Decapitan a unos recién casados en Pakistán en un crimen de honor

(CNN) - Una joven pareja de recién casados murió decapitada ​​en el noreste de Pakistán a manos de la familia de la novia en el último crimen de honor de la nación, según confirmó la policía de Pakistán el sábado.

 La pareja, identificada como Sajjad Ahmed, de 26 años y Muawia Bibi, de 18 años, se casaron por un tribunal de Pakistán el 18 de junio en contra de los deseos de la familia de Bibi, según explicó a CNN el oficial de policía de Punjab Mohammad Ahsanullah.

El jueves, el padre y los tíos de la novia atrajeron a la pareja de nuevo a la aldea de Satrah en la provincia de Punjab, donde Ahsanullah dijo que la pareja fue atada y luego decapitada.

A pesar de que no hubo testigos, miembros de la familia se entregaron a la policía y ahora están encarcelados en el distrito de Sialkot de Punjab, dijo Ahsanulluh.

Estos homicidios a menudo están relacionados con las tradiciones tribales de Pakistán y por lo general ocurren en zonas rurales.

Activistas de derechos humanos explicaron que los asesinatos son considerados como asuntos familiares y por eso no se suele intervenir lo que incluye también a la policía.

Según las Naciones Unidas, unas 5.000 mujeres son asesinadas por miembros de su familia en asesinatos de honor todos los años. Sin embargo, los grupos de defensa de + mujeres creen que el delito no se denuncia, y que el número real de muertos por este crimen tan común es en realidad mucho mayor. En Pakistán, 869 mujeres fueron víctimas de crímenes de honor el año pasado, de acuerdo con la comisión de derechos humanos del país.

A principios de junio, la joven de 18 años, Saba Masqood fue encontrada or dentro de un saco en un canal en Pakistán, herida por arma de fuego. Ella acusó a su hermano y su padre de haberle disparado porque no estaban de acuerdo con su matrimonio con un vecino.

Ella sobrevivió, pero muchos no son tan afortunados.

El mes pasado, la muerte de una mujer paquistaní embarazada fue noticia en todo el mundo. Farzana Parveen, de 25 años, fue atacado con ladrillos por alrededor de 20 personas, incluidos los miembros de su familia inmediata, dijo la policía. Y su marido, Mohammad Iqbal, dijo a CNN que había matado a su primera esposa hace seis años para poder casarse con Parveen.