Por Kieron Monks, para CNN

(CNN) - Es una cruel ironía que una región que ha sido tan bendecida con los tesoros de las primeras civilizaciones humanas también esté entre las más afectadas por conflictos. A medida que la violencia amenaza con acabar con algunos de los mejores monumentos de la historia, calculamos el costo de nuestras pérdidas irreemplazables.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Gran Mezquita de Samarra, Iraq

Una vez fue la mezquita más grande del mundo, construida en el siglo IX sobre el río Tigris al norte de Bagdad. Es famosa por la torre Malwiya, un minarete de 52 metros con rampas en espiral para que los adoradores suban. Entre los sitios más importantes de Irqk, incluso figura en los billetes. El sitio fue bombardeado en 2005 en un ataque insurgente contra una posición de la OTAN, en el que la punta del minarete y las paredes que lo rodean fueron destruidas.

Los Budas de Bamiyán, Afganistán

El legado más espectacular del budismo en el país devastado por la guerra, entre los budas pedestres más altos del mundo (el más grande de 53 metros, el otro de 35), había sobrevivido durante más de 1.500 años desde que fue tallado en piedra arenisca. El Talibán consideró que los monumentos eran idólatras y los destruyó con dinamita.

La antigua ciudad de Bosra, Siria  

Estuvo habitada continuamente durante 2.500 años y se convirtió en la capital del imperio árabe romano. La obra central es un espléndido teatro romano que data del siglo II, que sobrevivió intacto hasta el conflicto. Los arqueólogos han revelado que ahora el sitio ha sufrido serios daños por bombardeos con morteros.

La Gran Mezquita de Alepo, Siria

Se trata de un sitio declarado patrimonio mundial originalmente construido en el año 715 por la dinastía Umayyad; la mezquita es considerada una de las más antiguas del mundo. La estructura épica evolucionó a través de épocas consecutivas y obtuvo su famoso minarete a finales del siglo XI. Fue reducida a escombros en la guerra civil siria en 2013; asimismo, sufrió serios daños en los muros y los patios. Los historiadores lo han descrito como el peor daño que el patrimonio sirio ha recibido.

Norias de Hama, Siria  

Estas ruedas de agua de 20 metros de ancho fueron documentadas inicialmente en el siglo V, y representan un ingenioso sistema temprano de irrigación. Diecisiete de las norias (una máquina para levantar el agua en un acueducto) de madera sobrevivieron hasta nuestros días y se convirtieron en la principal atracción turística de Hama, famosas por los crujidos que hacen cuando giran. Expertos en patrimonio documentaron que varias ruedas fueron quemadas por combatientes en 2014.

Ciudadela de Alepo, Siria  

La fortaleza ha existido durante al menos cuatro milenios, desde los días de Alejandro Magno, pasando por el imperio romano, mongol, y otomano. El sitio apenas ha cambiado desde el siglo XVI, y es uno de los sitios más populares de Siria, entre los que han sido declarados Patrimonio Mundial. La ciudadela ha servido como base militar en luchas recientes y varios de sus edificios históricos han sido destruidos.

Zoco de Alepo, Siria  

Los mercados interiores en la Ciudad Vieja son un famoso centro de comercio para los mejores productos de la región; existen zocos adicionales para telas, alimentos o accesorios. Los túneles se convirtieron en el escenario de intensos combates y varios de los más antiguos ahora están tan dañados que ya no es posible reconocerlos. La UNESCO ha descrito esto como una tragedia.

Puente de Deir Ez-Zor, Siria  

Este puente colgante construido por los franceses era un popular paso peatonal y ofrecía vistas privilegiadas del río Éufrates. Se convirtió en un importante paso de suministros en una batalla por la ciudad y colapsó debido a los bombardeos. El puente Deir Ez-Zor de Siyasiyeh también fue destruido.

Nimrud, Iraq

La antigua ciudad asiria alrededor de la provincia de Nínive, Iraq, albergó un sinnúmero de tesoros del imperio, entre ellos estatuas, monumentos y joyas. Después de la invasión de 2003, han saqueado el sitio, y muchas de las piezas robadas ahora se encuentran en museos en el extranjero.

