Por Juan Carlos López, CNN Español

(CNN Español) - En la madrugada del domingo Uruguay recibió a seis detenidos que permanecían en la cárcel de la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, Cuba.

Se trata de cuatro sirios: Ahmed Adnan Ahjam, Ali Hussain Shaabaan, Omar Mahmoud Faraj y Jihad Diyab; un tunecino, Abdul Bin Mohammed Abis Ourgy; y un palestino, Mohammed Tahanmatan.

Con esta liberación aun permanecen 136 reclusos en ese centro de detención.

En febrero de 2009, al segundo día de asumir la presidencia y por decreto, el presidente Barack Obama ordenó la revisión de los procesos que enfrentaban los detenidos en Guantánamo para determinar su futuro, y basado en decreto, según el comunicado emitido por el Pentágono, además de un análisis de seguridad sobre los 6 liberados, se determinó que podían salir del lugar de cautiverio, algo de lo que fue notificado el Congreso con la garantía del Secretario de Defensa de que el traslado cumple los requisitos de ley.

La liberación de los seis detenidos en Guantánamo comenzó a tomar forma en septiembre de 2013: el 25 de ese mes el vicepresidente Biden se reunió, en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, con el presidente Mujica.

Hubo dos reuniones más: una en marzo de este año en Santiago durante la toma de posesión de Michelle Bachelet y dos días después en Washington en un almuerzo tras la reunión sostenido en la oficina Oval entre el presidente Obama, Biden y Mujica.

Según fuentes del Gobierno de EE.UU. que pidieron el anonimato, de esas conversaciones surgió una estrecha relación de Biden con el mandatario uruguayo, que además es respetado por el presidente Obama, a quien conoció en la Cumbre de las Américas en Cartagena, Colombia.

La relación entre Biden y Mujica, según las mismas fuentes, ha llegado al punto de que el presidente uruguayo es consultado por Biden sobre temas regionales, que maneja desde la vicepresidencia, así como sobre la relación bilateral; un nivel de confianza que según fuentes confiables solo disfrutan otros mandatarios como Juan Manuel Santos de Colombia.

La decisión de Uruguay de recibir a los seis detenidos en Guantánamo sería importante para la relación bilateral, un buen clima que en círculos políticos en Washington anticipan que continúe con el regreso de Tabaré Vásquez a la presidencia.

Al parecer hubo química entre Vásquez y el vicepresidente Biden, según se desprende del resumen de la llamada que sostuvieron el 2 de diciembre y que fue publicado por la Casa Blanca.