Por Holly Yan

(CNN) — Imagina un pájaro que no pudiera entrar a tu sala porque sus alas fueran demasiado grandes.

Eso es exactamente lo que habría pasado si hubieras intentado llevar al Pelagornis sandersi a casa... asumiendo que las casas y los humanos ya existían en ese entonces.

Los científicos han identificado los fósiles de lo que podría ser el ave voladora más grande que se ha encontrado hasta ahora.

Con un aproximado de 6 a 7 metros de envergadura, el extinto P. sandersi era dos veces más grande que el albatros real, el ave actual de mayor tamaño, según el Centro Nacional de Síntesis Evolucionista en Carolina del Norte.

Los investigadores creen que el P. sandersi vivió hace aproximadamente 25 a 28 millones de años.

Las alas largas y esbeltas del ave gigante y sus huesos huecos y delgados como el papel le permitían permanecer en alto largas distancias sin batir sus alas, indicó el centro.

Pero eso no significa que el enorme ave no tuviera problemas para volar.

Debido a que probablemente era demasiado grande como para despegar desde una posición firme, el P. sandersi podría haber tenido que correr cuesta abajo en contra del viento para lograr elevarse... justo como lo haría un ala delta.

Los fósiles del ave fueron desenterrados por primera vez hace 31 años, cuando obreros empezaron a trabajar en una nueva terminal del Aeropuerto Internacional de Charleston en Carolina del Sur. Los restos (entre ellos un cráneo entero y varios huesos de sus alas y patas) eran tan grandes que tuvieron que ser desenterrados con una excavadora.

Pero el peso del descubrimiento no fue hecho público sino hasta esta semana, cuando científicos dieron a conocer los hallazgos en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences".

Los restos del P. sandersi ahora descansan en el Museo de Charleston. El nombre del gran ave honra a Albert Sanders, un conservador jubilado del Museo de Charleston.

Carol Jordan de CNN contribuyó con este reportaje