Crac des Chevaliers, Siria  

El castillo de los caballeros de las cruzadas en el siglo XI sobrevivió a siglos de batallas y desastres naturales. En 2006, fue declarado Patrimonio Mundial junto al castillo de Qal`at Salah El-Din. Los muros sufrieron fuertes daños a causa de los ataques aéreos y la artillería del régimen, y los rebeldes asumieron posiciones dentro del castillo.

Tumba de Jonás, Iraq

El presunto lugar de descanso de Jonás, un profeta bíblico, además de un diente que se cree, es de la ballena que se lo tragó. El sitio data del siglo VIII a.C. y era de gran importancia para las religiones cristiana y musulmana. En 2014, militantes de ISIS lo destruyeron por completo como parte de su campaña en contra de lo que percibían como apostasía.

Khaled Ibn Walid Mezquita, Siria  

Ésta es una de las mezquitas de estilo otomano más famosas de Siria, y también presenta influencia mameluca a través de sus contrastes claros y oscuros. El inmenso sitio se convirtió en un centro de la batalla por Homs, una parte importante del conflicto. El mausoleo sagrado ha sido destruido por completo y han quemado gran parte de su interior.

Palmira, Siria  

Según la UNESCO, se trata de un "oasis en el desierto sirio"; esta ciudad aramea ha existido desde el segundo milenio a.C. y su arquitectura era la más avanzada de esa época. Posteriormente, el sitio evolucionó a través del período grecorromano y el persa, lo que proporciona una visión histórica de ambas culturas. Se teme que Palmira ha sido devastada por los saqueos.

Museo del genocidio armenio, Siria  

Se trata de un sitio conmemorativo para los 1,5 millones de personas que murieron entre 1915 y 1923; el Deir Ez-zor se convirtió en un destino anual para los peregrinos alrededor del mundo. El sitio incluía una iglesia, un museo, y el fuego que ardía continuamente. El complejo fue destruido por ISIS en 2014.

Cirene, Libia  

Ésta es una ciudad clave para los griegos y los romanos, establecida en el año 630 a.C. Se dio a conocer como la base de continuos mitos y leyendas, como la leyenda de la cazadora del mismo nombre y novia de Apolo. Las ruinas fueron las mejor conservadas de esa época. Sin embargo, a raíz de la revolución de Libia, grandes áreas han sido demolidas, entre ellas su singular complejo de necrópolis.

Museo de Arte Islámico, Egipto  

Este museo alberga una de las colecciones más impresionantes del mundo; cuenta con más de 100.000 piezas que abarcan la historia islámica por completo. El sitio de El Cairo fue construido inicialmente en 1881. Hace poco, el museo fue sometido a un proceso de restauración que duró ocho años y tuvo un costo multimillonario. Poco después de su reapertura, un coche bomba cuyo objetivo era un edificio de la policía en las inmediaciones causó daños catastróficos e hizo que el museo cerrara de nuevo.

Residencia Quaid e Azam, Pakistán  

Este edificio de madera de 121 años de antigüedad, humilde pero elegante, fue el hogar del primer gobernador general de la nación, Muhammed Ali Jinnah, durante la última etapa de su vida. En 2013, un grupo separatista atacó la residencia al disparar un mísil y ésta fue demolida casi por completo. Actualmente, se está construyendo una nueva estructura en el sitio.

Mezquita Al-Omari, Gaza  

Este monumento antiguo en el corazón del casco antiguo de Jabalya se remonta a la época de los mamelucos. Las paredes, la cúpula y el techo fueron destruidos por ataques aéreos israelíes durante los recientes combates en Gaza, junto a docenas de otros sitios históricos.

'Antiguo Beirut', Líbano  

Una guerra civil de 15 años de brutalidad increíble, batallas consecutivas con Israel, y el aplastante desarrollo urbano le han robado al "París del Oriente Medio" gran parte de su brillo visual. Una vez fue conocido por su paisaje de impresionante arquitectura otomana, francesa y de Art Deco, los funcionarios dicen que solo 400 de 1.200 edificios históricos protegidos permanecen.