Por Aaron Millar, para CNN

(CNN) - El 15 de agosto de 2014 se celebra el centenario de la primera vez que se utilizó el Canal de Panamá: una de las más grandes hazañas de ingeniería que el mundo ha visto jamás.

El canal tiene 77 kilómetros de largo, tardó 17 años en construirse y se utilizaron suficientes piedras y escombros excavados del istmo de América Central como para rodear cuatro veces la Tierra.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Sin embargo, por muy imponente que sea el canal, solo es una pequeña parte de lo que Panamá tiene para ofrecer.

Lejos del comercio y el concreto del canal, el país tiene una gran cantidad de bosques húmedos, playas, indígenas e historia colonial.

1. Canal de Panamá  

El tránsito de turistas por el canal puede ser largo e intenso, pero para el entusiasta, nada supera compartir el agua con un buque de carga de 80.000 toneladas.

Sin embargo, las mejores vistas pueden apreciarse desde el Centro de Visitantes de la Esclusa de Miraflores, que es de cuatro niveles.

Los turistas conocedores programan sus visitas con el tránsito de uno de los barcos más grandes y se aseguran de entrar al museo y ver una película en 3D después.

Sí nunca antes te había atropellado un barco de seis pisos, ahora es tu oportunidad.

Entre otros lugares importantes para visitar se encuentra el Centro de Observación de la Ampliación del Canal de Panamá, de 5.250 millones de dólares, cuya apertura está programada para 2015.

Expediciones Ancon (+1 888 760 3426) tiene tránsitos de un día y de medio día por el canal desde 175 dólares por persona.

2. Casco Viejo, Ciudad de Panamá  

Los techos de baldosas naranjas y la arquitectura colonial española del casco antiguo de la Ciudad de Panamá, forma un leve contraste con el horizonte de rascacielos del otro lado de la bahía.

Pero aquí es donde se desarrolla la verdadera acción.

Por la noche, el Casco Viejo, es lo suficientemente provocador, ya que de cada esquina y callejón sale música que inunda las calles.

Durante el día, es perfecto para beber café en la Plaza Bolívar, dar una vuelta por los mercados en la Plaza de la Independencia y ver la puesta del sol desde un punto sobre la Plaza Francia, la mejor vista de la ciudad.

Llamando a todos Crusoes...

3. Bocas del Toro  

Situado en la costa noreste del Caribe, este archipiélago de nueve islas tropicales ha mantenido una fuerte influencia de las Indias Occidentales.

Las atracciones principales son el ecoturismo y las actividades acuáticas, ya que este lugar cuenta con algunos de los mejores sitios para practicar el buceo y surfeo del país.

En las islas del exterior, es posible tener una experiencia completa de naufragio, donde los paraísos desérticos, como el de la playa Polo en la isla Bastimentos son salvajes, poco desarrollados y fáciles de encontrar.

4. Boquete  

En las estribaciones del volcán Barú en las Tierras Altas de Chiquirí, el hermoso pueblo montañoso de Boquete es un paraíso natural.

Hay varias actividades disponibles, como senderismo, paseos en rápidos, y opciones para escalar rocas. Además, en la provincia es posible encontrar 500 de las 972 especies de aves en Panamá, entre ellas el codiciado Quetzal.

La región es hogar de algunos de los mejores productores de café del mundo, incluyendo la preparación más cara del planeta, el café Geisha, a 1.600 dólares el kilo o 40 dólares la taza.

5. Indios emberá  

No hay mejor manera de entender las raíces indígenas de Panamá que por medio de un paseo en canoa a lo largo del río Chagres, donde pasarás cerca de casas de paja en medio de la jungla antes de llegar a la aldea Emberá, hogar de uno de los nueve principales grupos indígenas del país.

Puedes ver interpretaciones de bailes y música tradicional, comprar recuerdos genuinos hechos a mano y aprender sobre su cultura.

Es una experiencia mágica, aunque un tanto ensayada, pero vale la pena por el simple hecho de disfrutar de una tilapia recién atrapada.

