Por Casey Tolan, para CNN

(CNN) – ¿Qué tienen que ver las publicaciones en redes sociales sobre un sapo inflable gigante con un expresidente de China?

Sólo tienes que entender el lenguaje secreto de los internautas chinos.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Los funcionarios que instalaron el sapo de 21 metros de altura en un parque de Beijing hace dos semanas probablemente quería atraer a los turistas. Después de todo, los sapos dorados son símbolos de buena suerte y prosperidad en China. El sapo flota sobre un nenúfar gigante mientras los turistas pasan por el lado en botes tomándole fotos.

El diseñador del sapo le dijo a medios estatales chinos que está inspirado en el pato de hule inflable que estuvo en varias ciudades chinas.

En cuanto llegó el sapo, no obstante, las comparaciones con el expresidente de China Jiang Zemin se hicieron casi inmediatamente populares en redes sociales similares a Twitter como Sina Weibo. Los censores del gobierno actuaron, y ahora la palabra “sapor” es una de las más censuradas en el servicio.

La comparación no sólo es una broma por los cachetes de Jiang, es una forma en que la gente en China se comunica sobre Jiang, su legado y el Partido Comunista.

“Es una especie de lenguaje oculto”, dijo King-wa Fu, profesor de periodismo de la Universidad de Hong Kong, quien estudia la censura en Weibo. "Los internautas en China han creado nuevos términos, bromas y humor para intentar comunicarse con otros porque no pueden hablar directamente sobre un tema que quiere discutir”.

Antes de que el sapo gigante se volviera famoso, la gente ya se refería a Jian —quien fue presidente por 10 años entre los noventa y los 2000—con el apodo “sapo” en Weibo. Las fotos del sapo gigante propagaron esa comparación mucho más.

“Aunque en realidad no se ve como él, la gente halla la relación”, dijo Fu. “Es un entendimiento común” de que cuando la gente dice sapo, se refieren a Jiang.

Sapo estuvo entre las cinco palabras más censuradas en varios días en las últimas dos semanas, según Weiboscope, una herramienta en línea creada por Fu y sus colegas investigadores que rastrea los términos y publicaciones censurados.

Jiang, quien presidió el país con una economía rápidamente creciente mientras realizó varias reformas de mercado, no sólo es la única figura notable que ha recibido un apodo en internet. El ya retirado zar de la seguridad Zhou Yongkang, quien la semana pasada entró dentro de una investigación de corrupción, es referido en Weibo como una popular marca de fideos cuyo nombre que suena similar a su apellido.

Xi Jinping, actual presidente de China, es a veces referido por el nombre de su pan de cerdo favorito, dijo Fu.

“Eses es una ambiente muy especial en China: hay censura pero con un cierto nivel de espacio para la expresión”, dijo Fu. El humor entra en ese espacio.

Y el sapo no es el primer animal inflable que es censurado por el gobierno. Hubo mucha censura en Weibo el año pasado a la icónica foto de la Plaza de Tiannanmen de un hombre frente a una línea de tanques de guerra que pero esta vez reemplazados por patos de hule.

Los censores pronto atraparon la foto en las tendencias emergentes. Fu dijo que lo que pareció ser el primer ‘post’ sobre el sapo inflable fue eliminado después de sólo una noche.

“Entienden (la comparación), le están haciendo seguimiento”, dijo.

Después de que se propagaran rumores en internet y en la televisión de Hong Kong en 2011 de que Jiang, de 87 años, había muerto, el gobierno retiró censuro a los usuarios de Weibo.

A pesar del furor en línea, los visitantes al lago el viernes pasearon con calma alrededor del pato en el Parque Yuyuantan, que es conocido por sus cerezos.