CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Cese del fuego extendido entre Israel y Hamás, en duda por nuevos ataques

Por (CNNEspañol.com)

Por Jethro Mullen, Antonia Mortensen y Reza Sayah, CNN

(CNN) — El cese del fuego en Gaza ha sido extendido por cinco días “para darle más tiempo a ambas partes a llegar a un acuerdo”, dijo Izzat Rishep, alto funcionario de Hamás, a CNN.

Poco después, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) dijeron que al menos 8 cohetes fueron disparados desde Gaza hacia territorio israelí, por lo que respondieron con ataques aéreos.

Fin de tregua con acusaciones

Dos horas antes de que terminara el cese del fuego de 72 en Gaza, el portavoz militar israelí Peter Lerner tuiteó que “terroristas de Gaza” lanzó un cohete hacia Israel. No hubo heridos, reportó Lerner.

No obstante, Hamás negó haber disparado cohetes hacia Israel en la noche del miércoles, dijo en un mensaje de texto a CNN el portavoz de ese grupo Sami Abu Zuhri.

En sus sitios web, Hamás y la Yihad Islámica acusaron a Israel de romper el cese del fuego al disparar contra pescadores palestinos el martes y el miércoles.

El alto al fuego de tres días terminaba después de la medianoche hora local.

Se espera que continúen en El Cairo los diálogos indirectos que las autoridades israelíes y las palestinas sostienen con el fin de llegar a un acuerdo para lograr un cese más duradero de las hostilidades.

Momento delicado

Egipto presiona a los israelíes y los palestinos para que extiendan el alto al fuego, declaró un alto funcionario egipcio a CNN este miércoles.

“Es un momento muy delicado en las negociaciones y es difícil predecir el resultado en este punto”, señaló el funcionario, quien pidió que no lo identificaran porque no está autorizado a hablar de las pláticas con los medios.

Las treguas anteriores en el conflicto en Gaza, en el que han muerto más de 2.000 personas en poco más de un mes, no han logrado durar más que unas cuantas horas o días.

La tregua anterior, que también implicó charlas en El Cairo, se derrumbó la semana pasada porque los militantes palestinos reanudaron los lanzamientos de cohetes hacia Israel.

No se sabe a ciencia cierta si alguna de las dos partes en conflicto (Israel y Hamas, el grupo militante islámico que gobierna en Gaza) podrá llegar a un compromiso.

Las partes ni siquiera están hablando cara a cara, sino que recurren a intermediarios egipcios. Israel, Estados Unidos y la Unión Europea consideran que Hamas es una organización terrorista; Hamas rechaza que Israel tenga derecho de existir.

Exigencias en conflicto

Una delegación compuesta por varias facciones palestinas representa a Hamas en El Cairo. Sin embargo, el grupo dejó bien claras sus demandas.

Dicen que quieren que se levante el bloqueo económico que Israel impuso en Gaza, que se extiendan los derechos de pesca en la costa, que se reabran un aeropuerto y un puerto marítimo y que se libere a los prisioneros que están bajo custodia de las autoridades israelíes.

Por su parte, Israel señaló que quiere que Hamas se desarme y que Gaza se desmilitarice.

El alto funcionario egipcio no confirmó los reportes que surgieron el miércoles acerca de que Egipto había presentado una propuesta para extender el cese al fuego en la que se pide a Israel que aligere el bloqueo en Gaza.

Para los habitantes de Gaza hay mucho en juego; han muerto 1,962 personas en los combates, según Naciones Unidas. Se estima que alrededor del 72% de los muertos son civiles.

También hay mucho en juego para los israelíes, quienes han vivido con temor de las oleadas de cohetes que se disparan desde Gaza y de los ataques que los militantes ejecutan a través de los túneles que cruzan la frontera.

La Cúpula de Hierro, el sistema de misiles defensivos israelí, interceptó muchos de los cerca de 3,500 cohetes que, según las fuerzas armadas israelíes, se han lanzado desde Gaza. Sin embargo, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, decidió enviar tropas a Gaza durante el conflicto para destruir la red de túneles de Hamas, lo que desencadenó enfrentamientos intensos.

Las autoridades israelíes señalan que han muerto 64 soldados israelíes y tres civiles en Israel.

Las Fuerzas de Defensa de Israel retiraron a sus soldados de Gaza la semana pasada, luego de que demolieran unos 32 túneles; sin embargo, siguen estacionados alrededor del territorio palestino.

La ayuda humanitaria entra en Gaza

La tregua ha permitido que los residentes de Gaza traten de resolver algunos de los problemas más urgentes a los que se enfrentan, incluida la falta de agua potable y las fugas en el drenaje.

Los grupos de asistencia señalan que la situación todavía es crítica ya que se estima que unas 300,000 personas han quedado desplazadas por los combates en el enclave pequeño y densamente poblado. Los recursos médicos se han visto superados por los miles de heridos a causa del conflicto.

Durante el alto al fuego, la gente ha tratado de abastecerse de los suministros más necesarios, cuya entrada fue posible tras la reapertura de los cruces fronterizos.

El Comité Internacional de la Cruz Roja señaló que llevó camiones de agua, cientos de colchones, equipo quirúrgico, alimentos y artículos de uso doméstico tales como pañales.

Algunas de las familias que se refugian en las escuelas de la ONU no pueden regresar a sus hogares porque quedaron destruidos; otros han regresado durante el día pero de noche vuelven a los refugios. Algunas personas creen que es demasiado arriesgado salir de los refugios ya que muchos de los ceses al fuego anteriores fracasaron.

Los habitantes también han aprovechado la calma para salir a las callese ir a la playa, a los parques y al mercado.

Sin embargo, los peligros del conflicto persisten.

A pesar del alto al fuego, el miércoles 13 de agosto murieron al menos cinco personas y seis resultaron heridas cuando un cohete israelí explotó mientras los técnicos antibombas de la policía de Gaza trabajaban en él.

Entre las víctimas estaba un periodista italiano de la agencia Associated Press y un traductor independiente palestino que trabajaba con él.

AP señaló que el periodista era Simone Camilli, quien había trabajado para la agencia desde 2005.

Meher el Halapi, jefe de la estación de policía de la ciudad de Shekh Zayed, dijo a CNN que la explosión ocurrió por accidente mientras se trataba de desarmar el misil, que al explotar detonó otro explosivo que estaba cerca de allí.

Los primeros reportes indicaron que habían muerto seis personas. No se sabe si son correctos.

Antonia Mortensen reportó desde Gaza; Reza Sayah reportó desde El Cairo, y Jethro Mullen reportó y escribió desde Hong Kong. Con información de Martin Savidge.