6. La Loma, granja de chocolate  

Hermosa, salvaje y completamente independiente de la red eléctrica, La Loma es una granja de chocolate en funcionamiento, y probablemente, el lugar más delicioso dónde hospedarse en el país.

Ubicada en la remota isla Bastimentos en Bocas del Toro, los huéspedes aprenden acerca de todos los aspectos de la producción del chocolate mientras disfrutan de su cosecha en el desayuno, el almuerzo y la cena.

Otros aspectos destacados incluyen los recorridos por el bosque hasta las playas, paseos por los mangles, y, para los valientes, la opción de nadar dentro de la cueva Nivida, un lugar completamente oscuro y aterrador.

7. Lago Gatún  

Para crear el Canal de Panamá, se construyó una represa sobre el río Chagres, y un área del tamaño de Barbados se inundó.

El resultado es este lago artificial, pero increíblemente salvaje: el lago Gatún.

En un recorrido en barco a menos de una hora de la Ciudad de Panamá, es posible ver monos capuchinos, perezosos de tres dedos y cocodrilos.

Debido a que el canal utiliza parte del lago, simultáneamente harás un pequeño recorrido en el mismo.

8. Museo de la Biodiversidad, Ciudad de Panamá  

Inaugurado en junio de 2014 en el paso elevado de la Ciudad de Panamá, el nuevo Biomuseo diseñado por Frank Gehry es un edificio discordante y atrevido, parecido a una guacamaya.

En su interior encontrarás una de las mejores exhibiciones de historia natural que probablemente verás.

El aspecto más destacado es una sala con 12 pantallas envolventes, entre ellas una pantalla gigante bajo los pies.

Podrás ver monos que se mueven rápidamente por encima, y tiburones que nadan bajo los pies. Además, a los visitantes los elevan y pasan en medio de una tormenta.

9. Portobello  

En 1596, el bucanero inglés Sir Francis Drake se encontró con su truculento final frente a los cañones españoles de Portobello.

Sus fuertes aún permanecen.

Los visitantes pueden absorber la historia privada, visitar la iglesia de San Felipe, donde la estatua del Cristo negro atrae a miles de peregrinos el 21 de octubre de cada año, y almorzar en El Palenque, un sitio idílico a la orilla del agua.

Para las estadías más prolongadas, está El Otro Lado en el lado opuesto de la bahía de Portobello; se trata de un hotel boutique a la moda con geniales melodías, arte extravagante y una piscina infinita.

10. Mercado de mariscos, Ciudad de Panamá  

Cuquita Arias de Calvo, una de las chefs más reconocidas de Panamá, describió la cocina de su país como "feliz, alegre e intensa... al igual que los panameños".

Su restaurante, en el Hotel Bistrol, ubicado en el distrito financiero de la Ciudad de Panamá, sirve recetas panameñas tradicionales con un toque moderno.

Pero el mejor lugar dónde comer en la Ciudad de Panamá sigue siendo el mercado de pescado.

Hay un buen restaurante en el piso de arriba que atrae a los turistas, pero mucho más ricos, e infinitamente más memorables, son los abarrotados puestos del primer nivel, donde podrás probar ceviche fresco con galletas saladas, salsa picante de ají chombo y música reggaetón con un nivel de potencia e intensidad como si estuvieras en el estadio.

11. Islas de San Blas  

El pueblo amerindio de los Kuna son los propietarios, quienes operan y protegen este archipiélago de atolones frente a la costa norte de Panamá, el cual cuenta con una isla tropical para cada día del año, más unas cuantas adicionales (378 para ser exactos; 49 de ellas están habitadas).

Las playas son lo suficientemente desérticas como para satisfacer incluso las fantasías más extremas de Robinson Crusoe.

Pero lo mejor de todo es el pueblo de los Kuna en sí: personas acogedoras y orgullosas de una cultura que ha cambiado poco con el paso de los siglos.

Prepárate para bajar el ritmo, rápido.

Journey Latin America ofrece excelentes vacaciones hechas a la medida hacia Panamá, en las que recorrerás estos lugares y más.

Aaron Millar es un escritor sobre viajes que colabora en el blog The Blue Dot Perspective.