Por Jackie Taurianen, HLN

(HLN) - Aunque ser dueño de una mascota exótica puede parecer una idea genial, la realidad es que la mayoría de los animales que son considerados exóticos tienen esa etiqueta por una razón: no son aptos para ser guardados en pequeñas jaulas o relacionarse con los seres humanos frente a frente.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El tigre de Siegfried & Roy

Muy probablemente el caso más conocido en relación a un ataque animal tuvo lugar en el 2003, en medio de un espectáculo en el que se agotaron las entradas de "Siegfried & Roy" en Las Vegas, Nevada. Durante el espectáculo, Mantecore, un tigre blanco, atacó a Roy Horn, lanzándose a su cuello y arrastrándolo del escenario, según un miembro del público que habló con CNN. Horn sobrevivió al ataque pero quedó parcialmente paralizado. Mantecore vivió el resto de su vida en el "Siegfried & Roy's Secret Garden and Dolphin Habitat" hasta que murió en el 2014

Tilikum, la orca de SeaWorld

Aunque Tilikum técnicamente no era una mascota, el ataque a la entrenadora Dawn Brancheau en SeaWorld Orlando, Florida, generó un movimiento para ponerle fin a los espectáculos similares con animales. En 2010, la orca atacó a Brancheau en frente de una multitud de espectadores, agarrándola por la cola de caballo y arrastrándola bajo el agua. Brancheau no sobrevivió al ataque. Según dodo.com, Tilikum aún está viva y permanece en un tanque en Orlando.

El ataque de Travis, el chimpancé 

En 2009, un chimpancé llamado Travis atacó a Charla Nash, causándole importantes heridas en su cara, cuello y manos. Nash estaba en Connecticut, ayudando a su amiga, y dueña de Travis, para tratar de regresarlo a su casa luego de que había escapado usando una llave. La policía que respondió al ataque le disparó y mató a Travis. Nash, quien sobrevivió al ataque, recibió un trasplante de cara en el 2011. Actualmente, ella presiona para lograr proyectos que puedan detener el transporte de primates.

La muerte Steve Irwin

El experto en fauna y flora silvestre, y estrella de televisión, Steve Irwin, mejor conocido como "El cazador de cocodrilos", murió en el 2006 por una mantarraya venenosa en las aguas de Australia que le incrustó una púa. A Irwin se le conocía por trabajar con animales exóticos. Su familia continúa con esa tradición hasta el día de hoy.

Teddy, el oso de Pensilvania

En 2009, Teddy, un oso negro que tenían como mascota (no es el que aparece en la fotografía), atacó y mató a su dueño, quien estaba limpiando su jaula en el municipio de Ross, Pensilvania. Un vecino que presenció el ataque disparó y mató al oso.

La pitón que estranguló a una bebé

Una pareja de Florida fue sentenciada a 12 años de prisión después de que su mascota pitón escapara de su tanque y estrangulara a su hija de 2 años en medio de la noche. De acuerdo a WTSP, filial de CNN, el hombre no tenía el permiso requerido para tener a la pitón.