(CNN) - Trece menores Tennessee se fugaron del Centro de Desarrollo Juvenil Woodland Hills la noche del viernes, el mismo centro de detención juvenil de Nashville, del que se escaparon 32 chicos a principios de este mes. Lo que arroja un promedio de una fuga y media al día.

La mañana del sábado, 12 de los 13 últimos fugitivos habían sido recapturados y llevados a un tribunal de menores en Nashville para afrontar cargos adicionales, según una declaración del Departamento de Servicios para Niños de Tennessee. Un joven de 16 años de edad, "con cargos que incluyen robo y asalto" sigue en libertad.

Dos de los 32 adolescentes que escaparon el 1 de septiembre siguen desaparecidos.

Según su sitio web, Woodland Hills es para "los jóvenes varones delincuentes" entre las edades de 13 y 19 años que han cometido al menos tres delitos graves.

Entre los arrestados de la última fuga de la cárcel, "muchos, si no todos, de ellos han participado en los dos incidentes anteriores", dijo el comunicado TDCS.

En mayo, un grupo de adolescentes se escapó a través de una ventana y accionó un interruptor que abrió la puerta en un intento fallido de liberar al resto, de acuerdo con la filial de CNN WSMV​​-TV en Nashville.

"Desde la última fuga, el departamento ha estado actualizando la seguridad", dijo TDCS. "Los paneles de aluminio que los estudiantes rompieron a patadas se han sustituido por acero y se ha reforzado la valla perimetral con hormigón casi al completo".

Pero TDCS, que opera las instalaciones de Woodland Hills, dice que sus guardias lo único que tienen para controlar a sus chicos es una radio para pedir ayuda. Otro problema, al parecer, es que los delincuentes no pueden ser encerrados por completo. "Debido a un acuerdo extrajudicial desde hace años, los jóvenes no pueden ser encerrados en sus habitaciones", dijo en un comunicado el sábado.

Según la versión de los hechos proporcionada por TDCS, la fuga del viernes se produjo después de que dos reclusos redujeran a un guardia que estaba haciendo la ronda. "Él fue asaltado, y los estudiantes se hicieron con su radio y sus llaves. Los otros jóvenes en la residencia de estudiantes salieron de sus habitaciones con la llave".

Posteriormente, el grupo corrió a la puerta del perímetro, donde uno de ellos "fue capaz de escabullirse a través de una brecha entre la cerca y la puerta" y rompió la garita del guardia lanzando un roca a través de la ventana.

Una vez dentro, accionó el interruptor eléctrico que abrió la puerta, liberando a sus compañeros.

Woodland Hills dijo que dos de sus miembros del personal resultaron heridos en la fuga, uno fue tratado en el lugar, mientras que el otro fue llevado a un hospital de Nashville.