Por Jen Christensen

(CNN) - El cáncer está afectando a un gran número de socorristas y rescatistas que trabajaron en la zona cero después de los ataques terroristas en el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. Estos son diferentes tipos de cáncer que según el gobierno federal, están directamente relacionados a los esfuerzos realizados ese día: leucemia, mieloma, cáncer de tiroides y de próstata.

Hay por lo menos 1.646 casos certificados de cáncer que han sido documentados por los Centros de Salud Ocupacional Mount Sinai Selikoff. Existen otros 863 casos de cáncer que se han presentado entre el personal de bomberos y los servicios médicos de emergencia, según el departamento de bomberos de Nueva York, que lleva una base de datos aparte para sus miembros.

Eso representa un total de 2.509 casos. Treinta y siete mil miembros de equipos de rescate y recuperación que trabajaron en el World Trade Center han sido sometidos a chequeos por parte del centro desde 2002. Éste seguirá monitoreando a esos trabajadores y voluntarios, en busca de nuevos casos.

Algunos informes sugieren que la cantidad de casos de cáncer en este grupo se ha duplicado desde el año pasado. Si bien esto podría ser matemáticamente cierto, expertos en el cáncer advierten que no se pueden sacar conclusiones significativas a partir del aumento.

"Por cada década de vida, sí observas a la población... los índices del cáncer aumentan a medida que te haces mayor", dice el Dr. Otis Brawley, el director médico y científico y vicepresidente ejecutivo de la Sociedad Americana contra el Cáncer. "Considerar un incremento de un año al otro no es una forma científica de hacer una evaluación que es increíblemente parcial, a fin de encontrar una relación entre la actividad y el cáncer".

Para ser exactos desde el punto de vista científico, Brawley dice que alguien tendría que observar todos los registros de cáncer del grupo de personas del 9/11 y compararlos con un grupo que se encuentre en el mismo rango de edad, sea del mismo género y comparta otros datos demográficos. También tendría que haber una cantidad significativa de bomberos en la muestra, porque su profesión tiende a tener índices más altos de cáncer que la población general, dice Brawley.

Un profundo análisis científico de los datos médicos disponibles desde el 2010 mostró un aumento del 20% en el índice de casos de cáncer en los trabajadores de rescate y recuperación del 9/11 cuando se comparan con la población general, según Mount Sinai.

Los informes del gobierno sugieren que los trabajadores en el World Trade Center fueron expuestos a varios químicos que se sabía, eran cancerígenos, o a agentes que podrían causar cáncer.

Muchas de las personas que trabajaron en el sitio están luchando con diferentes tipos de cáncer devastadores que no tendrían si no hubieran respondido a la tragedia. Eso está muy claro, según el gobierno de Estados Unidos, el cual estableció un programa especial de salud del World Trade Center.

El programa provee monitoreo médico y servicios de tratamiento para los socorristas y sobrevivientes del 9/11. Casi 65.000 personas se encuentran inscritas. Los inscritos califican para recibir tratamiento médico en varios centros de salud reconocidos, los cuales cuentan con personal experto y calificado para identificar y tratar enfermedades relacionadas a los ataques terroristas. El programa planea continuar con el monitoreo de esos trabajadores.

"Pienso que todos estamos abiertos a la posibilidad de que estas personas valientes fueron expuestas a cosas que causaron mayores enfermedades", dijo Brawley. "Lo más importante es que alguien tiene cáncer y necesita ayuda, y nosotros debemos continuar brindándoles el cuidado que verdaderamente merecen".