(CNN) - La coalición anti ISIS está creciendo, tanto en el número de países que se han sumado a ella como en la fuerza de sus ataques.

Poco más de dos semanas después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, prometió que "Estados Unidos encabezaría una coalición amplia para revertir esta amenaza terrorista" planteada por ISIS, más de 50 países se han inscrito, hasta el momento, para apoyar la lucha.

Entre los nuevos participantes se incluyen Bélgica, Dinamarca y Gran Bretaña, que van a enviar aviones de combate a Irak para ayudar al gobierno de ese país y los Estados Unidos en la campaña militar contra el ISIS.

Incluso el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia señaló viernes que su país está listo para realizar ataques en Iraq en la lucha contra los terroristas "sobre todo del Estado Islámico", que es lo que se llama ISIS.

La mayoría de los miembros de la coalición anti-ISIS han restringido su apoyo a los ataques en Iraq. Un puñado de naciones árabes, sin embargo, se han unido a Washington en la persecución de ISIS, desde el aire, en Siria.

¿Por qué hacerlo? El primer ministro británico David Cameron dijo que el mundo tiene la obligación de acorralar a una fuerza altamente organizada y financiada conocida por la crueldad prácticamente inigualable – vilipendiado por sus "decapitaciones, crucifixiones, la especulación de los ojos, el uso de la violación como arma, la masacre de los niños".

"Si no se controla, nos enfrentaremos a un califato terrorista en las costas del Mediterráneo al límite con un miembro de la OTAN, con una determinación declarada y probada para atacar a nuestro país y nuestro pueblo", dijo Cameron, en referencia al miembro de la OTAN Turquía.

Sin embargo, incluso a medida que más países se comprometen a participar en los ataques aéreos y ayudar a Irak, eso no quiere decir que este sea un juego de niños.