CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

De la serie ‘Brutally Honest’: ¿Qué pasa si no te gustan los amigos de tus hijos?

Por CNN en Español

Por Kelly Wallace

(CNN) — Si aún no ha sucedido, probablemente sucederá en algún momento: el momento en el que no te guste uno de los amigos de tus hijos. ¿Qué debes hacer?

Recuerdo que en mi infancia a mi mamá no le gustaba que pasara tiempo con una de las chicas de nuestro vecindario. No me prohibía estar con ella, pero tampoco me animaba a que estuviéramos juntas.

Finalmente, por muchas razones me di cuenta de que esta amiga no era la mejor opción para mí y la relación fracasó. Años después, me pregunté: ¿Cómo lo sabía mi mamá?

La psicóloga clínica Kirsten Cullen Sharma, codirectora del servicio clínico de la primera infancia del Centro de Estudios de la Niñez del Centro Médico Langone, Universidad de Nueva York, dice que lo primero que se deben preguntar los padres es por qué no les agrada uno de los amigos de sus hijos.

“¿Será porque no les agrada la mamá de esa persona? ¿Será porque a ese chico le es muy fácil sacar muy buenas calificaciones y resulta ser un tanto narcisista? ¿O se trata de algo realmente serio y te preocupa que tu hijo pueda imitar un mal comportamiento?”, dijo Cullen Sharma, quien también es profesora auxiliar de psiquiatría clínica para niños y adolescentes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

“Así que creo que los padres necesitan comprender por qué tienen estos sentimientos y en dónde se originan”.

A veces no es tan fácil llegar a entenderlo.

Cuando el hijo de Rachel Matos, quien ahora tiene 15 años de edad, estaba en la escuela primaria, se hizo amigo de un chico que compartía sus aficiones por los videojuegos y los deportes. Sin embargo, el amigo era “mucho ‘mayor’ comparado con la edad de su hijo, usaba lenguaje obsceno y tenía fama de usar palabras hirientes con sus compañeros”, dijo Matos, la fotógrafa y escritora que está detrás del blog de estilo de vida The Art Muse.

Era difícil ser neutral, dijo. Ella no quería juzgar demasiado y exigirle que terminara con esa amistad, porque eso podría provocar que su hijo le mintiera sobre la relación con su amigo.

En lugar de eso, Matos invitó al amigo de su hijo a su casa, más que todo para conocerlo mejor y habló varias veces con sus padres. Esto le ayudó mucho y le permitió darse cuenta de que había más cosas sobre este amigo de las que ella inicialmente había notado.

“De hecho, resulta que este amigo se ha convertido en un adolescente muy bueno y aún siguen siendo amigos”, dijo Matos, quien también es escritora independiente en Pasadena, California, y ejecutiva de cuentas de Latina Bloggers Connect, donde conecta a los bloggers con las marcas.

“Es tan difícil juzgar estas cosas”, dijo, porque los niños cambian mucho con el tiempo.

Laura Beyer, quien tiene dos hijas mayores, usó un enfoque similar cada vez que no tenía interés en que alguna de sus hijas se relacionara con alguno de sus amigos. “Solía tratar de entender por qué yo sentía eso y luego me hacía amiga de ellos”, dijo Beyer de West Allis, Wisconsin.

“Cuando logras que estos chicos te respeten, es menos probable que te falten el respeto y es más probable que logres entender las razones por las que no te agradan”.

Cullen Sharma, la psicóloga, dijo que si un padre tiene un “presentimiento” cada vez que su hijo pasa tiempo con otro niño que no le agrada, probablemente deber hacer algo sobre la relación.

“Si se trata de algo que le causa mucha angustia a los padres y en su corazón tienen la certeza de que hay algo malo… entonces, creo que los padres tienen todo el derecho de establecer límites para evitar que sus hijos compartan con niños que son ‘malas influencias’ para ellos”.

Las señales de advertencia de una amistad perjudicial y peligrosa podrían incluir chismes y acoso, consumo de alcohol y drogas, malas calificaciones, faltar a la escuela y daño autoinfligido, agregó.

Prohibir una amistad podría ser contraproducente, pero hablarle a tu hijo durante un momento tranquilo, no en medio de una lucha de poder, puede ayudar al que el niño hable abiertamente sobre la amistad y lo que él o ella obtiene de esa relación, dicen los expertos.

Sue Scheff, defensora de la paternidad y autora del libro “Wit’s End: Advice and Resources for Saving Your Out-of-Control Teen“, motiva a los padres a hacerse preguntas como: “¿qué tienen en común con su amigo y qué es lo que les gusta hacer juntos?”

“Siempre les digo a los padres que es mejor tener conversaciones antes de tener confrontaciones”, dijo Scheff. “No perder la calma, mostrar un interés genuino en sus amigos, inclusive si no te interesan, le demostrará a tu hijo o hija que le tienes respeto”.

Y agregó: “Poco a poco, tienes que señalar el hecho de que los amigos no hacen sentir menos a otros amigos, especialmente si tu hijo está bajando sus calificaciones, se está metiendo en problemas, etc.”

Como padres, sabemos que puede haber mucho en juego cuando nuestro hijo se hace amigo de alguien que creemos que podría ser un peligro. Encuestas recientes cuantifican cuán perjudiciales podrían ser esas amistades.

Los adolescentes que tienen amigos que consumen drogas y beben alcohol tienen más probabilidades de hacer lo mismo, de acuerdo con una encuesta de 2011 que fue patrocinada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y de los Institutos Nacionales de Salud.

Una encuesta realizada por ParentFurther.com determinó que solo el 10% de los adolescentes dijo que no había sido influenciado por la presión de grupo y el 46% de los adolescentes dijo que molestaba a alguien porque sus amigos se burlaban de esa persona.

Scheff, quien trabaja con los padres de adolescentes que están involucrados en conductas de alto riesgo, dijo que está el otro lado del problema: a veces tu propio hijo es el problema y ​​eso no es tan fácil de aceptar.

“Si tu hijo está pasando tiempo con gente nada deseable, tu hijo podría ser parte de la situación que no quieres pero debes enfrentar”, dijo Scheff. “Es muy frustrante cuando los padres dicen: ‘No es mi hijo. Son sus amigos'”.

¿Qué harías si no te gusta uno de los amigos de tu hijo? Comparte tus ideas en la sección de comentarios.