(CNN Español) – “Chávez nuestro, que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros los y las delegadas”. Es cómo empieza la “Oración del Delegado”, la versión chavista del “padrenuestro”.
La oración fue presentada este lunes durante el III Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Esta no es la primera vez que el gobierno ha vinculado el "chavismo", en especial la figura del difunto presidente Hugo Chávez, con un carácter religioso.

En el barrio 23 de enero, al oeste de Caracas, existe la capilla "Santo Hugo Chávez", creada poco después del fallecimiento del mandatario el 5 de marzo 2013.

Según el sociólogo Carlos Raúl Hernández, esta es una manera de mantener vigente el pensamiento de Chávez y darle un refuerzo político y de popularidad a la gestión del presidente Nicolás Maduro, que según datos de la encuestadora Datanálisis, tiene una popularidad de 35%.

La Conferencia Episcopal Venezolana informó que se reunirá para realizar un pronunciamiento formal con respecto a la oración.

Monseñor Roberto Lückert León, arzobispo de Coro y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, declaró durante una entrevista radial con el periodista César Miguel Rondón que el "Chávez Nuestro" es “una ofensa, no sólo a los católicos, sino a todos los cristianos que hay en el país".

Monseñor Lückert agregó que "la vida de Chávez no fue precisamente la de un santo. Lo lamento por él pero no tiene méritos para ser intercesor de Dios".

La oración completa dice:

“Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros los y las delegadas,
Santificado sea tu nombre,
Venga nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá.
Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día,
No nos dejes caer en la tentación del capitalismo,
Más líbranos de la maldad, de la oligarquía (como el delito del contrabando),
Porque de nosotros y nosotras es la Patria, la paz y la vida,
Por los siglos de los siglos amén.
Viva Chávez”.