(CNN Español) - Al igual que ocurrió en 2013, el gobierno de Venezuela ordenó rebajas en ropa, calzado, juguetes y electrodomésticos.

El objetivo, según el presidente Nicolás Maduro, es que todos tengan unas “Navidades Felices”.

“Se lanza a la calle la Superintendencia de Precios Justos junto a la Fuerza Armada para garantizarle a los trabajadores, a las trabajadoras y a todo el pueblo navidades felices”, dijo Maduro.

La meta del gobierno es evitar que los salarios y los bonos se diluyan en una inflación acumulada que en agosto sumaba el 39 %, según el Banco Central.

LEE: Gobierno de Venezuela reduce seis veces el precio de la muñeca Barbie

Los ciudadanos, con el fin de aprovechar los precios regulados, deben hacer largas colas. En algunas tiendas de ropa y calzado hay quienes pasan la noche y parte del día; lo mismo pasa en supermercados cuando llegan productos regulados y hasta en instalaciones militares, donde el gobierno organiza ventas especiales.

Pero hay cola en unas tiendas pero en otras no, pues en un país en el que el gobierno administra de forma exclusiva las divisas, el precio final depende del tipo de cambio que recibe el comerciante.

El gobierno siempre ha defendido que la asignación de divisas depende de las prioridades del mercado. Quienes no reciben el dólar a 6,30 bolívares pueden adquirirlo a 12 o a 50, o en el peor escenario en el mercado paralelo, donde se ubica a casi el doble del cambio oficial más alto.

El plan de "Navidades Felices" llega mientras la popularidad Maduro cayó en octubre al 32,2 %, según la encuestadora Datanálisis.