Por Duncan Forgan, para CNN

(CNN) - Con su sofisticación mundana, dinero en efectivo y su gusto por sonreír todo el tiempo, los turistas pueden ser un grupo muy odiado.

Pero antes de que te rías de la mirada deslumbrada que tienen en sus ojos o te burles del caos estrepitoso de sus intentos por seguir a un líder del grupo turista, entiende esto: a ellos no les importa.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Se la están pasando mejor que nunca - y cada vez más gente se les está uniendo.

De acuerdo con las últimas cifras de la Organización Mundial del Turismo de la ONU, las llegadas de turistas internacionales aumentaron un 4,6% en la primera mitad de este año.

Alrededor de 517 millones de turistas internacionales llegaron a sus destinos entre enero y junio de 2014, 22 millones más que en el mismo período de 2013.

Y todos sabemos por qué.

Ser un turista es estupendo.

Tan estupendo que la OMC ha establecido un día anual de celebración para destacar el valor social, cultural, político y económico del turismo.

En honor al Día Mundial del Turismo, que se celebra 27 de septiembre, hemos recopilado 20 razones por las que es estupendo ser un forastero sosteniendo una cámara con una repentina necesidad de hacer cola para entrar a un museo de arte renacentista.

  1. Puedes comer como un señor feudal cada noche, y aun así perder peso por todo lo que caminas.
  2. Ya sea que te sientas aterrorizado en uno de los transportes locales o que te estés tostando bajo el sol junto a una bolsa de cerveza, eso es mucho mejor que lo que tus amigos están haciendo en casa.
  3. La culpa que sientes por no usar tu membresía del gimnasio es mucho menos grave que cuando regresas a casa.
  4. ¿Cervezas frías en la playa/en una hamaca/en la cama/en un bar a mitad de la tarde? No importa si lo hacemos.
  5. Llevar a casa un bronceado y un conocimiento del mundo es como empaparte de feromonas.
  6. Finalmente puedes terminar ese libro con el que te has quedado dormido todas las noches durante los últimos tres meses.
  7. El clima. Incluso la lluvia parece de alguna manera exótica en el extranjero.
  8. ¿La emoción que sientes al caminar por un nuevo lugar el miércoles por la mañana y saber que no estás en el trabajo? No se puede superar.
  9. Los hoteles son como mini-vacaciones en sí, siempre tienes a alguien a mano para limpiar el baño y te sirven las bebidas en la planta baja.
  10. Puedes ponerte la ropa que quieras. ¿Pantalones flojos estilo Thai con una camiseta que la imagen de una cerveza? ¡Adelante! Nadie lo notará.
  11. Aprenderás acerca del país que estás visitando a través de la experiencia, en lugar de hacerlo con National Geograpic. O CNN Travel.
  12. No tienes que esperar hasta las 5 en punto para que empiece tu happy hour. Puedes empezar a cualquier hora.
  13. Desde dedos de monos fritos en Indonesia hasta un perfecto filete a la parrilla en el Peter Luger de Nueva York, podrás probar las especialidades locales que antes solamente habías visto en la televisión.
  14. Esas gracias infantiles que a la gente le gusta hacer para tomarse fotografías - las puntas de los dedos en la cima de la Torre Eiffel, posar con los gladiadores falsos en el coliseo - sip, tú también podrás hacerlas.
  15. Lo más cerca que estarás de cocinar es apuntar con el dedo hacia el pescado que deseas que te preparen a la parrilla para la cena.
  16. Tendrás la oportunidad de mezclarte con una amplia gama de nacionalidades. Y luego dejarlas atrás cuando escapas al día siguiente.
  17. Nada es mejor que no hacer nada en un avión o en una playa mientras escuchas tu nueva lista de reproducción favorita retumbando en tus oídos. Excepto descubrir un mundo de músicos dispuestos a introducirte a una nueva gama de música desde México hasta Marruecos.
  18. Ser un gordito bronceado se ve mejor que ser un gordito pálido.
  19. Derrochar dinero se justifica con facilidad cuando estás de viaje. ¿Cuándo volverás a regresar allí? Puedes entonces aprovechar hasta el último momento.
  20. Puedes arrojar por la borda tu celular y tu computadora portátil sin pena alguna. Phileas Fogg estuvo desconectado por horas consecutivas cada día y tú también puedes hacerlo.

Publicado originalmente en noviembre de 2013, actualizado en septiembre de 2014.

¿Qué es lo que más te gusta de ser un turista? Deja un mensaje en la sección de comentarios de abajo.