Por Kay Bissett Guerrero, CNN

Atlanta (CNN Español) – Dicen que si fuesen parte de una mina, serían como el oro… Hablamos de los jóvenes latinos estadounidenses, uno de los grupos de electores más fuertes en EE.UU., según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO por su sigla en inglés).

Sin embargo, el Pew Hispanic Center reporta que también son uno de los grupos menos interesados en votar.

La importancia del voto joven se resume al evaluar proyecciones de la organización 'Voto Latino' y el Centro Pew, que estiman que unos 60.000 jóvenes hispanos cumplen 18 años cada mes y son elegibles para votar. Así mismo, proyectan que en las elecciones de medio término del 4 de noviembre, uno de cada tres votantes hispanos, será un joven entre los 18 y los 29 años.

Analistas consultados por CNN en Español coinciden en que la apatía electoral entre los jóvenes tiene que ver con algo que llaman “generación iPhone”, una teoría que sugiere que los adolescentes están más interesados en procesos que puedan hacerse a través de sus teléfonos, llegando a sugerir que si el voto en EE.UU. pudiese hacerse por medio de un teléfono inteligente, la concurrencia a las urnas entre los jóvenes sería más amplia. Sin embargo, los especialistas señalan que otros factores como edad y madurez, también afectan la decisión de votar.

Para Wilmer Valderrama y Rosario Dawson, actores y co-fundadores de la organización 'Voto Latino', la abstención del voto entre los hispanos sería parte de un fenómeno cultural.

“Lamentablemente los jóvenes hoy en día, no han podido entender el sacrificio de su familia. Es muy importante decirles lo que se tomó para llegar aquí, vender todo, venir a EE.UU. a aprender un nuevo idioma, trabajar varios trabajos a la semana, para que tengan la educación que sus papas no tuvieron”, dice Valderrama.

Valderrama y Dawson han viajado alrededor de Estados Unidos tratando de motivar a los latinos jóvenes a votar. Ellos agregan que no hacerlo podría causar un efecto devastador entre los llamados 'dreamers' o soñadores que esperan contar con el voto de otros latinos para fortalecer las políticas que los afectan.

Sin embargo, varios jóvenes consultados por CNN en Español opinan que no sé trata de fallarles a otros hispanos, sino de demostrar que hay un sentimiento de descontento y decepción ante tantas promesas incumplidas.

Mario, un joven de 27 años que estudia en la Universidad Georgia State en Atlanta y trabaja unas 30 horas a la semana en un restaurant latino, dice sentirse abrumado por las políticas implementadas por el presidente Barack Obama.

“Cuándo voté por Obama, pensé que sería un presidente diferente. Pensé que por ser un presidente negro entendería lo difícil que es para un inmigrante salir adelante en este país. Sobre todo, si tus padres no tienen papeles y tienes que trabajar y estudiar al mismo tiempo para poder superarte y ayudar en la casa económicamente. Pero al contrario, solo ha deportado a los nuestros”.

El presidente Obama ha prometido en varias ocasiones que trabajaría para conseguir una reforma inmigratoria amplia e integral que pueda ayudar a mejorar las condiciones de más de 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en EE.UU., según proyecciones del Pew Research Center.

Pero por el contrario, CNN reporta que durante su administración, el presidente Obama ha deportado a más de dos millones de inmigrantes indocumentados. Obama, que poco se ha referido a las deportaciones, ha dicho que alcanzar una reforma integral ha sido difícil porque no ha contado con el apoyo de la cámara de representantes, controlada por los republicanos.

La exsecretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos Janet Napolitano, impulsora del programa de Acción Diferida, DACA, que suspendió las deportaciones de jóvenes indocumentados, apoya que el presidente Barack Obama actúe por su cuenta en inmigración si el Congreso no lo hace, según una entrevista publicada por The Washington Post.

"Si el Congreso se niega a actuar y cumplir con sus obligaciones, entonces creo que es apropiado que el Ejecutivo intervenga y use su autoridad con base en la ley, para tomar medidas en el ámbito de la inmigración", dijo Napolitano, quien fue la responsable del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por su sigla en inglés) hasta septiembre de 2013.

Sin embargo, para el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, "cualquier acción unilateral –por parte del Presidente Obama– sólo tensará aún más la confianza entre la Casa Blanca y la gente".

“Yo le pido al Presidente Obama que recuerde que nosotros, los jóvenes, lo llevamos a la presidencia. Ahora, ni nos recuerda,” dice Mario.

Y parece tener razón, según datos del Colegio Electoral de EE.UU., Obama obtuvo el 66% del voto entre personas de 18 y 29 años de edad en 2008 comparado con un 31% que entregó su preferencia a John McCain.