CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Encuentro

Encuentro en Panamá: el siglo del Canal

Por (CNNEspañol.com)

Nota del editor: Entre el 11 y el 15 de agosto Encuentro emitió cinco programas sobre el centenario del Canal de Panamá. Sigue aquí toda la cobertura. Participa con la etiqueta #SigloDelCanal

(CNN Español) — Cien años de una de las obras de ingeniería civil más importantes de la historia mundial han determinado la economía, la música, la gastronomía y la cultura de todo un país.

El Canal de Panamá unió al mar Caribe y al océano Pacífico en 1914 y no sólo cambió para siempre la navegación y el comercio del mundo, sino que marcó también la historia del istmo.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Cien años de una gran obra

La idea de excavar un paso de agua a través de Panamá para unir los océanos Atlántico y Pacífico data de comienzos del siglo XVI, cuando Vasco Núñez de Balboa cruzó el istmo en 1513. Los primeros colonizadores reconocieron el potencial de esta vía acuática.

La idea de construir un canal a través de Centroamérica fue sugerida por el científico alemán Alexander von Humboldt, a principios del siglo XIX. En 1819, el gobierno español dio luz verde a la idea que quedo en eso, una idea y nada más. Lo que estaba claro para todos era que las dos rutas más favorables para un canal eran a través de Panamá (entonces parte de Colombia) y de Nicaragua. Una tercera opción sería el Istmo de Tehuantepec en México.

Pero no fue sino hasta mediados del siglo XIX, con la fiebre del oro en California, que Estados Unidos se interesa en el istmo de Panamá. Cuando los 76 kilómetros del ferrocarril a través del istmo resultaron a todas luces inoperantes para los estadounidenses, se reactivó el interés por la construcción de un canal.

En julio de 1852, Estados Unidos envió al Cuarto Destacamento de Infantería a través del Istmo de Panamá para prestar servicio en California. El cólera mató a 150 personas. Aun así, en 1869, el presidente de Estados Unidos Ulysses S. Grant ordenó las primeras expediciones para realizar estudios topográficos en la zona.

Tras el fracaso del proyecto en 1880 presentado por la Sociedad Geográfica de París, inspirado en el Canal de Suez en Egipto, Estados Unidos se involucró en el tema y lo convirtió a lo más parecido en un asunto de Estado de la época. Washington vio claramente lo que económica y políticamente representaría un canal que uniría los dos océanos y que estaría, por supuesto, controlado por Estados Unidos.

Cuando el gobierno colombiano rechazó la idea de ceder tanto control de la obra a los estadounidenses, Washington dio su apoyo a la independencia de Panamá, que llegó el 3 de noviembre 1903.

En 1904, gracias al Tratado Hay-Bunau-Varilla y a 10 millones de dólares, Estados Unidos y la nueva República de Panamá lograron un acuerdo sobre la construcción, sin sospechar cómo la malaria, la falta de mano de obra y una naturaleza indomable complicarían la empresa.

Ya en 1913, más de 44.000 hombres trabajaban en la construcción del canal. Toda la tecnología y la audacia de la época confluían en aquel empeño.

Cuatro años demoró la construcción de las esclusas y, un siglo después, funcionan como el primer día.

El 7 de enero de 1914 una vieja grúa flotante de los franceses, cruzó las esclusas del Pacífico. El 15 de agosto de aquel año se inauguró oficialmente el Canal de Panamá. Se había concretado por fin, el sueño de algunos de los hombres más audaces y ambiciosos y uno de los logros supremos de la humanidad de todos los tiempos.