Bagdad (CNN) - Los líderes de la provincia occidental iraquí de Anbar pidieron el sábado ayuda de las fuerzas estadounidenses de tierra para detener el implacable avance de los combatientes de ISIS. La situación en la provincia, justo al oeste de Bagdad, es "muy mala", segñun dijo a CNN por teléfono el sábado el presidente del Consejo Provincial de Anbar.

Sabah Al-Karhout dijo que ISIS ha enviado a unos 10.000 combatientes a Anbar desde Siria y Mosul, en el norte de Irak.

El subdirector del consejo, Falleh al-Issawi, dijo a CNN que había pedido al gobierno central que interviniera de forma inmediata para salvar la provincia del inminente colapso – y para solicitar el despliegue de fuerzas terrestres estadounidenses allí.

Eso sería un cambio significativo, ya que el gobierno iraquí hasta ahora había insistido en que no quería que hubiera fuerzas estadounidenses en el terreno.

ISIS ha estado haciendo avances en la provincia de Anbar durante las últimas semanas y parece dirigirse hacia las ciudades a lo largo del río Eufrates que concentran a la mayoría de la población. Funcionarios iraquíes dijeron que la situación se está volviendo cada vez más urgente.

ISIS mantiene el control del 80% de la provincia de Anbar y si sus combatientes se hacen con el resto de la provincia, su territorio se extenderá desde Raqqa en Siria a los perímetros de la capital iraquí, Bagdad, dijo al-Issawi.

Las fuerzas del ejército iraquí y miembros de tribus de Anbar que luchan junto a ellos contra ISIS han amenazado con dejar las armas si el ejército estadounidense no interviene para ayudarles, dijo, porque están empezando a ceder ante la embestida ISIS.

Los soldados del ejército no son capaces de defenderse contra los militantes ISIS debido a la falta de capacitación y de equipo, dijo. Y algunos miembros de la tribu de la provincia han resultado muertos o heridos en la lucha.

Las escuelas han cerrado, manteniendo a más de 300.000 estudiantes sin clase y alimentando las preocupaciones ya que pueden ser reclutados por ISIS, dijo.

El secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel advirtió el viernes que la provincia de Anbar estaba en pleno acoso de las fuerzas de ISIS.

Un funcionario de defensa estadounidense de alto rango también dijo a CNN que las fuerzas iraquíes están "contra la pared" en Anbar.

Objetivo final de los iraquíes es de recuperar algunas de las vastas áreas, tanto en Irak y Siria, que actualmente están bajo el control de ISIS.

De momento, las fuerzas iraquíes tratan de sobrevivir con posiciones defensivas y usando helicópteros Apache, incluso después de que dos fueron derribados en la zona esta semana.

Un equipo de la CNN en el perímetro defensivo de Bagdad en los últimos días pudo comprobar que el Ejército iraquí tiene defensas muy importantes allí.

En lugar de realizar asaltos frontales a las ciudades, los ataques de ISIS se dirigen a debilitar las defensas y huyen, pero los avances del grupo suní cerca del aeropuerto de Bagdad, desde el que helicópteros Apache operan, pueden causar preocupación a pesar de fuertes posiciones defensivas en la zona.

Por otra parte, al menos cuatro personas murieron y 15 resultaron heridas cuando un atacante suicida atacó un mercado popular en el norte de Bagdad barrio de al-Mashahda el sábado, la policía de Bagdad, dijo a CNN.

Amenaza de 'Massacre' a civiles en Kobani
A pesar de los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos, militantes ISIS también están endureciendo su control sobre la ciudad kurda de Siria de Kobani, cientos de kilómetros al norte.

El Enviado Especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, advirtió en una conferencia de prensa en Ginebra el viernes que si Kobani cae, los civiles atrapados en el interior "lo más probable es que sean masacrados" por ISIS.

De Mistura dijo que Kobani, también conocida como Ayn al-Arab, solía tener una población de 400.000 habitantes. Las últimas cifras indican que 10.000-13.000 están en la zona de la frontera entre Siria y Turquía, que se encuentra a las afueras de la ciudad y 500 a 700, en su mayoría personas de edad avanzada y civiles, están aún dentro del centro de la ciudad.