(CNN Español) - Poco a poco regresa la calma a las calles de Ferguson, la localidad de Missouri donde el joven Michael Brown murió baleado por un policía.

El gobernador de ese estado, Jay Nixon, ordenó la retirada de la Guardia Nacional de Ferguson.

Sin embargo, las dudas de muchos activistas con respecto a la imparcialidad de la investigación, persisten, en especial acerca de la posición del fiscal del caso.

Algunos piden que el fiscal del Robert McCulloch sea retirado del caso por sus antecedentes que indicarían que podría estar parcializado. Se sabe que su padre fue asesinado por un hombre negro.

Por otra parte, la madre de Brown habló públicamente tras encuentro cara a cara con el secretario de Justicia de EE.UU. Eric Holder.

Lesley McSpadden dijo a CNN que antes no tenía confianza en la investigación, pero tras la reunión con Holder, su percepción cambió.

“Solo oír las palabras directamente de su boca, cara a cara, me hizo sentir que un día la tendré. No estoy diciendo hoy, o mañana, pero un día, recobraré la confianza”.

Este miécoles, un gran jurado comenzó una audiencia de evidencias, según dijo el vocero del condado de St. Louis.

Podría llevar dos meses a los jurados poder pensar en cargos contra Willson, según dijo el fiscal Bob McCulloch.

En entrevista con Fernando del Rincón, la senadora estatal Maria Chapelle-Nadal dijo que los negros en Estados Unidos no tienen la representación adecuada en las instituciones. Eso, según la senadora, genera racismo.

"La muerte de Michael Brown es un llamado de alerta para todos".

Para Chapelle-Nadal, las críticas no deberían estar enfocadas en el fiscal McCulloch sino en el gobernador Nixon, el responsable del manejo de la situación.

Con información de Fernando del Rincón.