Por Amanda Sloane, HLN

(HLN) - ¿El pastel matrimonial no llegó a tiempo? O quizá la abuela tomó muchos tragos de más...

Parece que en la bodas siempre algo sale mal. Ojalá en la tuya puedas evitar estos grandiosos desastres de bodas:

Ya es malo que el padrino se tropiece, ¿pero tenía que llevarse al suelo con él a la novia?

Quizá ponerse camisas blancas no era la mejor idea para estas damas de honor.

¿Al menos el agua estaba limpia?

En realidad esta bailarín aterrizó muy bien (la canción no podía ser otra):

Menos mal sostuvieron las cámaras para seguir grabando (para nuestra fortuna, al menos):

O, no.

Quizá no cayó en la cuenta de cuántos kilos había perdido antes de la boda:

Una de las muchas razones por las que no deberías llevar a un pingüino a una ceremonia matrimonial.

Todos debieron haber odiado a las cuatro damas de honor que lograron escapar.

Esas fotos de saltos grupales son sencillamente geniales.

A toda novia le gustaría que le 'movieran el piso' de amor, ¿no?

¿Por qué brindar es tan complicado?

Jugar con el pastel de la boda no es una buena idea.

Y los 250 invitados rieron y rieron.

Nada mejor que una novia con risa incontrolable.

Al parecer hubo una ola de decepción al no poder terminar la boda de sus sueños.

https://www.youtube.com/watch?v=bqQ4gjiR8W4