CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Jaylen Fryberg, el príncipe de la bienvenida que se convirtió en asesino del institulo

Por CNN en Español

(CNN) — Hace una semana, Jaylen Fryberg era parte del comité de bienvenida del instituto. Era parte del grupo de estudiantes que animaban a los recién llegados al centro. Una semana después de animar a los recién llegados, les provocaba el llanto.

ADEMÁS…
– Jaylen Fryberg disparó contra sus primos y amigos y los dejó heridos
– Dos muertos en un tiroteo en un instituto cerca de Seattle

Desconcierta el contraste entre la escena de la bienvenida en el campo de fútbol de Marysville-Pilchuck High School y la horrible imagen, dentro de la cafetería de la escuela del estado de Washington. Fryberg fue el centro de atención en ambas ocasiones: la primera como uno de los estudiantes más populares de su instituto, y luego como un estudiante que, según los testigos, disparó a sus compañeros, matando a uno de ellos, antes de suicidarse. Como dijo su compañera de clase Jordania Luton: “Nadie habría esperado nada parecido de él”.

Para algunos, la escuela secundaria puede ser un lugar difícil sino se logra ser ampliamente aceptado. Pero no era el caso de Fryberg, de acuerdo con sus compañeros.

La escena del 17 de octubre en el partido de fútbol de Marysville-Pilchuck Escuela Secundaria de Arlington High School lo demuestra.

Allí estaba Fryberg, con su corbata, su chaleco y sus zapatillas de deporte, con el pelo largo recogido. Un compañero de colegio señaló que Fryberg jugaba al fútbol y tenía previsto probar pronto con la lucha libre; entonces la gente en las gradas le aplaudieron, con silbidos y gritos entusiastas de admiración.

Fryberg fue nombrado por los estudiantes de primer año “Príncipe de la bienvenida” uniéndose a otros en la corte real del Instituto de Marysville-Pilchuck. Su amigo y compañero de estudios Nate Heckendorf explicó que este honor significa UE “mucha gente tenía esperanzas depositadas en él y era muy apreciado”.

Rachel Heichel, otra estudiante de primer año, explicó “que era una persona que le gustaba a todo el mundo y era muy querido”.

Fryberg era más que un estudiante querido o talentoso atleta.

Era un orgulloso indio nativo americano. Según sus cuentas de redes sociales, pertenecía a la tribu Tulalip, que lleva un casino en Marysville, una ciudad de 60.000 habitantes situada a 30 kilómetros al norte de Seattle.

Un miembro de su tribu compañero y entrenador CrossFit dijo a la afiliada a CNN, KIRO, que el adolescente no sólo era “muy agradable”, sino ambicioso – tanto que podría llegar a convertirse en un líder tribal.

Fryberg era un amante de la naturaleza, a quien le gustaba ir de caza y tenía armas. Hace apenas tres meses, publicó una foto de Instagram de sí mismo sosteniendo un rifle, junto con las palabras: “¡Probablemente el mejor regalo de cumpleaños que nunca me han hecho mis padres!!!” .

Sus compañeros y sus cuentas de redes sociales sugieren que no todo era feliz tan feliz como parecía en la vida de Fryberg, sobre todo justo antes de los disparos.

Luton dijo que, hace unas semanas, Fryberg se metió en una pelea con alguien que “le dijo algo racista”.

“Hubo alguna situación de bullying y un par de palabras negativas hacia él dijo que él obviamente no le gustaron”, y Fryberg fue suspendido justo después de la pelea. Una fuente policial federal también dijo que había estado suspendido.

Pero aún no se ha confirmado que el incidente del viernes esté relacionado con esta pelea. La policía no ha identificado formalmente al atacante.

Otras pistas potenciales podrían estar en cuenta de Twitter de Fryberg, que apunta a una ruptura con una novia en los últimos meses. También incluye un mensaje el martes que decía: “Me ha destrozado … de verdad … Sé que parece que lo estoy sudando y quitándomelo de encima … Pero no… Y nunca lo lograré”.

Su último Tweet, el jueves, era mucho más corto: “No va a durar …. No va a durar para siempre….”.

Ese mismo día, Luton dijo que habló con Fryberg en el entrenamiento de fútbol “y que estaba todo bien”.

Y Heckendorf conversó con él, incluso en la mañana del viernes, cuando le preguntó a Fryberg cómo estaba y se ofreció para escucharle si lo necesitaba.

“Y él dijo, ‘OK, muchas gracias'”, dijo Heckendorf. “Nos dimos un apretón de manos, y se fue. Parecía bastante contento con la vida”.

Todas estas impresiones, todas estas interacciones hacen más impactante aún lo que sucedió más tarde esa mañana en la cafetería de la escuela de Sendaria de Marysville-Pilchuck.

Heichel estaba allí cuando Fryberg aparentemente subió a un lugar unas pocas mesas de distancia y disparó su arma. Cuando escuchó más disparos, se dio la vuelta y “le vio allí de pie … con la pistola en la mano”.

“Cuando lo vi, yo estaba como, ‘Oh, Dios mío, ese es Jaylen,'”, dijo. “Yo nunca habría esperado algo así de él. Fue muy doloroso”, concluye.