Por Matt Majendie, para CNN

(CNN) - No es la chica atractiva de las carreras de caballos británicas, sino la "chica bien vestida".

Hayley Turner es la jinete pionera del Reino Unido, pero su pequeño cuerpo ha pagado el precio, y no le molesta en lo absoluto.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"Podría quebrarme los huesos todos los días", dice la jinete de 31 años, que una vez recibió correspondencia dirigida a "Hayley Turner – hospitalizada en algún lugar de Cambridgeshire".

"Hago lo mismo que los chicos y me lesiono igual", añade.

"No es un mundo de hombres, para nada. Bueno, los hombres lo hacen más, pero también hay mujeres".

Hace un año, Turner yacía tendida sobre el césped del hipódromo de Doncaster.

Había cambiado su montura Seal of Approval a la parte interior para tratar de conseguir la victoria en la recta final, pero el caballo tropezó con los cascos de un rival y cayó a todo galope al suelo sobre ella.

Se quebró la pelvis y tres vértebras, tan solo 10 días de su regreso a las pistas luego de haber permanecido cinco semanas fuera por un tobillo fracturado, el cual hasta la fecha sigue sujeto con tornillos.

El accidente más grave que tuvo Turner fue en 2009, cuando también fue pisoteada por su caballo. El personal médico la encontró sobre el césped sangrando por ambas orejas y por su nariz.

"No recuerdo nada, lo cual es extraño porque creo que me encontraba consciente en ese momento", dice ella.

"Con toda esa sangre, era obvio que tenía una contusión bastante grave en el cerebro. No fue estresante para mí, sino para mi familia ya que era un caso de 'cuán serio es' para ellos. ¿Tendría daño cerebral de por vida?".

Turner se recuperó por completo, pero las autoridades le prohibieron competir durante todo un año, una decisión que apeló posteriormente con el apoyo de su familia, y ganó 60 carreras durante esa corta temporada.

"Mi familia odia las lesiones porque siempre se trata de 'vamos al hospital para ver cuán graves son'", admite, "pero cuando no estoy entrenando simplemente soy molesta, llamándolos a todas horas y preguntándoles que están haciendo.

"Así que, creo que ellos son felices cuando vuelvo a cabalgar".

En 2008, Turner fue la primera mujer jinete en ganar 100 carreras en un año, en una temporada de casi 1.000 carreras en el Reino Unido.

Fue la primera en lograr 500 victorias en su carrera, la primera ganadora rotunda del Grupo 1 y, en realidad, la primera de Gran Bretaña en haber desarrollado una carrera profesional en equitación a tiempo completo.

Turner tiene más de 50.000 seguidores en Twitter, lo que la hace más popular en esta red que las jinetes canadienses de alto nivel Emma-Jayne Wilson y Chantal Sutherland, que la aventajan en victorias en los hipódromos, pero no en seguidores.

El tiempo que ha estado en la cima coincide con la cantidad de mujeres que se han sumado tanto a las carreras de caballos –su especialidad–, como a las competencias de salto hípico, pero ella se niega a pensar en la influencia que ha tenido en ellas.

"Me siento feliz por lo que he hecho, estoy orgullosa, pero no creo que apreciaré otra cosa más hasta que deje de correr", dice Turner, cuya primera carrera fue en el año 2000, casi tres décadas después de que el Jockey Club permitiera, por primera vez, que las mujeres compitieran.

"Puedo recordar el pasado y pensar: 'En realidad, lo hice bastante bien'. Pero como dije, trabajo con los chicos y de la misma forma que ellos lo hacen. No me siento diferente y no recibo ningún trato diferente por parte de los otros jinetes o entrenadores".

Una diferencia es que en las carreras los vestidores están divididos por sexo, lo que a veces quiere decir que Turner tiene un vestidor solo para ella.

"Me gusta eso porque puedo recostarme un poco, así que eso es un beneficio", admite. A pesar de su actitud realmente poco femenina, ella irónicamente admite que en el sitio web de la revista Tatler que una vez compitió en un caballo llamado "Wonderbra", cuya madre se llamaba "Supportive" (sostén).

Pero ha sido más que un honor cabalgar a campeones propiedad de la Reina Isabel de Inglaterra, la gran patrocinadora de las carreras de caballos y de la crianza de caballos de la nación.

A diferencia de sus compañeros, Turner no viene de una familia de corredores de caballos. Ella espera inspirar a quienes desean convertirse en jinetes a pensar: "Si Hayley lo hizo, ¿por qué no lo puedo hacer yo?".

Su madre solía ser instructora independiente de equitación y ahora opera una compañía que les busca nuevos hogares a los caballos retirados, pero el campo de carreras nunca fue un gran interés en el hogar de los Turner.

LEE: La vida de los caballos después de las pistas

"En realidad aún no lo es", dice Hayley. "A mis padres les gusta el Shergar Cup (un prestigioso evento que se lleva a cabo en Ascot donde ha competido en todos los equipos femeninos) y, si logro competir en una gran carrera, ellos la verán. Pero mi principal seguidora es mi nana".

"Ella busca mis carreras la noche anterior y sabe dónde correré. Si gano una carrera ella siempre le dice a mi mamá, así que luego de cada victoria recibo mensajes de texto de mi nana y de mi mamá".

Lo que le abrió camino en el deporte fue una sesión única de prueba en la escuela de equitación a donde asistía un amigo. Ella lo acompañó y eso fue todo... quedó enganchada.

"Dejé la escuela y no estaba interesada en nada", dijo Turner. "Me fue bastante bien en educación física y en textiles, pero esto sucedió. Fue allí cuando decidí ser lo mejor que pudiera ser, y creo que habría hecho lo mismo sin importar en qué tipo de trabajo me hubiera involucrado".

Su familia nunca le ha pedido que deje el deporte que ella ama: "Creo que saben que eso haría que sea aún más decidida".

Y preocuparse por los riesgos no es una opción; y si lo hiciera, Turner teme que podría perder el coraje de cabalgar de nuevo. Como prueba de su determinación, ella ha cabalgado a Seal of Approval desde el accidente del año pasado.

Aunque de hecho, con su retorcido sentido del humor, le gusta referirse a su lesión cerebral diciendo "cuando hago cosas estúpidas, lo cual es a menudo", pero en realidad no quedaron cicatrices del accidente de 2009.

En plena forma luego de haber sido dejada fuera de las carreras en la última parte del año, Turner está de nuevo compitiendo en la British Champions Series (BCS), la cual inició en mayo y culmina en Ascot el 18 de octubre en el día de mayor opulencia de las carreras de caballos en el calendario del Reino Unido, con 3.75 millones de libras (6 millones de dólares) en premios monetarios que se ofrecen a través de los cinco eventos.

Ella ganó dos carreras BCS en 2011, ocupando el séptimo lugar en el año inaugural, pero quiere avanzar esta temporada. Ella ha logrado un total de 25 victorias de 377 carreras, comparado con 60 de 449 en 2013.

"Simplemente me siento feliz de cabalgar. No ha sido mi mejor temporada, pero no me preocupa mucho eso; he regresado luego de pasar momentos difíciles", dice Turner.

"Te pueden olvidar rápidamente como jinete, pero estoy volviendo a tener la oportunidad. Estoy logrando muchas carreras y me siento feliz con eso".