.

Los que la han visto a la ballena comparten los avistamientos con fotos y vídeos en su cuenta de Twitter, Migaloo1.

Las ballenas jorobadas macho pueden viajar hasta 140 kilómetros (87 millas) por día durante su migración, según expertos.

Los investigadores advierten a los aficionados a las ballenas que mantengan el área despejada -al menos 500 metros de distancia en todo momento- para asegurar la sobrevivencia de la ballena. Si hay demasiado ruido y la persiguen, pueden perturbarla y hacer que desgaste la preciada energía que necesita para la migración.

Pero los observadores de ballenas podrían disfrutar a Migaloo durante décadas. Se cree que las ballenas jorobadas sobreviven hasta 90 años en su ambiente natural.