(CNN) - La primera de las superlunas de este verano iluminó el cielo nocturno durante el fin de semana.

La superluna de julio ocurrió el viernes por la noche y alcanzó su punto máximo temprano el sábado en la mañana, el 12 de julio. Pero los trasnochadores, astrólogos y madrugadores pronto podrán deleitarse con otras proyecciones lunares. Las dos próximas están previstas para el 10 de agosto y el 9 de septiembre, según la NASA.

La superluna ocurre cuando hay luna llena en los mismos días de su perigeo, que es el punto en el que la órbita lunar está más cerca de la Tierra.

"Las lunas llenas ocurren cerca del perigeo cada 13 meses y 18 días, por lo que no es tan inusual", dijo Geoff Chester, del observatorio naval de EE.UU, en una declaración desde la NASA. "De hecho, solo el año pasado, hubo tres lunas de perigeo consecutivas, pero se informó ampliamente solo de una".

Se refiere a la superluna de junio del año pasado. Fue 14% más grande y 30% más brillante que otras lunas de 2013.

Muchos aficionados estaban ansiosos por tomar fotos del evento y compartirlas en CNN iReport.

La neoyorquina Rachel Cauvi, dice que ver la superluna fue un espectáculo increíble. Se despertó pronto el domingo para verla desde el balcón de su apartamento en Bronx.

Como es muy aficionada a la astronomía, fotografió la superluna sobre la ciudad esa mañana. Debido a la neblina, la luna no estaba tan brillante como ç esperaba, pero dice que aun así fue una escena hermosa. Ya tiene marcadas en su calendario las próximas dos superlunas en agosto y septiembre.

A veces, la superluna es difícil de distinguir de la luna llena, porque las nubes pueden ocultar la diferencia entre el brillo y el tamaño, según la NASA.

Marie Sager, residente del sur de California, se puso la alarma para no perderse la superluna del 12 de julio. Salió al jardín trasero de su casa en Los Ángeles para ver la brillante superluna que seguía iluminando el cielo el sábado por la mañana.

También quiere ver las otras superlunas de este verano. "Me gusta observar la luna y las estrellas y con suerte, si el clima lo permite, estaré ahí esperando y observando", dijo.

Aunque Talia Landman ha visto la superluna incontables veces, la educadora del Centro Espacial Kennedy estaba parada afuera de su casa en Orlando, Florida, con la esperanza de ver la resplandeciente luna.

Lo que la motiva a salir a ver estos eventos astronómicos es su singularidad, explicó. "Cada superluna es una experiencia distinta. Inciden muchos factores, como la ubicación, el clima, el momento de la noche", dijo.

"Esta fue tan hermosa como las demás. Quizá incluso un poco más brillante", dijo.