Por Carolyn Sung, CNN

(CNN) — Lindsay Lohan está bajo los reflectores de nuevo, en esta ocasión en Londres. El miércoles, la actriz debutó en la obra 'Speed-the-Plow' de David Mamet y las críticas no fueron las mejores.

De acuerdo con el 'New York Daily News', la exestrella de Chicas pesadas realizó una interpretación "vacilante" y “olvidó los diálogos unas cuantas veces”. El periódico agregó que Lohan “parecía depender de un libro que tomó como apoyo y que tenía algunas líneas del guión garabateadas en él”.

El 'Daily Beast' tampoco fue amable, a la mitad del espectáculo, "la audiencia estaba riendo abiertamente" y Lohan batallaba para decir los diálogos, aseguró.

Antes de que las presentaciones iniciaran, Lohan dijo al TimeOut London que esperaba que su trabajo en Speed-the-Plow ayudara a restaurar su imagen.

“Creo que eso demuestra que puedo ser responsable, y creo que ayuda con la percepción de que sólo soy un psicópata que se pierde y esas cosas ", dijo la actriz.

"He hecho cosas, pero las personas crecen y cambian. Estoy dispuesta a trabajar duro para recuperar el respeto que una vez tenía y he perdido”.

Por lo pronto, Lohan agregó que tiene un plan a cinco años. “Me gustaría estar casada, tener hijos, y con un poco de suerte estar en los Oscar, dijo la actriz de 28 años, “pero hasta ahí es lo que tengo por ahora”.

Speed-the-Plow se estará presentando en el teatro Playhouse en Londres hasta el 29 de noviembre.