CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Vive el golf

Ryder Cup: Las lecciones de Tom Watson para la generación Twitter

Por Marysabel E. Huston-Crespo

Por Chris Murphy, CNN

(CNN) – Tom Watson ha aprendido mucho en los 21 años desde la última vez que fue capitán del equipo de golf de Estados Unidos para la Ryder Cup.

Pero hay un reciente invento que el ocho veces campeón no puede quitarse de la cabeza.

Watson, de hecho, tiene su propia cuenta de Twitter con más de 59.000 seguidores, pero es un novato en los medios sociales comparado con los fans de las estrellas actuales de la Ryder, Bubba Watson e Ian Poulter –quienes han publicado un poco más de 100 veces durante 21 meses–.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería

“He aprendido que es muy difícil tuitear”, dijo el jugador de 65 años en el programa ‘Living Golf’, la versión anglosajona de ‘Vive el Golf’, antes de la batalla bianual entre Europa y Estados Unidos que se llevará a cabo en Gleneagles, Escocia, esta semana.

“No puedo conseguir que mis dedos lo hagan lo suficientemente rápido o poner el hashtag correcto; es difícil hacer este tipo de cosas”.

También será una tarea difícil arrebatar la Ryder Cup de las garras europeas, el tema de su primer tuit oficial en el mes de enero de 2013.

La competencia de equipos más duradera del golf fue alguna vez dominada por el equipo estadounidense, pero hoy en día sus primos europeos son los que la gobiernan de manera suprema.

Estados Unidos tan solo ha ganado una Ryder Cup desde 1999, y en la última edición, en 2012, el equipo estadounidense sufrió una humillación que fue conocida como el “Milagro de Medinah”, cuando Europa de alguna manera le dio la vuelta a una diferencia de 10-6 durante un emocionante final.

¿Entonces, qué mejor capitán al timón que Watson, que ganó tres y empató una de sus cuatro apariciones como jugador, y que fue el último hombre que consiguió un triunfo para Estados Unidos en suelo europeo en 1993?

Con un equipo con una nueva imagen y que cuenta con tres principiantes, el cinco veces ganador del Abierto Británico es el hombre ideal para adiestrar a sus novatos en manejar niveles de presión sin precedentes.

“Siendo capitán, soy un director de escena”, dice Watson de su rol.

“Trato de proveer todo lo que necesitan los jugadores, desde la parte física, pero también en el área mental. La parte mental es importante para mantener a los jugadores positivos”.

“Hacerles entender que comprendo lo que están pasando. Ser alguien al que pueden acudir si necesitan hablar de algo estando bajo tanta presión como la Ryder Cup”.

“En todo el golf, pienso que es la mayor presión a la que pueden estar sometidos. Existen situaciones en las que puedes sobrepasar el nivel de presión que eres capaz de manejar, y considerando que yo mismo he estado en esa situación anteriormente, puedo ser alguien a quien los jugadores pueden acudir para hablar sobre eso”.

La tarea que enfrenta Watson es clara, simplemente échale un vistazo a las clasificaciones del golf.

Tres de los mejores cinco jugadores en el mundo están dentro de la clasificación europea, el único norteamericano es el veterano Jim Furyk con la cuarta posición, y Europa tiene a su favor cuatro victorias sucesivas de la Ryder Cup, todas obtenidas en casa.

Sin duda, Watson les estará recordando a sus jugadores acerca de la última vez que él estuvo como capitán, cuando llevó a Estados Unidos a una victoria de 15-13 sobre Europa en el Belfry en Birmingham, hace más de dos décadas.

“Nosotros vamos a la Ryder Cup y, en papel, los europeos sin duda alguna parecen (ser) mejores”, dice Watson.

“Los McIlroys, los Kaymers, los Stenson, los Roses, son jugadores que realmente han jugado bien a lo largo de todo el verano”.

“En este momento, en papel, somos los perdedores, pero las cosas pueden cambiar. Todos pasamos por buenos momentos y todos pasamos por malos momentos”.

“Lo que debemos tener es un espíritu estadounidense fundamental que nos impulse a hacer el trabajo, sin importar lo que se necesite. Esa es la actitud que tengo y la actitud que proyectaré a los jugadores”.

La carga europea será encabezada por el jugador que actualmente es el más popular en el planeta: Rory Mcllroy.

El norirlandés capturó la mitad de los ‘majors’ del 2014 –sumándole un segundo Campeonato PGA en Estados Unidos a un primer título del Abierto Británico– para elevar la cuenta de su productiva carrera hasta cuatro.

