Por Erin Marie Saltman, especial para CNN

Nota del editor: Erin Marie Saltman es una investigadora senior en Quilliam, una organización de investigación creada para combatir el extremismo en la sociedad. Saltman es experta en la socialización política y en los procesos de radicalización, en el análisis de tanto los extremistas islámicos como las tendencias de derecho radical, y en abordar maneras de contrarrestar el terrorismo. Tiene una experiencia en particular con el extremismo en línea y el uso de los medios sociales por parte de organizaciones terroristas. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente las del autor.

(CNN) - El reciente video que muestra las últimas palabras y la decapitación del periodista estadounidense James Wright Foley por parte de alguien que parece ser un combatiente extranjero británico ha causado conmoción en Occidente.

El video ya ha sido bloqueado varias veces por distintas plataformas para compartir videos, y ha aparecido de nuevo el mismo número de veces; esto enfatiza una vez más que el nuevo frente para los profesionales del contra-terrorismo es el extremismo en línea.

Etiquetado como un "Mensaje para Estados Unidos", el video añade otra línea de material a la propaganda tecnológica, impulsada por los medios sociales, y a los mensajes enviados por ISIS. La escena se filmó en un dispositivo de alta calidad con una perfecta edición del discurso del presidente Obama que autoriza tomar acciones militares en contra de las posiciones de ISIS, algo que argumenta, condujo directamente a esto, la brutal respuesta de ISIS.

La respuesta a por qué ISIS -que se refiere a sí mismo como el "Estado islámico" ("IS")- hace y divulga videos como este es simple: representan una amenaza crucial para Occidente en dos niveles.

Por una parte, el video advierte directamente a Occidente de las repercusiones que habrá si su intervención continúa. Por otro lado, representa una amenaza más sutil que le recuerda a Europa y a Estados Unidos que sus propios ciudadanos están vulnerables a ser radicalizados, que los partidarios de ISIS están presentes en todo el mundo.

En el pasado, la mayor parte de la propaganda de ISIS se había enfocado en el desarrollo del estado del califato y en asegurar territorios dentro de Siria e Irak. La principal audiencia objetivo había sido las fuerzas militares y las milicias iraquíes. Por lo tanto, crear un elaborado video de la decapitación de un estadounidense representa un definido cambio en su mensaje, ya que ha dirigido la amenaza hacia Occidente.

El acto ha sido declarado como una venganza por los ataques aéreos de Estados Unidos contra combatientes de ISIS en Irak. Ciertamente, el hecho de que el militante aparentemente británico lleve a cabo la decapitación se dirige a Obama directamente, declarando que cualquier intento de "negarle a los musulmanes la libertad y la seguridad bajo el califato islámico tendrá como resultado el derramamiento de sangre de tu pueblo".

Evidentemente, aquí ISIS intenta reducir la intervención estadounidense a la rudimentaria retórica de "nosotros contra ellos", mostrando a Occidente, y específicamente a Estados Unidos, como una fuerza que continuamente está tratando de oprimir a los musulmanes alrededor del mundo.

Esto no es nada nuevo. En la revista de ISIS en inglés, "Dabiq", se hace referencia a los occidentales como "defensores", vinculando eventos de hoy en día con eventos históricos donde cristianos (predominantemente, pero no exclusivamente de Occidente) se han enfocado en musulmanes. Como tal, la decisión de EE.UU. de emprender acciones militares en Irak basada en preocupaciones humanitarias, sin la equivalente intervención militar de otros poderes políticos de Medio Oriente ha influido la retórica de ISIS en contra de Estados Unidos.

ISIS sabe que la acción militar de Estados Unidos probablemente no cambiará con base en un video. Sin embargo, al hacer esta amenaza y exigir que EE.UU. le ponga fin a la interferencia militar en la región, ISIS se justifica para tomar acciones militares en contra de rehenes estadounidenses y posiblemente justifica una acción en contra de EE.UU. directamente.

Utilizar a un combatiente extranjero aparentemente británico para llevar a cabo la decapitación en el video de la ejecución de Foley fue un acto deliberado perpetrado a fin de crear el máximo impacto y obtener tanta la atención de Occidente como fuera posible.

El uso de lo que parece ser una persona cuyo idioma materno es el inglés en el video obliga a los espectadores occidentales a reconocer a un individuo que ha rechazado incondicionalmente su pasado, y que está comprometido a la causa de ISIS, dispuesto a llevar a cabo los actos de violencia más abominables en nombre de su programa político.

Los gobiernos occidentales enfrentan una continua amenaza de que sus ciudadanos se radicalicen y se dirijan al extranjero para pelear en Siria e Irak. Aaron Zelin, un investigador en el Washington Center for Near East Policy calcula que casi 3.000 combatientes extranjeros han salido de países occidentales para pelear en Siria. Esta es una cifra sin precedentes, y ya ha superado con creces el número de personas que viajaron para pelear en Afganistán durante el conflicto previo de 10 años de duración.

El éxito de ISIS en promover su causa y atraer a combatientes del extranjero es una combinación de una avanzada estrategia en medios sociales, combinada con una falta de contra-narrativas. Si bien los partidarios de ISIS que reparten panfletos en las calles de Londres podrían recibir más atención de los medios, la presencia en línea de ISIS es su más poderosa herramienta de reclutamiento.

ISIS ha cambiado el juego en términos de utilizar Twitter, YouTube y sus propias aplicaciones en línea para atraer a posibles reclutas, promover sus victorias y antagonizar a quienes percibe, son sus enemigos.

Las cuentas de Twitter regularmente muestran una imagen idealizada de un yihad de 5 estrellas para atraer a posibles yihadistas jóvenes, y a menudo mencionan la disponibilidad de mujeres jóvenes que se están casando con combatientes de ISIS. Estas mismas cuentas también hacen alardes de "botines": armamento militar y vehículos que obtuvieron en batalla. La violencia hacia el enemigo también es un tema común, en gran parte porque amenaza a quienes están dispuestos a alzarse contra ISIS, algo que cultiva un temor intrínseco en futuro personal militar y paramilitar que intenta enfrentarse al grupo.

Ahora mismo, es triste lo mucho que nos hace falta en contenido, tanto en línea como en otros medios que le haga frente a los mensajes de ISIS.

Los mensajes en respuesta deben venir de teólogos moderados que expliquen por qué el Islam no aprueba el uso de violencia. Otras voces de la comunidad deben ser más fuertes en sus argumentos en contra de la validez de un estado califato. Finalmente, los gobiernos deben dar un mensaje claro respecto a por qué están realizando intervenciones militares en algunas áreas, como Irak, pero no quieren hacerlo en otras, como en Siria.

La minoría extremista es excepcionalmente franca y continúa abrumando el discurso sobre la validez de ISIS y sus acciones, particularmente en línea.

Solo al empoderar y activar la gran mayoría moderada podemos revertir el curso de los eventos en contra de ISIS.