Por Jacque Wilson, CNN

(CNN) - Robin Williams se encontraba en las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson cuando murió esta semana, según su esposa. Williams fue encontrado muerto el lunes en su casa en el norte de California después de lo que los investigadores sospechan, fue un suicidio en el que se ahorcó.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?  

La enfermedad de Parkinson es un "trastorno progresivo del sistema nervioso", según la Clínica Mayo, que principalmente afecta los movimientos del paciente. A menudo comienza con un pequeño temblor en la mano o rigidez muscular, y empeora con el tiempo. No existen pruebas para detectar el Parkinson, por lo que en ocasiones se hace un diagnóstico erróneo.

Los pacientes con Parkinson a menudo tienen problemas para caminar y hablar. Los síntomas incluyen movimientos lentos, pérdida del equilibrio y dificultad para hablar. Con la enfermedad de Parkinson, "podrías experimentar una disminución de la capacidad para realizar movimientos inconscientes, como pestañear, sonreír o balancear tus brazos cuando caminas", dice la Clínica Mayo. Los síntomas a menudo son peores en un lado del cuerpo.

¿A quién afecta?  

Aproximadamente 1 millón de personas padecen de la enfermedad de Parkinson en los Estados Unidos, según la Fundación de la Enfermedad del Parkinson. Los hombres tienen más probabilidades de padecer la enfermedad que las mujeres, y por lo general afecta a las personas mayores de 50 años.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?  

Tu cuerpo utiliza un químico llamado dopamina para controlar el movimiento, según los Institutos Nacionales de Salud. La dopamina es producida por las neuronas en el cerebro, que empiezan a morir con la enfermedad de Parkinson. Como hay menos células vivas, lo que ocurre es un déficit de dopamina; así se ocasionan los problemas de movimiento.

Los científicos no saben exactamente qué hace que estas células se empiecen a deteriorar, pero creen que se trata de una combinación de genes y causas del medio ambiente. Más o menos del 15% al 25% de los pacientes que padecen de Parkinson tienen un familiar con esta enfermedad, dice la Fundación de la Enfermedad del Parkinson.

En algunos casos, los investigaciones han identificado mutación de un único gen que se transmite de generación en generación, según la Fundación Michael J. Fox. "Hasta la fecha, se ha descubierto que las mutaciones en el gen LRRK2 son el aspecto genético que más contribuye a la enfermedad de Parkinson", indica el sitio. Pero en la mayoría de casos, la causa probablemente sea una mutación combinada de genes.

Estudios también han vinculado a los químicos como el TCE y el PERC a la enfermedad de Parkinson, aunque la relación no ha sido demostrada. "Una simple exposición a una toxina ambiental nunca es suficiente para ocasionar la enfermedad de Parkinson", dice la Fundación de la Enfermedad de Parkinson. "De hecho, no hay evidencia concluyente respecto a que solo un factor ambiental, pueda ser considerado como la causa de la enfermedad".

¿Puedes tratarla?  

No hay cura para la enfermedad de Parkinson, según los Institutos Nacionales de Salud, pero los doctores pueden ayudar a los pacientes a lidiar con los síntomas.

Un medicamento llamado levodopa se le administra a los pacientes para ayudar que sus cerebros produzcan más dopamina. A menudo se receta con carbidopa, que ayuda a la levodopa a entrar en el cerebro.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos ha aprobado la estimulación cerebral profunda, que también se usa para tratar la depresión, a fin de reducir los síntomas en los pacientes con Parkinson. Se implantan electrodos en el cerebro y se conectan a un pequeño aparato que emite pulsos programados para ayudar a controlar el movimiento.

Otros pacientes prefieren formas de terapia menos invasivas, como el tai chi.

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Harvard encontró que los pacientes con Parkinson mejoraron luego de que los investigadores trasplantaron tejido de las células fetales productoras de dopamina en sus cerebros. Los pacientes con síntomas severos experimentaron 50% menos síntomas en los años después de la cirugía. Las personsas que habían estado tomando medicamentos para controlar su Parkinson, pero descubrieron que la medicina ya no funcionaba, también vieron mejoras importantes después de la cirugía.