CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tecnología

Siren, una ‘app’ de citas donde las mujeres tienen la última palabra

Por CNN en Español

Por Sarah LeTrent

(CNN) — En la era digital, encontrar al “indicado” a menudo involucra encontrar la aplicación de citas específica que se adapte mejor al estilo de vida de cada persona.

Las investigaciones demuestran que a medida que la sociedad está cada vez más conectada, ha habido un cambio positivo de actitud respecto a encontrar el amor en línea. Las citas por Internet ya no se asocian a reclusos que se esconden detrás de una pantalla de computadora. De hecho, uno de cada 10 estadounidenses ha usado un sitio web o aplicación de citas, según un informe del Pew Research realizado en 2013 sobre las relaciones en línea.

Si estás desde un móvil mira la galería aquí

Con ese cambio, las citas en línea han ido más allá de formar parejas basadas en algoritmos, hasta sitios altamente específicos que se enfocan en cualquier nicho en particular (incluso los agricultores tienen su propio sitio de citas).

Ingresa a Siren, una aplicación de citas creada por mujeres, para mujeres. Ésta pone a las damas en control cuando de buscar una relación en línea se trata. Las mujeres deciden quién ve su imagen, quién puede comunicarse con ellas y qué tipo de cita quieren tener.

Susie Lee, la directora ejecutiva, y Katrina Hess, directora de diseño, crearon Siren con base en el principio central de que “las mujeres necesitaban controlar la visibilidad”, dijo Lee, lo que significa que ellas pueden dar señales claras de que realmente están interesadas y cómodas hablando con el pretendiente de su elección.

A medida que han aumentado las opciones de citas en línea, Lee notó que la frustración de sus amigas también era mayor: cada vez que había un buen prospecto, a menudo venía acompañado de una serie de personas desagradables.

“Apenas empecé a considerar las opciones de citas en línea, rápidamente percibí cuántas cosas hay ahí afuera y lo rápido que se activó mi ‘medidor de lo repulsivo'”, dijo Lee.

El tema llegó a una etapa crucial cuando los usuarios, particularmente las mujeres, comenzaron a hacer públicos sus reclamos de insinuaciones sexuales no solicitadas en línea. El informe de Pew Research, realizado en 2013 sobre las citas en línea, encontró que el 28% de los usuarios han sido contactados “en una manera que los hizo sentir acosados o incómodos”. Esto lo experimentó el 42% de las mujeres que utilizan el servicio, en comparación con el 17% de los hombres.

Este año, la comediante y escritora en Cracked, Alli Reed, creó el “peor perfil de citas del mundo” en OkCupid para ver qué tan terrible tendría que ser una mujer atractiva para ponerle fin a las presentaciones indecentes.

Con fragmentos como “soy muy buena convenciendo a la gente de que estoy embarazada” y “mis padres piensan que estoy en la escuela de leyes y pagan todas mis cuentas” junto a la fotografía de una modelo, logró recibir una buena cantidad de mensajes groseros.

La artista Anna Gensler hasta dibujó interpretaciones artísticas en desnudo de las imágenes explícitas de mal gusto que recibió en Tinder, y luego las envió de vuelta al remitente.

Lee dice que la aplicación no pretende ser la contraparte del “He-Man Woman Hater’s Club”, sino ser un lugar donde las mujeres puedan controlar sus imágenes, ya sea porque están en una posición de alto perfil o simplemente para protegerse de ser tratadas como un objeto. Lee compara la funcionalidad de la visibilidad con una interacción del mundo real en la que una mujer hace contacto visual y sonríe como una señal de interés frente a un posible pretendiente. Si el pretendiente termina siendo no apto, ella puede cambiar su visibilidad de la misma manera en que podría declinar una conversación en un entorno social

“La razón no necesariamente es que ellas necesitaran tener más poder sobre los hombres; necesitaban sentirse seguras y divertirse”, dijo Lee.

Funciona de la siguiente manera: cuando un usuario se registra en Siren, debe tomarse una fotografía dentro de la aplicación para asegurarse de que “realmente seas la persona de tu perfil”, dijo Lee.

Luego, al usuario se le hace la “pregunta abierta del día”. Las mujeres verán a todos los hombres que respondieron ese día; si a una de ellas le gusta la opinión de un hombre, puede elegir hacerse visible para él, o guardar su perfil a fin de ver sus próximas respuestas y obtener una mayor perspectiva sobre su personalidad.

“Estás tratando de que personas extrañas se conozcan un poco, y para hacerlo, debes dar algo de información tuya”, dijo Lee, añadiendo que espera que esto ofrezca una representación más completa y actualizada de un usuario, en lugar de la típica lista de tus gustos y aversiones.

Por otro lado, los hombres verán las respuestas de las mujeres sin ver su foto de perfil. Si se sienten interesados, pueden elegir la opción de notificar a Siren. La aplicación funciona como una tercera persona, informándole a la mujer que a un usuario le gustó su respuesta e invitándola a que lo considere. La mujer al final puede decidir hacerse visible.

Además, está la llamada “sirena” que hace honor al nombre de la aplicación: una mujer puede expresar lo que quiere en tiempo real… ya sea salir a beber un trago, dar una caminata por la ciudad o una actividad orientada a tímidos puntos suspensivos.

“Los criterios de Siren siempre hacen referencia a lo que considero, funciona en la vida real”, dijo Lee. “Darle a las mujeres la oportunidad de enviar indicadores sutiles de interés, hombres que muestren un poco de quiénes son, amigos que recomienden a buenos hombres y personas que se hagan sonreír”.

Siren es parte de una creciente tendencia de aplicaciones cuyo objetivo es tomar el control de la lascivia en línea y peor: Hinge permite que los usuarios se conecten solo con amigos en común y con terceros en Facebook; los usuarios de Willow deben responder preguntas antes de mostrar las imágenes; Wildlife permite que las mujeres inviten solo a los hombres que quisieran en el grupo de citas.

Con Siren, también hay un componente de respaldo: las mujeres pueden enviarle el perfil de un hombre a sus amigas para conocer su opinión; las “aleras” pueden registrarse sin tener un perfil público a fin de ayudar a sus amigas en su búsqueda.

“Estamos alentando a los buenos hombres de varias maneras”, dijo Lee.

En la fase beta de pruebas, dice, algunos usuarios enviaron comentarios respecto a que sería bueno tener esa funcionalidad en otros grupos de género y sexualidad, así que también están trabajando en una versión para la comunidad LGBTQ.

La aplicación lanzará su versión pública esta semana, e inicialmente se enfocará en el área de Seattle, donde se encuentra la sede del emprendimiento, antes de ampliarse a todo el país.