Por Geoff Hiscock, para CNN

(CNN) - En el mundo automotriz, las cosas buenas a menudo vienen en grupos de cuatro.

Cuatro puertas, tracción en las cuatro llantas y, en un rincón de Alemania, cuatro de los mejores museos de automovilismo del planeta.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Y ni siquiera necesitas un auto para visitarlos.

Puedes ver las mejores marcas automotrices de Alemania en todo el mundo, pero solamente en Baviera y Baden-Wurttemberg, donde sus fabricantes (Audi, BMW, Mercedes-Benz y Porsche) han establecido los museos en su honor, es posible apreciar todo su legado.

Si consideramos los cuatro museos, las colecciones con base en un mágico triángulo automovilístico que conecta las ciudades de Stuttgart, Múnich e Ingolstadt son una vitrina invaluable de la historia automotriz.

Los cientos de autos, camiones y motocicletas que están en exhibición van desde las creaciones pioneras de Gottlieb Daimler, Carl Benz y August Horch, hasta los diseños futuristas de la preguerra de Ferdinand Porsche y los vehículos de alta tecnología de la era moderna.

Para los aficionados a los automóviles, (o simplemente para cualquier persona que esté interesada en la tecnología del transporte moderno, el valor de las marcas globales y la arquitectura extraordinaria) estos museos de vanguardia crean un circuito por el "triángulo dorado" que puede hacerse en un par de días, utilizando Stuttgart o Múnich como base.

La innovación, la excelencia en ingeniería, el logro histórico y un sentido de estilo son algunos de los factores que ejemplifican los vehículos en exhibición.

Carrocería etérea de aluminio  

Un ejemplo es la primera exhibición que un visitante encuentra en el Museo Porsche en Stuttgart: la etérea carrocería de aluminio del Porsche 64 de 1939.

Claramente es el precursor de todos los Porsche; este diminuto prototipo aerodinámico fue diseñado como un cupé para las carreras de larga distancia por el fundador de la compañía, Ferdinand Porshe.

Después de la Segunda Guerra Mundial, fue el primer vehículo en llevar el nombre de la familia, antes del Porshe 356 No. 1.

No muy lejos del Porsche 64, hay un vehículo que inició la prolongada asociación de Porshe con la carrera Le Mans de 24 horas en Francia.

En 1951, un Porshe cupé 356 SL de 1,1 litros compitió en la carrera con el número 46; ganó en su categoría y terminó en el vigésimo lugar en la clasificación general.

Entre 1970 y 1987, Porshe fue el ganador absoluto en doce oportunidades en Le Mans, y acumuló otras cuatro victorias durante la década de 1990.

La enorme colección en el museo Mercedes-Benz, que también se encuentra en Stuttgart, incluye históricas piezas maestras, tales como el Motorwagen patentado de 1885 de Benz, el primer vehículo a motor Daimler de 1892, los súper potentes biplaza descapotables de Mercedes-Benz de las décadas de 1920 y 1930, además del extravagante transportador de alta velocidad creado para transportar el auto de carreras 300 SLR a la pista.

En una pared del museo se encuentra el vehículo T80 de seis ruedas de 1939, que fue diseñado para batir un récord mundial, equipado originalmente con un motor V12de 44 litros, para alcanzar una velocidad de 600 kilómetros por hora (372 mph).

Los planes para intentar batir el récord se desbarataron ante la llegada de la Segunda Guerra Mundial; el vehículo fue dejado de lado y se le quitó el motor.

El legado de carreras de Mercedes es importante, y culmina en una alineación espectacular de sus "flechas plateadas" y autos deportivos de carreras.

Fuera del museo, una estatua de bronce representa al piloto de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, quien fue campeón del mundo en cinco ocasiones, de pie junto a su auto de carreras W196 de 1954.

Audi, creada por el ingeniero August Horch en 1910, consolidó su marca en 1932 cuando se unió a Wanderer y DKW para formar Auto Union bajo el emblema de los "cuatro anillos".

Ejemplos de todas estas marcas pueden encontrarse en el museo Audi, junto a los autos deportivos de carreras de Audi, que han ganado la callera Le Mans, los autos Quattro del campeonato de rally y el Auto Unión 1000 SP, conocido como "baby Thunderbird".

Un elemento destacado de la exposición de Audi es una fluida obra maestra plateada conocida como el auto de carreras Auto Union V16 Type C Streamliner de 1937.

El automóvil en exibición es una recreación moderna del Streamliner que el piloto alemán Bernd Rosemeyer llevó a una velocidad de más de 400 km por hora en la autopista Frankfurt-Darmstadt en octubre de 1937, la primera vez alcanzó la marca en una carretera normal.

