CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Video

Holder visita Ferguson en medio de una audiencia por la muerte de Michael Brown

Por CNN en Español

Por Eliott C. McLaughlin, Ben Brumfield y Steve Kastenbaum

FERGUSON, Missouri (CNN) — Ferguson, Missouri tiene un día agitado, con la visita del secretario de Justica de EU, Eric Holder, y con el posible inicio de una audiencia del gran jurado el cual considerará acusar formalmente o no al oficial que disparó a Michael Brown.

La visita de Holder se espera luego de una noche de aparente calma a pesar de los enfrentamientos entre policías y manifestantes, estos últimos acusados de lanzar botellas de agua y orina contra las autoridades.

Holder, instruido por el presidente Barack Obama, revisará la investigación federal sobre derechos civiles acerca de la investigación del homicidio de Brown el 9 de agosto.

La visita de Holder y la investigación federal son independientes de la audiencia del gran jurado de St. Louis.

Más enfrentamientos

Había grandes esperanzas de que las protestas nocturnas del martes en Ferguson terminarían pacíficamente. Esa promesa se mantuvo por casi toda la tarde —hasta que una botella de agua voló hacia la policía.

Para ese entonces, la mayoría de los manifestantes se habían retirado. Los periodistas superaban en número a aquellos que permanecían.

Policías se pusieron cascos y escudos, y se alinearon frente a algún negocio y ordenaron a un pequeño grupo que despejara el área. Pero la botella voló, y los oficiales comenzaron una persecusión contra los jóvenes.

Esto llevó a un puñado de manifestantes agitados a lanzar más botellas de vidrio y plástico.

El capitán de la patrulla de caminos de Missouri, Ron Johnson, encargado de mantener la paz, dijo a los reporteros que los “criminales” lanzaron orina a la policía.

Tras la persecusión, algunos policías antidisturbios dispararon. Los oficiales trajeron perros K-9, y un policía utilizó gas pimienta sobre alguien en la multitud. Los manifestantes se tomaron de las manos frente a la línea de la policía, y algunos urgieron a la multitud a mantenerse en paz.

Johnson les dio crédito por prevenir una mayor escalada.

La policía arrestó a 47 personas, dijo Johnson, incluyendo personas armadas que iban en automóvil. “Identificamos un vehículo donde amenazaban con dispararle a un oficial”, dijo.

Aventurarse por la paz

Y así pasó en el suburbio de St. Louis, el cual ha sido el polvorín de una tensión racial desde que Michael Brown, un adolescente negro desarmado de 18 años, fue disparado por el oficial blanco de policía, Darren Wilson, el 9 de agosto. Un funeral público para Brown está planeado para este lunes.

Para la mayor parte de la noche del martes, las calles se mantuvieron en calma. Unos pocos cientos de personas caminaron en una pequeña área. “¡Manos arriba! No griten” fue su mantra, como ha sido cada noche. Pero varios de los manifestantes añadieron una segunda consigna: “Somos manifestantes, no saqueamos”.

Jameila White del condado de St. Louis les llevó agua a los manifestantes. “Nos unimos como una comunidad para traer esto”, dijo, y señaló tres hieleras con botellas de agua. “Así podemos mantenernos con energía y mantenernos caminando porque dicen que si seguimos parados nos quedaremos bloqueados”.

Un hombre blanco, que alguna vez vivió en Ferguson, también vació botellas de agua y las llenó con leche, para ayudar a lavar los ojos de las personas afectadas con el gas lacrimógeno.

Las cosas deben cambiar

Líderes de la comunidad en Ferguson se han cansado de que la violencia opaque las protestas pacíficas e insistieron este martes en un cambio. Las autoridades pidieron una noche de paz, y algunos residentes parecen haber hecho caso al llamado.

Algunos que estuvieron en las calles durante el día la despejaron al caer la noche, y aseguraron que ellos también estaban cansados de lo que vino después, como la respuesta militarista de la policía.

Otros de la comunidad donaron playeras impresas con la palabra “pacificador” y las metieron entre las tensiones en ciernes para apagarlas. Algunos hablaron enfáticamente con jóvenes, que parecían querer atacar a la policía.

La policía y los manifestantes han culpado a agitadores —incluyendo varios de fuera de Ferguson— por la violencia durante las protestas. Según grabaciones de la prisión, algunos de los arrestados la noche del lunes vienen de Nueva York, California, Texas y Alabama.

Algunos han criticado la respuesta de la policía.

El general Russel Honore, quien manejó el control de la multitud en el caos que se generó tras el paso del huracán Katrina en Nuevo Orléans en 2005, se unió a ellos este martes.

“Estás ahí para proteger a la gente”, dijo. “Ellos necesitan hacerlo sentir”. Si ven a los miembros de la multitud desde la mirilla de una pistola, es un mensaje equivocado, dijo.

Eliott C. McLaughlin reportó desde Ferguson. Michael Pearson y Ben Brumfield reportaron y escribieron desde Atlanta. Greg Botelho, Dana Ford, Jim Acosta y Mayra Cuevas contribuyeron con este reporte.