Por Iván Pérez Sarmenti, para CNN

Buenos Aires (CNN Español) - Miles de personas se acercaron este lunes por la mañana al aeropuerto de Buenos Aires para dar la bienvenida al subcampeón del Mundial 2014.

La "albiceleste" fue recibida por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la sede de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), luego de ser escoltada por los fanáticos, que debido a los disturbios del domingo por la noche se quedaron con las ganas de saludarlos luego de que se suspendieran los festejos previstos para esta tarde en el centro de la capital.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"Les taparon las bocas a muchos que no creían en ustedes", dijo la mandataria al referirse al desempeño del equipo en el transcurso del Mundial.

"Sí tengo siempre puesta la camiseta de Argentina, los 365 días del año. Y ayer sentí un inmenso orgullo como presidenta de los 40 millones de argentinos de cómo se defendieron los colores de la República Argentina, con dignidad, con orgullo, con capacidad. Y sobre todo ganándole a la adversidad", dijo Fernández de Kirchner.

Aunque la mandataria admitió que no es "futbolera" se mostró informada sobre lo que sucedió en la Copa del Mundo: habló de los penales atajados por el arquero Sergio Romero y hasta le recomendó a Gonzalo Higuaín que se someta a una resonancia magnética por del golpe que sufrió el domingo en la final

Luego del mensaje de la presidenta, que abrazó uno por uno a todos los jugadores, también tomaron la palabra el entrenador del equipo, Alejandro Sabella, y algunos jugadores, entre ellos el ganador del balón de oro, Lionel Messi.

"Nos hubiese gustado traer la copa y poder disfrutarla lo intentamos lo dimos todo y no se pudo pero creo que a pesar de eso le dimos una gran alegría al país habiéndose llegado a esta final", declaró la estrella del Fútbol Club Barcelona.

Aunque en un principio estaba previsto que la selección albiceleste saludara a sus seguidores en el Obelisco, en pleno centro de la capital argentina, donde miles de personas aguardaban desde temprano, la celebración fue suspendida a último momento.

En un breve comunicado, donde no se mencionaron los graves disturbios acontecidos el domingo por la noche, la AFA informó que por "recomendación de las autoridades" y por "el colapso de tránsito en las autopistas" se suspendía la celebración.

Sin embargo, temprano en la mañana el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, se refirió a los incidentes, que dejaron más de 50 heridos y desencadenaron numerosas destrozos y robos en los negocios circundantes.

Capitanich dijo que los "hechos vandálicos de esta naturaleza están asimilados a personas que cometen delitos y en consecuencia deben ser debidamente juzgados en virtud de que una algarabía, una manifestación de una fiesta popular no puede ser empañada por este tipo de acciones o de personas que infringen las normas".

Pero los disturbios, que fueron sofocados por la policía en la madrugada del lunes, no aplacaron el ánimo festivo de los argentinos, que todavía siguen homenajeando a su seleccionado.