(CNN Español) - Tras decir que en Venezuela hay "una guerra bacteriológica", el presidente Nicolás Maduro anunció que ha pedido ayuda a expertos internacionales para investigar un presunto plan de la oposición de sembrar algún tipo de virus en un hospital de la localidad de Maracay en el estado central de Aragua.

“Es una guerra psicológica, que hemos derrotado, inventando enfermedades en Venezuela. Estamos investigando y ya llegaron médicos, amigos de otras partes del mundo, incluyendo nuestra hermana Cuba que nos mandó los expertos en guerra bacteriológica para determinar que intentaron hacer en Aragua esta derecha fascista”.

Según Maduro, esta idea forma parte de una "guerra internacional" contra Venezuela por parte de personas que pretenden "poner de rodillas" al país.

El mandatario dijo que se mostraban falsas pruebas de una supuesta epidemia de fiebre hemorrágica en el país y aseguró que tal enfermedad ha sido descartada por varios epidemiólogos nacionales, pero que la llamada ultraderecha incluso pensaba introducir un virus en el Hospital Central de Maracay.

Maduro amenazó con acciones legales contra personas y empresas que, a su juicio, causan zozobra con informaciones malintencionadas.

“Todo esto que hicieron viola las leyes de nuestra patria, yo he hablado con la Fiscal para que los órganos de justicia actúen con celeridad y con la mayor firmeza y severidad que la ley permita. Hay que castigar a este gente, solo la justicia va a permitir que estos hechos no se repitan”, dijo el mandatario.

La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, dijo que difundir afirmaciones irresponsables sobre una supuesta epidemia mortal podría constituir un hecho delictivo.

El Colegio Médico del Estado Aragua y la Federación Médica Venezolana han centrado su atención desde hace varias semanas en una serie de muertes que habrían ocurrido especialmente en el hospital central de Maracay.