Rosemeyer murió en 1938 durante una prueba de velocidad similar en la misma carretera.

En Múnich, la mayoría de personas llegan en metro a BMW Welt, que es un salón de exposición y centro de entrega para sus marcas contemporáneas de MBW, Mini y Rolls-Royce.

Un puente peatonal lo enlaza con el Museo en forma de tazón plateado BMW al otro lado de la calle.

El museo le rinde homenaje a los orígenes del motor aéreo de la empresa, y a sus esfuerzos en las carreras de F1 con Brabham, Williams y Sauber, pero fundamentalmente cuenta con una magnífica gama de salones BMW de la pre y post guerra, autos biplaza descapotables y cupés, junto a su actual conjunto de vehículos de alta tecnología como el prototipo i8.

Entre otros autos destacados hay versiones descapotables y cupé del clásico modelo 328 de 1939, mientras curiosidades como el "auto burbuja" Isetta de 1955 alegran la exposición.

Si incluimos los cuatro museos, los visitantes fácilmente pueden recorrerlos en cuatro días, particularmente si se hacen recorridos por la fábrica.

Stuttgart o Munich son una buena base.

Son dos de las ciudades más habitables y atractivas de Alemania... agradables a la vista, con buenos sistemas de trasporte y no muy caras.

La cadena de hoteles estilo ejecutivo Motel One, por ejemplo, ofrece habitaciones cerca de las principales estaciones a un precio de 60 a 80 euros (80-107 dólares) cuando no es temporada alta.

Si el tiempo lo permite, otro gran museo de automóviles de Alemania, el enorme museo Autostadt, de Volkswagen, se encuentra a 600 kilómetros al norte de Múnich en la ciudad de Wolfsburg, más o menos a una hora en tren al oeste de Berlín.

El viaje de Múnich a Berlín toma más o menos seis horas en auto o tren.

Cómo llegar  

El servicio de tren InterCity Express (ICE) conecta a Múnich con Stuttgart en un poco más de dos horas, mientras Ingolstadt se encuentra a 40 minutos en tren desde Múnich. Para quienes tengan un interés más detallado, es posible organizar recorridos por la fábrica de producción en los cuatro museos.

Museo Porsche  

Abierto de 9 de la mañana a 6 de la tarde, de martes a domingo. Cerrado los lunes. Admisión: adultos 8 euros y niños 4 euros por concesionaria. El recorrido por la fábrica es gratuito (se requiere reservación). Correo electrónico: factorytours@porsche.de

Por tren: desde la estación principal de Stuttgart, toma la línea S6 del S-Bahn hacia Weil der Stadt/Leonberg; bájate en la estación Neuwirtshaus/Porscheplatz. El museo está a un lado de la estación.

Museo Mercedes Benz  

Abierto de 9 de la mañana a 6 de la tarde, de martes a domingo. Cerrado los lunes. Entrada 8 y 4 euros. El recorrido a la fábrica tiene un costo de 4 euros (se recomienda hacer reservación). Correo electrónico: dialog@daimler.com

Por tren: desde la estación principal de Stuttgart, toma la línea S1 del S-Bahn hacia Kirchheim (Teck); bájate en Neckarpark (Mercedes-Benz) y sigue los letreros hasta el museo.

Museo BMW  

Abierto de 10 de la mañana a 6 de la tarde, de martes a domingo. Cerrado los lunes. Entradas 9 y 6 euros. BMW Welt (área de exposición de autos nuevos, restaurante y tiendas) se encuentra al lado del museo, la entrada es gratuita y está abierto todos los días de 7:30 de la mañana hasta la media noche. El recorrido a la fábrica tiene un costo de 8 euros (se requiere reservación). Correo electrónico: infowelt@bmw-welt.com

Por tren: desde la estación principal de Munich, toma el S-Bahn hasta Marienplatz, cambiate al U3 (metro) hacia Olympia-Einkaufszentrum; bájate en Olympiazentrum. El BMW Welt está junto a la estación del metro; el museo está enlazado con BMW Welt por medio de una pasarela aérea.

Museo Audi  

Abierto de 9 de la mañana a 6 de la tarde, todos los días.

Por tren: desde la estación principal de Munich, toma el tren ICE hasta Ingolstadt Hbf (40 minutos), luego el autobús nº 11 o un taxi a Audi Forum. Entrada 4 y 2 euros. El recorrido por la fábrica es de lunes a viernes, a las 11:30 de la mañana (se requiere reservación) y el costo es de 7 y 3,5 euros. Correo electrónico: welcome@audi.de