Por Ed Payne y Evan Perez

(CNN) — Los crueles interrogatorios de la CIA a los detenidos terroristas durante la era del presidente George W. Bush no funcionaron, eran más brutales que lo previamente revelado y no emitieron ninguna información o "bomba de tiempo” que impidiera un ataque, según un informe del Senado difundido este martes.

Se trata de la investigación de 50 millones de dólares del Comité de Inteligencia del Senado sobre las tácticas de interrogatorio de la CIA a los detenidos en la era del presidente George W. Bush posterior al 11 de septiembre de 2001, el día de los ataques terroristas.

El informe, en su mayoría, es una condena contundente de las tácticas -calificadas como tortura por parte de los críticos- del gobierno de Bush desplegadas en los días posteriores al 11 de septiembre.

Las técnicas, según el informe, fueron "profundamente defectuosas" y, a menudo como resultado de información "fabricada".

La demócrata de California y presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, dio a conocer el informe en el Senado. Ella dijo que revela la detención secreta en el extranjero de los capturados y "el uso de técnicas de interrogación coercitivas -en algunos casos equivalentes a torturas", según declaraciones.

Este martes fue revelado el informe que había sido retrasado sobre el uso de la tortura llamado "técnicas de interrogatorio reforzadas".

Esto no es una revelación completa, pero sí habrán de salir a la luz 480 páginas del resumen ejecutivo del informe. También habrá una contra evaluación republicana más corta, y la propia evaluación de la CIA. El informe completo asciende a más de 6,000 páginas.

La publicación se produce a seis años de la presidencia de Barack Obama, y en los últimos días de control del Partido Demócrata en el Senado.

Feos detalles nuevos

Los funcionarios con conocimiento del informe dicen que proporcionará nuevos detalles escabrosos sobre el programa de la CIA, incluyendo detalles sobre muertes de detenidos y un retrato de un desordenado programa mal gestionado.

El informe detallará 20 hallazgos, además de 20 estudios de caso que los demócratas del Senado dicen que ilustran las tergiversaciones de la CIA sobre el programa. La búsqueda de Osama bin Laden es uno de los estudios de caso.

Los países que cooperaron con la CIA, que albergaron oscuras prisiones y que ayudaron en la transferencia de los detenidos se identificarán sólo oblicuamente y no por su nombre.

Empleados de la CIA, que son referidos por seudónimos en el informe, no serán identificados; la CIA presionó para que fueran usados los seudónimos porque otra información en el reporte podría ser utilizada para determinar quiénes son.

El informe del Senado fue concebido inicialmente como una revisión bipartidista del programa de la CIA, aunque los senadores republicanos retiraron el apoyo de la investigación poco después de que comenzara.

Sus hallazgos probablemente terminarán siendo vistos a través del prisma de la pugna partidista sobre las tácticas de la era del presidente George W. Bush contra el terrorismo y si realmente produjeron información de inteligencia para mantener a la nación segura.

"Estas son buenas personas"

CNN preguntó el expresidente Bush sobre el informe en una entrevista reciente.

"Te voy a decir esto", dijo Bush después de aclarar que él no había leído el informe del Senado todavía, "tenemos la suerte de contar con hombres y mujeres que trabajan duro en la CIA sirviendo a nuestro nombre. Estos son patriotas. Y todo lo que dice el informe, si disminuye sus contribuciones a nuestro país, está lejos de la base. Conocía a los directores, a los directores adjuntos, conocía mucho de los operadores. Son buena gente. Realmente buena gente. Y tenemos la suerte como nación de tenerlos".

La conclusión central del informe del Senado, según personas informadas sobre la investigación, es que los empleados de la CIA superaron las directrices establecidas con memorandos del Departamento de Justicia que autorizaron su uso y que la CIA encubrió ante el Congreso y la Casa Blanca lo que estaba haciendo.

Más de un centenar de detenidos pasaron por el programa de detenciones de la CIA, y alrededor de un tercio fueron sometidos a "técnicas de interrogatorio mejoradas", que incluían la llamada técnica del submarino (waterboarding), la exposición a bajas temperaturas, bofetadas y privación de sueño. Tres personas fueron sometidas al submarino, que se considera la más dura de las técnicas.

La agencia ahora rechaza el programa como un error que no se repetirá.

Pero también están tratando de caminar en una línea muy fina, por relacionar las afirmaciones de que la inteligencia valiosa sobre al Qaeda en la búsqueda de bin Laden surgió de los duros interrogatorios de los detenidos.

Para algunos republicanos y partidarios de la CIA, todavía hay una disputa acerca de si las técnicas como el submarino constituyen tortura.

El Departamento de Justicia ha investigado dos veces la conducta de los empleados de la CIA implicados en el programa y decidió no presentar cargos.

En alerta

Anticipándose a una reacción violenta en todo Medio Oriente por la publicación del informe, miles de infantes de marina se han puesto en un estado superior de alerta. En caso de que una embajada o una base se vean amenazadas, las unidades pueden desplegarse en horas.

Los infantes de marina son parte de fuerzas situadas en áreas clave para responder a una crisis.

"He instruido a todos nuestros comandantes combatientes para que todas sus unidades estén en alerta porque queremos estar preparados, por si acaso", dijo el secretario de Defensa, Chuck Hagel. "Nosotros no hemos detectado nada específico en cualquier lugar, pero queremos estar preparados, y lo estamos".

Una cámara dividida

El presidente Obama, que fue un de los primeros críticos del programa de la CIA como senador, ha tratado de ser más imparcial como presidente. "Torturamos a algunas personas", dijo en agosto, y añadió que había una necesidad de recordar el contexto de la época, incluyendo el miedo a los ataques.

"En el periodo inmediatamente posterior al 9/11, hicimos algunas cosas que estaban mal, hicimos un montón de cosas que estaban bien, pero hicimos algunas cosas que eran contrarias a nuestros valores... Entiendo por qué sucedió. Es importante cuando miramos hacia atrás recordar cómo la gente estaba temerosa".

El informe también ha abierto una grieta entre la Casa Blanca y actual algunos demócratas en el Capitolio.

La senadora Dianne Feinstein, quien preside el Comité de Inteligencia del Senado y suele ser una defensora de la CIA, ha desatado duras críticas a la agencia después de lo que dijo era una serie de encubrimientos, incluyendo la destrucción de videos de interrogatorios.

"Los interrogatorios y las condiciones de reclusión en los centros de detención de la CIA eran muy diferentes y mucho más duros que la forma en que la CIA nos los había descrito a nosotros", dijo Feinstein en el Senado en marzo.

En una llamada telefónica el viernes, el secretario de Estado estadounidense John Kerry pidió a Feinstein considerar las implicaciones más amplias de la fecha de la publicación del informe, dijo la vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki.

"Mucho está pasando en el mundo, y quería asegurarse de que las implicaciones de política exterior estaban siendo factores en el tiempo", dijo Psaki. "Esto incluye nuestros esfuerzos en curso contra ISIS y la seguridad de los estadounidenses retenidos como rehenes en todo el mundo".

Durante la llamada, Kerry dejó claro "que el momento es, por supuesto, su elección", dijo Psaki.

Feinstein también dijo que algunas de las conclusiones del informe desafían los valores "sociales y constitucionales" de Estados Unidos.

"Tenemos que sacar este informe", dijo a Los Angeles Times en una entrevista el domingo. "Cualquiera que lea esto nunca va a dejar que esto suceda de nuevo".

Jake Tapper contribuyó con este reporte.