Por Jake Wallis Simons

(CNN) — Te levantas de la cama y abres las cortinas.

La luz gris del amanecer se mezcla con el brillo de los árboles, que han sido inyectados con genes de medusas luminiscentes.

Difícilmente puedes creer que cosas tan primitivas como las farolas hayan existido alguna vez.

Si estás desde jun móvil mira las fotos aquí

Tu elegante reloj hecho a la medida, que fue cultivado en un laboratorio a partir de células biodegradables de cartílago de ternero, te avisa que es hora del desayuno.

El desayuno lo tomarás en una mesa ratonera de rigueur.

Esta mesa atrae a los ratones hacia un tubo en una de sus patas, los mata, y los mete en una célula de combustible microbiana, lo que genera más energía para la casa.

El dispositivo Paternoster en la cocina, que transforma tus residuos en plástico y lo utiliza para cultivar hongos, tiene una rica cosecha de setas.

Las fríes en un biodigestor de metano, el cual calienta las hornillas con metano producido por las bacterias que digieren la materia orgánica en la unidad de desechos.

A esto le añades algunas truchas, que pescas en el acuario ingeniosamente iluminado de la sala de estar y matas en la tabla para picar; también le añades unas espinacas de una colección de plantas que viven en los excrementos de pescado ricos en nitrato en el acuario.

Por último, para darle un toque artístico, lo adornas con algunos cebollinos.

Estos fueron cultivados usando nutrientes extraídos automáticamente de tu Filtering Squatting Toilet.

Si todo esto te suena a ciencia ficción de segunda categoría, piénsalo de nuevo.

El poder de la naturaleza

Según el bio arquitecto William Myers, autor del libro Biodesign, las preocupaciones por la sostenibilidad y la creciente presión sobre los recursos del mundo está dando lugar a una mayor colaboración entre el diseño y la biología.

"El biodiseño implica establecer relaciones con la vida no humana para mejorar el rendimiento ecológico de la fabricación y la construcción", dice.

"La evolución le ha dado forma a una biosfera con muchísimas máquinas milagrosas. El grado al que podemos integrarnos con ellos de manera exitosa para el beneficio mutuo solo está limitado por nuestras imaginaciones".

Como lo dijo Salvador Dalí una vez, el futuro de la arquitectura será "suave y peludo".

El biodiseño ya está teniendo un impacto en la forma en que vivimos.

Para promocionar la película Contagio de 2011, Curb Media, una "compañía de medios sostenible" con sede en Londres, creó una cartelera que deletreaba el título de la película utilizando bacterias vivas y manchas de hongos que crecían y se propagaban en el transcurso del tiempo. Los miembros del público quedaron "fascinados" e "indignados".

De hecho, cada uno de los ejemplos anteriores -desde el reloj de cartílago de ternero hasta el "Filtering Squatting Toilet"- son conceptos reales producidos por un conjunto de equipos de biodiseño alrededor del mundo.

La mesa ratonera, por ejemplo, es parte de una serie de "robots domésticos carnívoros para el entretenimiento" concebidos por un equipo de dos hombres en el Goldsmiths College de Londres.

Su colección también incluye dispositivos que atraen moscas y otros insectos, los digiere, y utiliza la energía producida para alimentar relojes y lámparas en el hogar.

Un equipo de Eindhoven en los Países Bajos, que está detrás de la hornilla que funciona con metano, tiene toda una serie de ideas de productos para el hogar que pueden filtrar, procesar y reciclar aguas residuales, basura y aguas servidas. Y los investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft ya han desarrollado el BioConcrete, el cual cuenta con organismos generadores de piedra caliza que permiten que el material se repare a sí mismo.

Evidentemente, las posibilidades son tentadoras.

Pero la disciplina ha atraído una buena cantidad de escepticismo; la revista Wired, por ejemplo, se ha referido a los biodiseñadores como "científicos locos".

Sin embargo, los practicantes en sí rechazan firmemente esta crítica.

"La fantasía no tiene nada que ver con esto", dice Alberto Estévez, uno de los más destacados arquitectos del Proyecto Genético de Barcelona (el equipo detrás de los árboles que brillan con intensidad).

¿Las bacterias salvan al mundo?

"Estamos trabajando hacia una verdadera realidad. La sociedad debe entender que la biotecnología es la mejor -y quizá la única- manera de lograr la sostenibilidad de todo el planeta.

"La gente tiene que apreciar los beneficios para ello. La naturaleza tiene un enorme potencial. Los seres humanos necesitan tomar ventaja de ella para resolver los grandes desafíos del mundo en la actualidad".

Myers está de acuerdo. "El biodiseño es demasiado costoso de implementar en este momento. Pero esto podría cambiar con el desarrollo de los impuestos e incentivos verdes, que siguen siendo relativamente nuevos", dice.

"Otro obstáculo importante es el factor 'desagradable'. Estamos firmemente condicionados a tenerle miedo a la biología. Las ideas como infundirle bacterias al concreto que permiten que el material se repare le da miedo a muchas personas".

"Pero los efectos tienen el potencial de ser tan transformadores que a largo plazo, la biología probablemente será la plataforma dominante de diseño del siglo XXI".

Así que el día laboral ha terminado.

Llegas a casa del trabajo y te preparas una comida, utilizando tu hogar microbiano.

Tu pudín es un poco de helado con miel, que tomas del dispositivo "colmena urbana" que tiene la agradable forma de un huevo y se encuentra montado en la pared.

Luego, antes de sentarte a descansar frente al televisor, sueltas a tus palomas que tienen el instinto de regresar a casa.

Durante años, han sido alimentadas solo con un yogur especial que contiene bacterias que han alterado su metabolismo sin causarles daño.

Ahora, excretan un tipo de jabón, que ayuda a limpiar las calles y los autos en lugar de contaminarlos.

(Éste también es un concepto genuino. Un diseñador belga llamado Tuur Van Balen está trabajando en ello, financiado por el Ministerio de Cultura flamenco).

El sol se pone. Los árboles y las plantas brillan. El final de un día perfectamente normal en su futuro biodiseñado.