CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

Actriz de ‘Orange is the New Black’ pide a Obama cambiar el sistema de inmigración

Por CNN en Español

Por Eric Bradner

Vea el discurso de Barack Obama en vivo este jueves a las 8:00 p.m. hora del este por CNN en Español.

(CNN) — Una actriz de la serie de Netflix “Orange is the New Black” dice que sus padres y su hermano mayor fueron deportados cuando era adolescente… y ahora ella respalda los planes del presidente Barack Obama de cambiar el sistema de inmigración por medio de una decisión ejecutiva.

Diane Guerrero, quien interpreta a Maritza Ramos, un personaje que ella describe en la serie como “una latina luchadora que viene del barrio”, habló el lunes de su terrible experiencia durante una entrevista en el programa “New Day” de CNN.

“Es muy difícil para algunas personas documentarse, sacar sus papeles y legalizarse, y mis padres siempre lo intentaron. Este sistema no ofreció una alternativa para ellos”, dijo a CNN. “Lo que pido es crear o encontrar una solución para las familias”.

Guerrero, quien actualmente es voluntaria en Inmigrant Legal Resource Center, una organización sin fines de lucro que defiende los derechos de los inmigrantes, también escribió acerca de su experiencia al ir a la escuela secundaria y a la universidad sin sus padres, en una columna de opinión publicada el fin de semana en el diario Los Angeles Times.

“Mantener a las familias unidas es un valor esencial de Estados Unidos“, escribió. “El Congreso debe proporcionar una solución legislativa justa y permanente, pero mientras tanto, las familias están siendo destruidas cada día, y el presidente debería hacer lo que esté en su poder para brindar el mayor alivio posible. No debería haber más familias separadas por la deportación”.

Guerrero, una ciudadana estadounidense, recordó cómo fue regresar a una casa vacía cuando era una estudiante de secundaria de 14 años de edad.

“Las luces estaban encendidas y la cena estaba servida, pero mi familia no estaba allí”, escribió en la columna de opinión. “Los vecinos llegaron con la noticia de que a mis padres se los habían llevado agentes de inmigración, y así nada más, mi estable vida familiar se terminó”.

Ella dijo que sus padres la habían tratado de preparar para la posibilidad de ser deportados. Sin embargo, mientras estuvo en la escuela secundaria y la universidad, las llamadas telefónicas y los viajes a Colombia una vez cada verano para visitar a su familia no eran suficientes. Ella dijo que dependió de la buena voluntad de amigos y familiares para completar sus estudios en la escuela y la universidad.

Su hermano mayor, mientras tanto, fue deportado, cuando su hija aún era pequeña. “Todavía tenía a su madre, pero enfrentó muchos desafíos en un hogar donde solo vive uno de los padres”, escribió, agregando que su sobrina ahora se encuentra en prisión “viviendo la realidad que represento en pantalla”.

“Veo que los problemas son complicados. Pero cambiar el sistema no es solo una cuestión de interés para los inmigrantes, sino para todos los estadounidenses”, escribió Guerrero. “Los niños que crecen separados de sus familias con frecuencia terminan en hogares temporales, o peor, en el sistema de justicia juvenil, a pesar de tener padres que los aman y quisieran cuidar de ellos”.