Por Karl Penhaul y Ed Payne

(CNN) — La violencia irrumpió este viernes en Cisjordania, luego de que los líderes palestinos pidieron un "día de ira" en respuesta al bombardeo de un escuela-refugio de Naciones Unidas en el que murieron 16 personas.

Al menos cuatro palestinos murieron en los hechos de violencia en varias partes de Cisjordania, según fuentes médicas.

La convocatoria que siguió a lo que ya eran algunas de las mayores protestas en Cisjordania en años ocurre mientras diplomáticos se apresuraban a encontrar una propuesta de alto el fuego que satisfaga a Israel y Hamas, y poner fin a más de dos semanas de violencia que lleva más de 800 fallecidos.

La policía israelí desplegó oficiales adicionales antes de las protestas de este viernes, dijo el vocero Micky Rosenfeld en Twitter. La policía había empleado entre 3.000 y 4.000 oficiales para prepararse para la violencia, informó el diario The Jerusalem Post.

Un hombre de 23 años recibió un disparo de colonos judíos cerca de la aldea de Huwara, a las afueras de Nablus, aseguró un médico del Hospital Rafidia.

Las circunstancias de su muerte no están claras, pero llevaron a más enfrentamientos entre manifestantes y el ejército israelí en los que otro hombre murió, según fuentes médicas.

Otras dos personas fueron asesinadas en enfrentamientos con soldados israelíes en un puesto de control al norte de Hebrón, en Beit Ummar, según fuentes médicas palestinas.

Mientras, parece que Estados Unidos y Egigto están cerca de lograr un acuerdo con israelíes y palestinos sobre un cese al fuego humanitario que se extendería durante una semana desde el domingo, confirmaron fuentes diplomáticas a CNN este viernes.

"Esperamos hacer el anuncio esta noche", dijo una de las fuentes, mientras la violencia se recrudece en Gaza.

El secretario de Estado estadounidense John Kerry se reúne en Egipto con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el ministro de Relaciones Exteriores egipcio, Sameh Shurkri.

El ataque a la escuela de la ONU no es el primero

La manifestación se desató solo unas horas después de que un refugio de la ONU en Gaza fuera atacado, matando a 16 personas e hiriendo a 200, la mayoría de ellos mujeres y niños.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó la violencia. "Esto está mal", dijo.

"Yo estoy diciendo a las partes, tanto israelíes como palestinos, Hamas, que es moralmente malo matar a su propio pueblo", indicó. El "mundo entero ha estado observando, está observando con gran preocupación. Deben dejar de luchar y entrar en diálogo".

Pero muy poco de eso estaba pasando, solo señalamientos.

Una declaración del gobierno palestino condenó el incidente, que calificó de "brutal agresión israelí que tenía como objetivo" a los desplazados de Gaza. Exigió el fin de la "máquina de guerra israelí".

Aún así, no está claro quién estuvo detrás del incidente.

Mientras que el teniente coronel Peter Lerner, un portavoz militar israelí, dijo a The Washington Post el jueves por la noche que "no era una posibilidad" que las fuerzas israelíes atacaron la vivienda, el ejército israelí también dijo que podría haber sido un cohete disparado desde Gaza que se quedó corto de Israel y explotó. Una investigación está en curso.

El ataque del jueves al refugio de la ONU es solo el último episodio de violencia que se ha prolongado durante más de tres semanas entre Israel y Hamas en Gaza. Cientos de personas han muerto, entre ellas muchos niños.

Esta fue la tercera vez que una escuela de la ONU que sirve de refugio se ha visto afectado.

Al parecer, ni Israel ni Hamás pueden reclamar la autoridad moral en este conflicto.

"Ambas partes han violado normas internacionales de derechos humanos, derecho humanitario y derecho de los derechos humanos", dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay. "Estos son incidentes realmente impactantes."

"El secretario general está en lo cierto. Este tipo de matanza debe cesar de inmediato."

Un equipo de CNN que visitó la escuela tres horas después del golpe descubrió un agujero de pulgadas de profundidad en el hormigón, en el patio donde personas murieron y otras resultaron heridas. Al parecer, la metralla golpeó las personas dentro de un radio de 30 metros. Las paredes fueron golpeadas como unos 8 metros sobre el suelo.

El personal de CNN no vio restos de algún cohete o misil.

Algunos testigos dijeron a CNN que hubo de tres a cuatro explosiones.

No está claro cuántas personas estaban en el refugio, pero las escuelas de la ONU normalmente tienen capacidad para 1.500 personas.

Algunos vuelos se reanudan

El jueves, Delta Air Lines se unió a Air Canada y United Airlines en la reanudación de vuelos al Aeropuerto Internacional Ben Gurion de Tel Aviv, dijo el portavoz de la aerolínea Morgan Durrant. Había sido un día y medio desde que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos impuso la prohibición de vuelos a la ciudad por motivos de seguridad.

Grupo Lufthansa ha cancelado todos los vuelos de Lufthansa, Germanwings, Austrian Airlines, Swiss y vuelos de Brussels Airlines que vuelan hacia y desde Tel Aviv el viernes. Lufthansa dijo en un comunicado que "reconoce los esfuerzos considerables" que Israel ha hecho para proteger el aeropuerto usando su "Cúpula de Hierro", un sistema que se dirige a los cohetes entrantes y dispara un misil interceptor para destruirlos en el aire.

Cuando Lufthansa se asegure que la protección puede ser "verificablemente garantizada", reanudará los vuelos.