(CNN) - Se cree que al menos 31 personas habrían muerto después de que equipos de rescate los hallaran sin señales de vida el domingo cerca de la cima de un volcán japonés que empezó erupción el día anterior.

Los cuerpos de cuatro hombres fueron llevados a la base de la montaña el lunes y se confirmó su muerte tras la revisión forense.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

La policía dijo que las personas estaban en "paro cardiaco", lo que significa que los descubrieron sin pulso ni respiración, pero no han sido declarados muertos por un médico.

Los socorristas empezaron a buscar el domingo a decenas de excursionistas y escaladores que quedaron atrapados en medio de la repentina erupción del monte Ontake.

El volcán en el centro de Japón arrojó una gran nube de cenizas en la mañana del sábado que cubrió la ladera y a los excursionistas. Los testigos dijeron escuchar un ruido atronador cuando empezó la erupción.

El número exacto de personas desparecidas no ha sido determinado, pues las autoridades desconocen cuántas personas escaparon de la montaña.

Familiares desesperados

Familiares de los desaparecidos se reunieron cerca del monte Ontake este domingo buscando desesperadamente información. Entre ellos estaba Kiyokazu Tokoro de la prefectura cercana de Aichi, cuyo hijo, Yuki, y su novia estaban de excursión en el volcán.

Señaló que sabía que estaban cerca de la cima al tiempo de la erupción porque la novia de su hijo había enviado una foto a un amigo minutos antes.

"Todo lo que puedo hacer es rogar por su ayuda para obtener información", dijo a CNN. "Por favor, ayúdenos"

Las autoridades estiman que había entre 200 y 250 excursionistas en la zona al momento de la erupción. Se reporta que muchos de ellos fueron pudieron haber manejado para hacer el largo descenso de la montaña.

Leer: Piloto regala postal de un volcán activo en Islandia

Pero algunas personas permanecieron atrapadas en varios refugios en el monte Ontake, y otros están desaparecidos, dijeron las autoridades.

Más de 350 rescatistas —una mezcla de policías, bomberos y personal militar—comenzaron a escalar por dos rutas separadas de la montaña este domingo, indicaron autoridades en la villa vecina de Otaki.

Se elevó nivel de alerta

Además de aquellos que sufrieron paros cardiacos, más de 25 personas fueron reportadas con heridas, 10 de ellas de gravedad, según el gobierno de la prefectura de Nagano, donde está situado el volcán. Los helicópteros transportaron a algunos heridos fuera del lado de la montaña.

Entre los alpinistas atrapados en los refugios, al menos 11 están heridos, dijeron oficiales en Otaki. Ellos aseguraron que observaron 40-50 centímetros de ceniza volcánica cubriendo la superficie en algunas áreas.

La agencia meteorológica de Japón ha informado que el nivel de alerta volcánica para Ontake es de 1 a 3. Eso significa que el público es alertado de no acercarse al volcán, cuya cumbre está a una altitud de 3,067 metros.

La agencia advirtió que otra gran erupción podría ocurrir en los próximos seis días mientras pequeñas erupciones continuaron este domingo.

La nube de humo y ceniza ha afectado el tráfico aéreo en Japón, causando retrasos en varios aeropuertos.

Destino popular

El monte Ontake, el segundo más alto en Japón, después del monte Fuji, es un destino popular para excursionistas, especialmente en otoño cuando los colores de la estación se muestran.

Cerca de 250 personas que viven cerca de la montaña han decidido mantenerse en sus hogares, dijo la policía.

La mayor erupción del monte Ontake, que está a 200 kilómetros al oeste de Tokio, ocurrió en 1979, según el programa de vulcanismo global del Instituto Smithsoniano.

La erupción duró meses, lanzando más de 200,000 toneladas de ceniza, después reportó la agencia de noticias Kyodo.

Actividad en menor escala se reportaron en 1984, 1991 y 2007.

Will Ripley reportó desde el monte Ontake, y Jethro Mullen reportó y escribió desde Hong Kong. Junko Ogura contribuyó con este reporte.