(CNN) - El artista holandés de instalaciones, Florentijn Hofman debe sentir que tiene una maldición en este momento.

El hombre cuyo pato gigante de goma fue apuñalado 42 veces en Bélgica, el cual al parecer fue atacado por un águila en la ciudad de Keelung, Taiwán, y que se hundió en Hong Kong, tiene que lidiar con un nuevo siniestro: el conejo asado a la parrilla.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El enorme "Moon Rabbit" (conejo de la luna) de Hofman, que estuvo en exhibición en el Taoyuan Land Arts Festival desde el 4 de septiembre, fue dañado en un incendio el lunes, un día después que terminara el festival de 11 días.

"Los trabajadores han desarmado y apartado la cabeza y orejas del conejo antes de quitarle las extremidades al mismo", según el Departamento de Asuntos Culturales, del gobierno del condado de Taoyuan.

Se quemó aproximadamente el cinco por ciento del resto del conejo; es decir, el torso y las patas quedaron carbonizadas.

Se desconoce la causa del incendio  

Aún se está investigando la causa del incendio, pero se cree que fue "provocado por las chispas de las motosierras" usadas por los trabajadores que desarmaban al conejo, según Focus Taiwan.

El enorme y encantador "Moon Rabbit" de Hofman que estaba hecho de tyvek, un material de construcción impermeable que se asemeja al papel, permaneció durante el festival recostado sobre un búnker con techo cubierto de pasto y con la mirada dirigida hacia la luna.

El artista que creó el "Moon Rabbit" se inspiró en el folklore chino que se asocia con el Festival del Medio Otoño, que se llevó a cabo la semana pasada. Según la leyenda, el conejo vive en la luna y es el compañero de la diosa de la luna Chang'er.

"Lo bueno es que el Moon Rabbit estaba especialmente diseñado para la exhibición de corta duración del Taoyuan Land Arts Festival y el festival terminó ayer", dijo Hsin-yi Hu, director de exhibiciones del Blue Dragon Art Company, el grupo con sede en Taiwán a cargo de llevar el conejo al festival.

"Dado que se acerca un tifón, los trabajadores estaban tratando de desarmar la instalación lo más pronto posible", dijo Hu. "El fuego inició en el césped, antes de propagarse hacia el conejo".

Hofman, después de ser notificado, dijo que se sentía tranquilo de que nadie hubiera resultado herido por el accidente y "culpó" a la hospitalidad de los taiwaneses para con su trabajo, según la declaración.