Por Ivana Kottasova, CNN

(CNN) - Reino Unido se une oficialmente a Estados Unidos y sus aliados en el bombardeo de ISIS; pero cualquier misión representa un precio enorme.

El Parlamento del Reino Unido ha aprobado los ataques aéreos en Iraq contra el grupo terrorista que el primer ministro David Cameron ha llamado uno de "asombrosa" brutalidad.

Cameron dijo que Gran Bretaña debería unirse a los aliados internacionales en la lucha contra ISIS, una acción que advirtió que "no solo tomará meses, sino años".

Aunque el costo total dependerá de la intensidad y de la duración de la operación, la experiencia pasada puede servirnos para orientarnos un poco, dijo Malcolm Chalmers, director de investigación del Instituto Real de Servicios Unidos.

LEE: La coalición contra ISIS ya reúne a 50 países

Chalmers señaló que la participación del Reino Unido en Libia durante siete meses del año 2011 costó aproximadamente 390 millones de dólares, incluyendo misiles y horas de vuelo.

La iniciativa de ley es adicional a los presupuestos de defensa estándar, que incluyen los gastos de personal e inversión en armas. El año pasado, el presupuesto de defensa del Reino Unido fue de 60 mil millones de dólares.

Chalmers dijo que esperaba que el costo de los ataques aéreos a ISIS fuera similar al de la operación de Libia, "suponiendo que solo utilicemos la fuerza aérea y que la campaña dure un par de años".

Cameron ha dicho que la misión contra ISIS podría durar "años". Sin embargo, está siendo dirigida por Estados Unidos, no como en la operación de Libia en la que los países europeos eran los que dirigían.

Misiles 'únicos'  

Cameron, en el debate del viernes que tenía como objetivo convencer al parlamento para aprobar los ataques aéreos, dijo que Gran Bretaña tiene "activos únicos" con los que ningún otro aliado de la coalición puede contribuir.

Cameron mencionó el misil de precisión "Brimstone" que minimizaba el riesgo de víctimas civiles, como algo con lo que solamente Gran Bretaña puede contribuir. Los misiles pueden dirigirse a los convoyes, así como a blancos fugaces de movimiento rápido que antes eran difíciles de atacar, según el analista senior de armas de IHS Jane's, Ben Goodlad.

El "Brimstone", que se desplaza a una velocidad supersónica, es un misil de 1,8 metros que pesa un poco menos de 50 kg. Los equipos de radar avanzados permiten que se auto-dirija hacia el blanco, por lo que los pilotos no tienen que maniobrar para lanzarlo. IHS Jane' calcula que cada misil tiene un costo aproximado de 240.000 dólares.

Los misiles "Brimstone" son compatibles con los aviones Tornado GR4 del Reino Unido. Los aviones fueron utilizados por las tropas británicas para misiones de ayuda humanitaria en el norte de Iraq hace poco más de un mes. Seis de ellos están listos para ser desplegados en la base de la Real Fuerza Aérea (RAF, por sus siglas en inglés) del Reino Unido en Chipre.

Volar los Tornados cuesta alrededor de 57.000 dólares por hora, según la información publicada en un debate parlamentario sobre Libia en 2011. Desde la base de Chipre, el avión podría llegar a Iraq en poco más de una hora.

Goodlad dijo que la RAF también tiene los misiles de crucero Storm Shadow de Tornado, que cuestan 1,3 millones de dólares cada uno, y los misiles de crucero Tomahawk lanzados desde submarinos. Estos pueden ser utilizados para tener como objetivos las áreas a las que no se pueden tener acceso por avión, debido, por ejemplo, a las defensas, y el costo de cada uno es de más o menos de 1,5 millones de dólares.

Las fuerzas estadounidenses estuvieron utilizando misiles Tomahawk para los ataques aéreos en Siria a principios de esta semana - lanzando 47 de ellos el lunes por la noche.

En total, Estados Unidos ha llevado a cabo 20 ataques en Siria y 198 en Iraq del 8 de agosto al 23 de septiembre.

Muchas de esas operaciones no estaban incluidas en la cifra de 7,5 millones de dólares de gasto promedio diario que tenía el Pentágono hasta finales del mes pasado.