CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Joven que interrumpió ceremonia del Nobel: "Tengo miedo de volver a México"

Por (CNNEspañol.com)

(CNN Español) — Adán Cortés, el estudiante que interrumpió con una bandera mexicana la ceremonia del Nobel de la Paz el pasado miércoles, dijo no arrepentirse de lo que describió como un acto “desesperado” que refleja la situación en México.

Este lunes, Cortés partió rumbo fue notificado que el lunes será enviado a México, según le confirmó a CNN su abogado. En entrevista con Claudia Rebaza, el joven dijo que teme volver a su país y que le preocupa su seguridad.

Cortés, quien había pedido asilo político, debió pagar una multa de más de 15.000 coronas noruegas.

El joven dijo que su motivación para interrumpir la ceremonia fue solidarizarse con la situación en su país, en especial por la desaparición (“y posible asesinato”, dijo) de los 43 normalistas de Ayotzinapa.”Estoy cansado de tantas injusticias que hemos vivido en México”.

Cortés explicó que ingresó a través de la entrada de los invitados. “Si alguien me hubiera pedido identificación, no hubiera mentido. Pero nadie me detuvo”, aseguró.

El joven dijo que nunca tuvo la intención de hacer daño. Cuando pudo acercarse a Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi, los galardonados, se armó de valor para hablarles sobre su país. “Pensé que esta era mi oportunidad de alzar la voz por todos quienes sufren en México”.

Cortes aseguró que logró saludar a Malala antes de la ceremonia. “Cuando fui al Grand Hotel, lugar donde estaban los invitados para ceremonia, me dejaron entrar a la zona de prensa: “Jamás mostré una acreditación pero tenía una cámara de fotos”, dijo.

El joven notó que la galardonada del nobel bajaba las escaleras y se le acercó para saludarla. “Le dije que la admiraba y le agradecí por su labor y le comenté de la situación en México, nos dimos la mano” agregó.

Cortés le pidió una foto a Malala pero ella se disculpó pues estaba con el tiempo justo. “Por eso creo que ella me reconoció cuando me vio en el escenario y no se asustó porque ya la había visto antes”.

Su irrupción le dio la vuelta al mundo y Cortés ha ganado gran notoriedad desde entonces. “Agradezco la atención, pero prefiero que la atención esté sobre la realidad mexicana”, dijo. El joven aseguró ser “parte de un movimiento” y que no busca protagonismo.

“Sé que no era la manera adecuada y que fue desesperada, pero así es como estamos en México”.

Cortés dijo estar preocupado por su seguridad y ese es el motivo por el pidió asilo político en Noruega: “porque he visto cómo se resuelven las cosas en México”.

“No voy a regresar a un lugar donde sé que mi propia seguridad corre riesgo. No quiero ser un estudiante más que desaparezca y que luego aparezca muerto y que el gobierno diga que fue el crimen organizado”. De tener que regresar a México, Cortés aseguró que lo hará con la misma valentía y con la misma fuerza con la que se paró en el escenario el día de la ceremonia.

Antes de llegar a Noruega, de vacaciones asegura, Cortés participó en Costa Rica en una marcha en solidaridad por los estudiantes mexicanos desaparecidos. Allí conversó con varios medios de comunicación que publicaron sus fotos durante la protesta. Su protagonismo preocupó a su familia, dijo a CNN. “Entonces es cuando decidí pedir asilo en Noruega, un día antes de la ceremonia del Nobel”.

La petición de asilo fue rechazada y aunque el abogado de Cortés, Dag Holmen, ha apelado para que se evalúe nuevamente, el joven tendrá que esperar el resultado en México, aseguró Holmen.

Cortés afirmó que espera no volver a romper la ley, pero que no se arrepiente de lo que hizo.