CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil 2014

Colombia recuerda el asesinato de Andrés Escobar antes del encuentro con Brasil

Por CNN en Español

Por Chris Murphy

(CNN) — Para Colombia esta semana, dos mundos colisionan.

Su lado cautivador, dirigida por la estrella del torneo James Rodríguez, se prepara para su primer partido de cuartos de final de la copa del mundo que alguna vez hayan tenido, presagiando un futuro lleno de promesas.

Pero el empate glamuroso contra el anfitrión Brasil también llega 20 años después de lo que probablemente fue la hora más oscura del fútbol colombiano -el asesinato del ex jugador de la selección nacional de Colombia, Andrés Escobar.

El defensa de 27 años de edad fue víctima de un capítulo inestable y violento de la historia del país, aparentemente perpetrado como castigo por anotar un auto gol en la Copa del Mundo de 1994.

El error de Escobar contribuyó a la derrota 2-1 en manos del anfitrión Estados Unidos y seis días después de terminar el torneo para Colombia, el 2 de julio, un hombre armado le disparó seis veces en su ciudad natal de Medellin.

El asesinato estaba vinculado a capos de la droga, quienes habían sufrido grandes pérdidas en apuestas debido a la eliminación de Colombia de la fase de grupos, pero nunca se pudo probar nada.

Dos décadas después, cuando Colombia se prepara para uno de los más grandes enfrentamientos de su historia, llevada a cabo por un grupo que es visto como un símbolo de esperanza, el aniversario de la muerte de Escobar no pierde importancia en el país.

Al igual que en 1994, tiene una cosecha de jugadores talentosos para colarse en la fiesta de los mejores del fútbol.

Rodríguez ha sido la estrella sobresaliente, su gol sensacional en la anterior victoria de los 16 ante Uruguay ha sido señal del potencial emergente del país.

Sus alegres celebraciones coreografiadas para celebrar los goles también tocaron el punto sensible del mundo que los observa, los cuales están cada vez más conectados a través de las redes sociales.

Este lado vivaz también le ha dado energía a Colombia y el público espera que este ímpetu y arrogancia puedan ayudar a trazar un nuevo camino para un país que durante tanto tiempo ha sido sinónimo de drogas y violencia.

Ya sea que eso suceda o no, Escobar no será olvidado.

“Andrés Escobar -siempre está en nuestros corazones”, escribió en Twitter su compañero de equipo con más partidos internacionales y ex compañero de equipo de Escobar – Carlos Valderrama.

“Nunca olvidaremos su amabilidad, su humildad y su lucha. Te extraño hermano, te extraño”.

El nombre de Escobar también estará presente en Fortaleza el viernes.

Mientras Colombia se enfrenta no solo a los jugadores de Brasil sino también a un país de origen ferviente, el hermano de Andrés y su hermana estarán presentes, como lo han estado en todos los partidos de Colombia de la competición que han habido hasta el momento.

María Ester y José serán engalanados en el famoso kit amarillo del equipo, con el nombre de Escobar y su famoso número 2 en la espalda.

Los ex compañeros del defensor, Faryd Mondragón y Mario Yepes, están con el equipo actual, pero todos ellos sabrán en lo que se convirtió uno de sus ilustres predecesores.

“Andrés está con ellos y el resto del equipo en espíritu”, le dijo María Ester a la web oficial de la FIFA.

“La gente debe disfrutar el fútbol con pasión, pero sin olvidar que es un juego; lo que le pasó a Andrés debe servir como una advertencia: no hay lugar para la violencia”.

“El fútbol debe unir al país en torno a un mensaje de paz y amor”.

“Veinte años es mucho tiempo y es realmente molesto pensar en eso, pero prefiero dar gracias a Dios por habernos dado la oportunidad de tenerlo con nosotros durante 27 años, por habérnoslo prestado”.

“Su vida se truncó, pero hizo cosas importantes en ese momento”.

La pareja aceptó una invitación del máximo organismo del fútbol mundial para asistir a los partidos de Colombia, en parte para estar alejados de su casa mientras se acerca el 20 aniversario.

“Quería escapar de Medellín, debido a que se hablará de la muerte de Andrés en todos los programas de noticias y periódicos y sería muy difícil”, explicó María Ester.

“Yo prefiero pasar aquí, con la familia, y luego celebrar un servicio conmemorativo cuando volvamos a casa”.

Había rumores que Escobar estaba por cambiarse al gigante italiano, el AC Milan, antes de su muerte, luego de haber estado siete años en el club colombiano Atlético Nacional.

También estuvo un tiempo en el Young Boys de Suiza, pero fue en su natal Colombia en donde se le recuerda con más cariño, y se le dio el apodo de “The gentlemen of football” que se traduce como “El caballero del fútbol”.

“A veces pienso que sería mejor si la gente no recordara a Andrés todos los días, porque es muy doloroso”, explicó su hermano José.

“Pero él dejó huella, así que es normal”.