CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Padres dan bienvenida y se despiden del bebé con “lista de cosas por hacer antes de morir”

Por CNN en Español

Por Emanuella Grinberg

(CNN) — Incluso antes de que naciera, Shane Michael Haley ya había conocido a los Philadelphia Phillies, ya había estado en la parte más alta del Empire State Building y ya había compartido un emparedado de queso y carne con sus padres.

Esos momentos invaluables fueron parte de la “lista de cosas para hacer antes de morir” que Jenna y Dan Haley crearon después de que a Shane le diagnosticaran anencefalia en el útero, un defecto de nacimiento en el que un bebé nace sin partes del cerebro y del cráneo. La esperanza de vida para los bebés que nacen con anencefalia va de una cuantas horas a unos cuantos días, a lo sumo.

La pareja de Filadelfia logró terminar la lista antes de que el bebé Shane naciera a las 2:25 a. m. del jueves, según su página de Facebook: “Prayers for Shane”. Él murió unas cuantas horas después.

“Hoy a las 6:15 a. m., después de encontrarse con toda su familia y ser bautizado en la iglesia católica, el bebé Shane murió plácidamente en los brazos de su madre”, escribió la pareja en “Prayers for Shane”. “Estamos sumamente agradecidos por el tiempo en que fuimos bendecidos con la oportunidad de cargar y abrazar a nuestro hijo”.

La historia de la pareja conmovió a más de 700.000 personas que siguieron su página de Facebook para obtener actualizaciones sobre el estado de Jenna Daley y los viajes que hacía desde la costa de Jersey hasta el Times Square para cumplir con su “lista de cosas para hacer antes de morir”.

“El apoyo y las oraciones que hemos recibido de todos ustedes han sido increíbles y deseamos agradecerle a cada uno con todo nuestro corazón”, dijo la pareja. “Shane pasó toda su vida en los brazos de las personas que lo amaron incondicionalmente y no creo que alguien pueda pedir una vida más hermosa que esa”.

“¡Él ya está en casa con el Señor y siempre será nuestro pequeño milagro!”