Por Euan McKirdy, CNN

(CNN) - ¿Cuál podría ser una buena manera de lograr que tus niños mal portados se tranquilicen este verano? Diles que los enviarás a Corea del Norte.

Mientras una gran cantidad de niños estadounidenses pasan sus veranos en las orillas de los lagos, o en campamentos bíblicos o de bandas musicales, más de 300 niños de alrededor del mundo se dirigen al Campamento Internacional de Niños Songdown en Wonsan, Corea del Norte.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Es un oasis en el país sumido en la ignorancia para los asistentes, que este año vienen de Rusia, China, Vietnam, Tanzania e Irlanda.

Con un fuerte subsidio por parte del gobierno, los asistentes al campamento obtienen el beneficio de las comodidades que no se ofrecen a los norcoreanos comunes, como habitaciones con aire acondicionado y video juegos.

En lugar de formar un círculo alrededor de una fogata, los niños nostálgicos en Songdowon pueden ser socorridos por gigantes estatuas de bronce del fundador del país, Kim Il Sung y su hijo y sucesor, Kim Jong Il, rodeadas de niños que los admiran.

El campamento también cuenta con una playa privada, canchas de vóleibol y toboganes de agua.

Su inauguración originalmente fue en la década de 1960 para fomentar los lazos con otros países comunistas y no alineados; el campamento fue remodelado a fondo antes de reabrir este verano.

La renovación incluyó la atención personal de Kim Jong Un, quien dio "instrucciones específicas para la remodelación del campamento", según la prensa estatal norcoreana KCNA.

Por el equivalente de 270 dólares, los campistas felices pueden pasar ocho días en el país conociendo a sus pares norcoreanos, y los funcionarios supuestamente le darían la bienvenida a niños de todo el mundo, incluyendo a los Estados Unidos.

Una ex campista, la rusa Valentina Boltacheva, dijo a NKNews.org el año pasado que ella recuerda "nadar, dar paseos en bote, y hacer ejercicio por la mañana", junto al aprendizaje de danzas tradicionales coreanas y "canciones sobre los líderes políticos de Corea".

También dijo que llegó a la conclusión de que "Songdowon es un campamento muy prestigioso de Corea del Norte".

Las fotos dadas a conocer esta semana muestran un fuerte contraste con la imagen del país descrita por un informe de la ONU en febrero, que lo catalogó como un estado brutal "que no tiene ningún paralelo en el mundo contemporáneo".