El joven de 24 años está plenamente consciente de que como la estrella líder en Europa, será el blanco de aquellos que son parte del equipo estadounidense, considerando que la lógica es que si vences al mejor talento de un equipo, el resto se derrumbará.

Después de su victoria en el Campeonato de la PGA de los Estados Unidos en Valhalla –escenario de la última victoria de la Ryder Cup de los Estados Unidos en 2008– McIlroy dijo que estaba listo para ser el “talismán” e impulsar a su equipo.

Watson es un gran admirador del indiscutible número uno del mundo. “Una de las cosas que me encanta de Rory es como juega el partido”, dijo Watson.

“Él juega de manera muy parecida a como yo lo hago. Juega rápido y enfocado”.

No le ves quejarse tras un mal tiro, no ves que enloquezca con un buen tiro”.

“Él mantiene un juego equilibrado y me gusta eso de él. Me gusta su manera y la forma en que trata a las personas, la forma en la que él respeta el juego y a las personas a su alrededor”.

“Él es grandioso para el juego del golf y es un tremendo contrincante. Puedo decir que no deseo que le vaya muy bien en una Ryder Cup, pero le deseo que le vaya bien en otros eventos”.

Una de las más grandes preguntas que enfrenta el equipo de los Estados Unidos es si van a sufrir algún tipo de resaca debido al escarmiento que recibieron en el año 2012 en Medinah.

Bajo el liderazgo de Davis Love III, el equipo estadounidense ha asumido una guía aparentemente incuestionable antes de los encuentros individuales del domingo, irrumpiendo en una ventaja de cuatro puntos.

Podría haber sido mucho mejor, pero para el británico Poulter, quien compiló una asombrosa racha de cinco birdies en sus últimos cinco hoyos para rescatar un punto para Europa en el final del partido de fourballs.

La decisión del capitán José María Olazábal en su alineación de individuales para el domingo, pagó de inmediato los dividendos cuando Europa ganó los primeros cinco partidos, incluyendo la victoria, tardía pero crucial, de Justin Rose sobre el inquebrantable estadounidense Phil Mickelson.

“(En 2012) vi con regocijo los primeros dos días y después con un gran hueco en mi estómago, luego de que perdimos ese domingo”, recuerda Watson.

“Eso duró varios días en esa semana, fue físico. Fue una derrota muy decepcionante”.

“Pero tengo que darle crédito al equipo europeo, estaban colectivamente 25 bajo par el domingo; nosotros estábamos ocho bajo par”.

“Pero todavía se redujo, incluso a cinco puntos de ventaja, a un golpe del putter para Justin Rose en el 17, el cual básicamente le dio vuelta al partido”.

Con la ausencia de Tiger Woods por una lesión, Mickelson será uno de los ejes del equipo de Watson en 2014.

Desde 1995, el jugador de 44 años ha intervenido en las últimas ocho Ryder Cups, y trae consigo una inestimable riqueza de experiencia.

Y mientras su destreza en el golf es el arma más importante del arsenal de Mickelson, su aguda inteligencia consigue que el equipo funcione.

“Una de las cosas que he hecho es hablar casi con todos los capitanes de (ediciones) anteriores de la Ryder Cup y todos ellos me han dicho que Phil es realmente bueno en el ‘team room’, haciendo que la gente se emocione y se mantenga activa”, dice Watson.

“Como capitán, quiero que en el ‘team room’ haya bromas yendo y viniendo, eso ayuda a calmar los nervios y Phil realmente puede ayudar de esa manera”.

“Una de las cosas fenomenales de Phil es que le encanta apostar, así que cuando está jugando golf siempre hay algo en juego”.

“Tu quieres a alguien que no solo juegue para su equipo sino que también hable con los otros jugadores. Phil tiene esa mentalidad de jugador, puede hacer lo que quiera en el campo de golf, y lo hace”.

Después de dos derrotas consecutivas, y cinco reveses en los últimos seis años, algunos se han preguntado si el equipo estadounidense tiene el deseo de luchar para que la Ryder Cup cruce el Atlántico.

Pero Watson no tiene tales preocupaciones. “No es cuestión de motivación, todos están motivados para ganar la copa y que regrese”, dice.

“Estamos cansados de que nos derroten, y de manera muy sencilla mirar hacia el 2012 cuando los europeos hicieron esa gran carrera y se remontaron como una oportunidad para enmendar lo anterior”.